El vecino: ese olvidado

Hugo Calvó 5Aunque el vecino es una institución y su desinencia (ismo) un valor agregado a la condición de ciudadano, en Jujuy parece que sólo es sujeto de recordación y homenaje cuando el calendario lo indica.

Lo curioso de todo es que el vecino institucionalizado en un Consejo Vecinal, un Centro Vecinal o aún en una Federación de Centros Vecinales no tiene o no le permiten desarrollar los mandatos que llevan desde sus respectivos barrios.

Está bien homenajear con simbólicos actos a los vecinos, pero mejor estaría agasajarlos desde aquella acción que mejore su calidad de vida.

Es curioso ver como aparecen “negocios” que sólo traen dolores de cabeza y pérdida de la calidad de vida. En todos los barrios, incluido el centro de San Salvador, se habilitan ¿confiterías? ¿Pub? ¿Afters? que hacen y deshacen sin que nadie les ponga límites, porque no saben, porque no pueden o porque no quieren. No sólo venden bebidas alcohólicas a diestra y siniestra, sino que también promueven bailes con bandas en vivo o música grabada, siempre a altísimo volumen lo que se traduce en pérdida de calidad de vida de los vecinos y también en la violación lisa y llana de la Ordenanza que regula los ruidos molestos. Ahora, si bien las habilitaciones no deben permitir esas prácticas e igualmente las realizan, cabe preguntarse ¿Los que habilitan toman todos los recaudos y verifican el cumplimiento de la habilitación? Parece que no, pues las cosas ocurren. Ahora, como más arriba decimos, los que deben habilitar y luego controlar que no haya excesos en la habilitación no controlan ¿porque no saben, porque no pueden o porque no quieren? Deberíamos otra vez preguntarnos. Si no saben ¿por qué ocupan esa función? Si no pueden ¿Tendrían que dar a conocer públicamente las razones que lo impiden? Y si no quieren evidentemente estamos ante personas que equivocan su rol al dimensionar mal su poder o porque están siendo estimulados de alguna manera por quienes son sujeto de control. Cualquiera que sea la situación es reprochable.

Ahora, todos y cada uno de los funcionarios municipales fueron seleccionados y posesionados por el propio Intendente, es de creer que este tuvo y tiene el ojo atento y vigilante a la labor de los mismos. Sin que lo manifestado más adelante se pueda o deba interpretar con una denuncia de prácticas reñidas con la moral, creemos que va siendo hora que el intendente capitalino vigile más de cerca a sus funcionarios y les exija (como debiera hacer el Gobernador Fellner con todos y cada uno de sus funcionarios) una declaración patrimonial a fin de que sea este el instrumento que transparente la gestión de quienes fueron designados por él. Clarito va a estar si hay cosas oscuras si cada año contraponemos con el anterior una declaración patrimonial que muestre crecimientos que no se ajusten a la realidad patrimonial histórica de las personas en cuestión.

También son vecinos los habitantes de Jujuy

Tampoco los vecinos son atendidos cuando son víctimas de todo tipo de agresiones vinculadas a la cada vez más reinante inseguridad. Las noticias que ningún medio de comunicación de Jujuy esconde son las relacionadas a las cada vez más sangrientas consecuencias de simples asaltos. Los últimos días hubo hechos desacostumbrados, como jóvenes empalados (sodomizados) por una aparente venganza. Una joven todavía se debate entre la vida y la muerte por un feroz corte en el cuello producido con un botella rota. Todo por robar un celular. Apuñalamientos a jóvenes que solo tienen la mala suerte de pasar por el lugar y la hora menos indicada. Los asaltos a las empresas de las que se llevan botines suculentos realizados por bandas muy bien organizadas. Los permanentes ataques de patotas a vecinos inermes y que, tal vez, solo salen de sus casas a hacer alguna compra de último momento. Por supuesto que se pueden mencionar muchísimos más ejemplos como para generar una imagen del total desamparo de parte del gobierno de la provincia quien es el responsable de nuestra seguridad.

Tal vez no estemos hablando de impericia ni de dejadez, aquí es claro el desinterés. Todo es para la foto. Nos reunimos con los vecinos de tal o cual barrio a fin de asesorarlos como deben actuar ante un hecho de inseguridad. Foto, palabras alusivas. Y si te he visto no me acuerdo. Esa es la típica acción de los funcionarios del área. Todo puro testimonio. Ah, eso sí, cuando la justicia actúa –por pedido del propio ejecutivo- buscan cualquier recurso como para sacar la pelota afuera y desconocer una clarísima orden judicial.

Como se ve, los vecinos, que es otra forma de presentar a los ciudadanos de un país, de una provincia y de un municipio no consiguen que sus representantes gestionen a su favor. Parece que los favores son solo para los amigos, parientes, aliados o socios, los demás somos de palo. Nuestra calidad de vida es si se quiere una parte de lo que les sobra en su propia mesa.

Los vecinos no les pedimos puentes que no nos lleven a ningún lado. Ni caminos que solo tienen un destino ¿se entiende? Ni ciudades góticas donde no habrá ningún Batman pero si muchos pingüinos. Los vecinos queremos que gestionen a nuestro favor con los recursos que ya cuentan. Por ejemplo que los empleados de tránsito se dediquen a eso, a que el mismo sea amigable con los vecinos. Que los que otorgan habilitaciones a los negocios lo hagan con la máxima responsabilidad y, si se equivocan, que reparen el error y no que miren para otro lado generando todo tipo de sospechas.

Que los que tienen la misión de conducir las fuerzas de seguridad lo hagan a favor de los vecinos y no de amigos, aliados, socios o parientes, muchas veces haciendo caso omiso de denuncias y situaciones que pueden costar una vida. Como ejemplo se puede mencionar la falta de control, estricto control, de la ausencia de animales en las rutas tanto así como gente en estado de ebriedad que alimentan las páginas de policiales en todos los medios de Jujuy.

Para cerrar esta casi carta abierta a la irresponsabilidad de quienes nos gobiernan, solo resta decir que la vecindad no es una figura decorativa. Atrás de ese concepto hay gente. Hay contigüidad. Hay cercanía. Hay familiaridad. Hay más que un sufragante. Debería haber responsabilidad y entrega de parte de aquellos que son los depositarios de su confianza –por algo son elegidos- y, por supuesto, también de parte de aquellos que son convocados para acompañar una gestión honrando esta convocatoria.

No queda más que decir que en un futuro inmediato la ciudadanía (los vecinos) van a querer un poco más de transparencia pues hay mucho hartazgo en la sociedad de ver como personas que conocemos mucho, de golpe comienzan a vivir una vida que teníamos muy claro no podían sostener antes de ser funcionarios, legisladores, etc.

Transparencia es la requisitoria que encabezará la nueva mora social que ya se comienza a construir. Con lo que Intendentes y Gobernador, comiencen a ver como hacen para que los vecinos nos enteremos del patrimonio de cada uno de los funcionarios a fin de que nosotros también seamos parte de los controles.

La Universidad ¿Libre y gratuita?

En la Argentina se determinó por Constitución que la educación es un derecho, claro que para que se cumpla ese y otro articulito que queda por ahí casi sin importancia y que habla de la igualdad de oportunidades deben darse ciertas condiciones. Una de ellas es que la educación sea libre y gratuita. Parece que para aquellos que vivimos en la periferia de la Argentina este sigue siendo un eslogan de campaña.

Las Universidades no ofrecen las mismas condiciones en todos lados y por ello hay ya una discriminación negativa. La Universidad de Buenos Aires es de acceso libre y gratuito. Tiene todo tipo de carreras de las que se puede seleccionar una o varias. Allí sí se puede decir que se cumple con preceptos constitucionales sobradamente.

Los alumnos de las universidades nacionales con sede en distintas provincias no obtienen las mismas posibilidades de formación. Esto genera la necesidad de que muchos jóvenes deban emigrar a otros distritos a fin de poder estudiar la profesión elegida. Para hacerlo deben instalarse en una vivienda y financiarse la alimentación, salud, materiales de estudio, indumentaria, etc. como si iniciara una nueva vida. De hecho así es.

Lo dicho ya va demostrando que eso de libre y gratuita estaría medio desdibujado para los estudiantes que, por ejemplo, van de Jujuy a Tucumán a estudiar carreras que la Universidad de Jujuy no les ofrece. Los estudiantes, es decir, sus padres, deben financiar algo que supuestamente es libre y gratuito. No hablamos aquí de los impuestos que se pagan para afrontar los presupuestos de educación estatal, no, nos referimos a los presupuestos personales que los padres deben procurar para que sus hijos puedan seguir sus estudios vocacionales.

A esto se le debe agregar que así como la educación es un derecho constitucional, también lo es enseñar. Para que estos dos derechos concurran armónicamente el Estado debe procurar que aquellos que reciben educación y los que la dan acuerden pautas mínimas de asociación. Los alumnos estudiar y los profesores enseñar es la perfecta relación. Pasa que, a veces, los que estudian no están muy conformes con algunos cercenamientos de sus derechos y reaccionan reclamando. También los que enseñan hacen lo propio. Básicamente, los reclamos, son remunerativos. De hecho lo son hoy.

En esta pendular alianza entre estudiantes y docentes, la parte más débil suelen ser los primeros. En la UNT (Universidad Nacional de Tucumán) hay un conflicto que ya amenaza con hacerle perder el cuatrimestre a los estudiantes. Particularmente algunas facultades que suelen ser las más “combativas”. El conflicto se reduce a un aparente capricho de un grupo. Calificamos como tal a la posición adoptada por la Asociación de Docentes e Investigadores de la UNT (Adiunt, que integra Conadu Histórica) pues las otras cinco federaciones de docentes firmaron un acuerdo salarial por el 31%, cosa a la que se niega Adiunt.

La cosa no estaría fácil pues, de continuar esta postura, algunas facultades le harían perder el año lectivo a los alumnos. Los estudiantes, las agrupaciones de estudiantes, parecen estar narcotizados pues no estarían tomando una posición lógica en este entuerto pues apoyan más a los docentes que a sus representados, los estudiantes que pierden algo irrecuperable, tiempo.

Para finalizar, solo por ahora, insistiremos en preguntarnos ¿La Universidad es libre y gratuita?

El poder no suele necesitar del derecho; el problema es cuando el poder se disfraza de derecho y nos hace creer que es legítimo.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día