Invocando la unidad nacional, se promueve una historia que divide

Por Gregorio A. Caro Figueroa

Es posible que la Argentina sea un país plural sin pluralismo. Esto es, sin reconocimiento de nuestra realidad plural y compleja. Nuestra diversidad es de tonos más que antagónica y dramática. Antes que los datos de la realidad, es nuestra propensión a lo enfático lo que hace que esos matices se conviertan en diferencias irreconciliables, los relieves en fisuras abismales, y las líneas divisorias en trincheras.

A falta de conflictos profundos, étnicos, religiosos o de clases, algunas minorías sobreactúan un nacionalismo cuyo fundamento creen encontrar en una historia nacional escrita en clave conflictiva, sustentada en teorías conspirativas y realimentada con el perpetuo enfrentamiento de lo nacional versus lo antinacional, y del pueblo contra la oligarquía. En síntesis, de un lado está el Bien, y del otro el Mal.

Ese tipo de nacionalismo pone en pie una contradicción: la que hay entre pregonar la unidad nacional y su decisión de imponerla negando y arrancando de raíz una diversidad, a la que considera un obstáculo para establecer una visión, un poder, “una doctrina nacional”, y un “destino común”, con el respaldo de un conjunto de ideas simplistas, sectarias, excluyentes y hegemónicas.

Es una contradicción invocar la unidad nacional escribiendo y promoviendo una historia puesta al servicio de “organizar intelectualmente el odio”, orientada no solo a fundamentar la existencia de “dos Argentinas” antagónicas e irreconciliables en el pasado, sino también a proyectar esa fractura al presente, excluyendo a aquellos argentinos a los que se descalifica como “antinacionales” por el solo hecho de opinar distinto.

Para compensar su debilidad de raíces, ese nacionalismo acentuó su virulento anti europeísmo y anti liberalismo, negando que la libertad esté en nuestro origen como Nación y olvidando nuestra condición de país abierto y con mayoritaria población descendiente de inmigrantes europeos. En 1943, la Alianza Libertadora Nacionalista reclutó diez mil adherentes “muchos de los cuales eran menores de veinticinco años y provenían de familias de inmigrantes de clase media baja”.

En 1916, Ortega y Gasset valoró la importancia de un rasgo del “auténtico pueblo criollo”: el haber aportado, junto a su poder de atracción, uno de “los más raros adelantos de la historia, que sólo han ejercido los pueblos próceres: el talento de absorber hombres de toda oriundez, religión y raza (…)”, manteniendo “en laboriosa convivencia a grupos humanos de sangres diversas y aún antagónicas”.

Aunque se pueda explicar que los nacionalismos de países con más densidad histórica y conflictos más profundos que el nuestro, tiendan a la desmesura, es más difícil comprender y de justificar la desproporción y desmesura que las distintas vertientes argentinas, más propensas a buscar “la unidad nacional a palos” que aceptar nuestra diversidad, integrándola dentro de un orden democrático.

Más allá de las críticas que puedan hacerse al reciente libro del historiador alemán Michael Goebel, “La Argentina partida. Nacionalismos y políticas en la historia”, tenemos que reconocer que su distancia crítica que le permite superar ese “nacionalismo metodológico”, que ve como un rasgo que comparten los historiadores argentinos, y como “la gran continuidad” de nuestra historiografía. En un artículo reciente, Juan Carlos Chiaramonte recordó que la expresión “historia oficial”, y su uso polémico, no tienen patente argentina pues su origen está en la derecha europea de comienzos del siglo XX.

Ese nacionalismo no se propone superar su obsesión por “mirarse el ombligo”, dejando de lado estudiar la historia de otros países, incluido los latinoamericanos, cuyo pasado más se exalta que se conoce. Los estudios comparativos son necesarios para tener visiones matizadas, rigurosas y complejas. Ellos enriquecerían las investigaciones y permitirían “identificar particularidades y fenómenos que Argentina comparte con otros países”.

Para Goebel, “En la Argentina el nacionalismo, a pesar de su ostensible llamado a la ‘unidad nacional’, viene de la mano con una fuerte polarización política, como se ve en estos últimos años”. Añade que, diferencia otros países, en la Argentina “las líneas divisorias entre quienes pertenecen a la nación imaginada por los nacionalistas y quienes no, es muy internalizada”.

“Vendepatria’ y “traidores”, suelen ser enemigos políticos internos, a los que se identifica como aliados internos de intereses ‘foráneos’. “Sospecho que este rasgo del nacionalismo argentino, en parte, tiene que ver con el hecho de que las diferenciaciones de índole étnico y lingüístico, resultan insuficientes para distinguir Argentina de otras naciones”. Las fuerzas “antinacionales” que amenazan la Nación, no son externas: están dentro del país y sus agentes locales son los enemigos internos.

Con este tipo de simplificaciones, las demonizaciones, se alimentan los fanatismos. En la década de 1930, el revisionismo creyó encontrar los rasgos de la identidad nacional a través del estudio de la historia o, más bien, de politizar la historia haciendo de ella un “arma” para el combate político.

En los años de 1960, el revisionismo de izquierda se propuso definir “el ser nacional”, mezclando nacionalismo europeo del siglo XIX, con marxismo, condimentado con populismo. La “lógica de la discusión crítica”, que se insinuó en esos años ’60, fue sustituida por la “lógica del enjuiciamiento” del “enemigo” que ejercieron los grupos armados en los ’70 apelando a emociones nacionales y populares.

Para Goebel, la manía de clasificar corrientes, personajes y grupos en buenos y malos, para usarlos de baluartes en controversias políticas actuales es síntoma “de un déficit de legitimidad política. Es muy raro pensar que este déficit pudiera resolverse con la imposición de un panteón patrio por encima de otro”. Ahora, al transformarse en lugar común del relato oficial, ese reconocido revisionismo lo coloca frente a una contradicción y a una crisis: hoy la “historia oficial” es la que hasta ayer fue “revisionista”.

Paradójicamente, en esa consagración oficial está su fracaso. Es extraño que esos revisionistas de la historia no tengan ningún interés por revisar las premisas sobre las que, hace casi un siglo, formularon los fundadores de esta corriente, y que se resistan a comprobar “hasta qué punto una explicación de un fenómeno histórico aguanta el escrutinio a la luz de nuestras fuentes”. Tarea que no han hecho.

“En lugar de formular preguntas e investigar han gritado eslóganes y vendido un relato simplista según el cual algunos personajes infames conspiraron para subyugar a la Argentina. Reclaman hablar en nombre del “pueblo” y la “nación”, que no estudian ni analizan. Siguen obsesionados con hombres famosos y batallas. Explicar procesos y cambios les parece demasiado laborioso e inútil para producir eslóganes como arma política”, observa Goebel.

Otra enorme contradicción es seguir denunciando a la “historia oficial”, presentando la revisionista como historia marginal, “contra-historia” o del anti-poder, olvidando que ese revisionismo es ahora un dispositivo oficial con dos institutos históricos nacionales revisionistas, reconocidos y financiados por el Estado. Este revisionismo “oficial” actual incurre, de forma agravada, en los mismos vicios que atribuyó en su momento a la “historia académica” o “mitrista”, borrando de un plumazo los méritos de ésta. Los “vicios” de aquella “historia oficial”, son hoy “virtudes” en el actual revisionismo oficial y del refrito.

Desde 2011, por decreto 1880, el revisionismo recibió el encargo oficial de “profundizar el conocimiento de la vida y obra de los mayores exponentes del ideario nacional, popular, federalista e iberoamericano”. El decreto incluye una lista de trece personajes argentinos y a once latinoamericanos a estudiar. “Un revisionismo oficial es una contradicción interna porque en la medida en que se convierte en oficial no hay historia oficial para atacar”, concluye Goebel.

Estamos frente a una extraña mutación, donde la historia oficial de antaño quedó marginada como una historia no reconocida, mientras aquella contra-historia revisionista de ayer pasó a ser consagrada por decreto como la historia oficial de hoy.-