El ejemplo de perón – Honremos su memoria Unidad – solidaridad y organización

El 1 de julio de 1974 un profundo silencio cayó a plomo sobre los argentinos, especialmente sobre los más humildes y desposeídos. Miles de trabajadores, mujeres, niños y ancianos desfilaron frente al féretro que contenía los restos del General Perón. Había muerto el hombre más importante del siglo veinte en Argentina y quien había estado presente en el corazón del pueblo durante más de treinta años. Era el conductor que había encarnado la esperanza de millones de argentinos que carecían de voz. Era el patriota que había soportado el exilio durante casi dos décadas por el odio de los vende patrias. El amor del pueblo por Perón se prolongó inalterable luego de su muerte, como contrapartida, los enemigos prolongaron su odio profanando su mausoleo en la Chacharita. Quizá creyeran que cortándole las manos, podían interrumpir en algún sentido el abrazo emocionado entre Perón y el pueblo. Quizá pensaron que las manos eran símbolos y es bien cierto que los símbolos pueden destruirse. Los criminales no sabían de alma y mucho menos que el General cuando levantaba sus manos hacia el pueblo, no levantaba símbolo sino alma, y el alma no se puede tocar, prueba de ello es que al día de hoy Perón vive en cuerpo de su pueblo. Todavía su nombre irrita la piel de los gorilas y de los vende patria. Ese odio no hace más que reforzar la idea de lo que Perón era para el pueblo: el único y legítimo representante de las masas oprimidas, de los humildes y de los desposeídos. Durante seis décadas el peronismo ha sido protagonista de las transformaciones más importantes que se hayan consumado en el país. Los peronistas hemos sufridos desilusiones y hemos soportados traidores, pero como decía Perón: “Sólo la organización vence al tiempo.” y por eso hoy todavía estamos acá. El peronismo del 2014 es el peronismo de siempre: el de Perón y Evita, el que soportó los bombardeos a plaza de Mayo, el de los fusilados, el de los mártires, el de la resistencia, el de la gloriosa JP, el de los trabajadores, en fin., Perón es todo eso y mucho más. Es el que nos enseñó la dignidad, el que nos enseñó a luchar por una patria justa, económicamente libre y políticamente soberana, Ojalá éste ejemplo y su legado cunda en toda, nuestra dirigencia que hoy nos está faltando, para no defraudar la voluntad de nuestro Pueblo.

Agrupación Arturo Jauretche

Carlos A. Landriel Presidente