Según investigación, Jujuy invierte un promedio de $5,00 diarios por chico para el almuerzo en las escuelas

chicos comiendo[pullquote]En Jujuy, en escuelas de jornada simple se gasta $3,50 por chico (desayuno o merienda); en jornada completa, $ 4,60 (desayuno, almuerzo y merienda); y en escuelas albergue, $ 7. Aseguran que un almuerzo saludable requiere $9,50.[/pullquote]

Fideos, polenta, arroz; una vez por semana, carne picada; de nuevo fideos, polenta, arroz. Así resume el menú escolar Gisela, docente en una secundaria pública de Tigre. En Argentina el Estado invierte un promedio de 6 pesos diarios en el almuerzo de los alumnos en los comedores escolares; si se suman desayuno y merienda, la cifra ronda los 10 pesos. Un presupuesto que está lejos de garantizar la calidad nutricional que los chicos necesitan, y que impacta en su salud.

Según el especialista Sergio Britos, de la Escuela de Nutrición de la UBA, tener un almuerzo saludable requiere de $9,50, según un relevamiento de precios que hizo su equipo de trabajo en mayo. Para un desayuno adecuado, hay que agregarle $7 más, consignó al diario Clarín.

“Un almuerzo saludable debiera contener una porción de alimentos que aporten proteína (carne, queso o huevo), medio plato de verduras, cereales más una fruta”, planteó María Elisa Zapata, del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI).

El matutino realizó un análisis en el que detectó que el promedio de lo que destinan las provincias no supera los $10 diarios. Ello incluye desayuno y almuerzo. La demanda alimentaria es alta y marca una señal de alerta desde el momento en que el Estado da una respuesta insuficiente: casi la mitad de los estudiantes desayuna en el colegio, mientras que el 21% almuerza allí. Son 4,5 millones los chicos que gozan del servicio de los comedores.

Los fondos de los comedores dependen tanto de recursos provinciales como del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria, que depende del Ejecutivo. La descentralización distrital, en este caso, favorece el ensanchamiento de las desigualdades.

En la provincia de Buenos Aires, donde está el 40% de los alumnos del país y las escuelas públicas suman más de 2 millones de chicos, el 17% almuerza en el comedor escolar. Allí, el gobierno de Daniel Scioli anunció a principio de mes un aumento de $5 a $6,30 por persona para el almuerzo, pero también una eliminación de cupos que despertó polémica.

En Chaco, una de las provincias más pobres, las raciones de refrigerio (desayuno o merienda) son de $ 1,75 por estudiantes, y en el almuerzo se invierten solo $ 2,75. Para septiembre el gobierno del cual es referente Jorge Capitanich anunció un aumento que elevará el monto a a los 3 pesos.

En Catamarca, la gestión de la gobernadora Lucía Corpacci comunicó que se distribuyen unos $ 4 por comensal y por día.

En Jujuy, en escuelas de jornada simple se gasta $ 3,50 por chico (desayuno o merienda); en jornada completa, $ 4,60 (desayuno, almuerzo y merienda); y en escuelas albergue, $ 7.

En el caso de Mendoza, se triplica ese presupuesto, al destinar 13 pesos para los alumnos de jornada extendida.

En Entre Ríos, las dos comidas diarias se reparten en $ 3,80 por chico; mientras que Corrientes, el gasto figura alrededor de los 8,18 pesos.

En Santa Fe, la inversión diaria es de 7 pesos: $ 1,70 para la copa de leche y $5 para el almuerzo.

Por último, en la Ciudad de Buenos Aires reciben comida 248 mil chicos (sobre 460 mil), por $ 13,4 diarios (desayuno, refrigerio y almuerzo).

Un estudio del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) difundido este mes halló que en el Conurbano bonaerense la malnutrición en niños y adolescentes alcanza el 45%, siendo algunas de ellas sobrepeso y obesidad. “Hay un deterioro del poder adquisitivo, y las familias solucionan la alimentación con comidas ricas en hidratos de carbono, en detrimento de los nutrientes principales “, describe Laura Lonatti, coordinadora del informe que midió peso y estatura de 3700 estudiantes de 1 a 19 años.

El sobrepeso es preocupante en la Argentina, un fenómeno que no se asocia la riqueza. El CESNI estimó que el 40% de los menores están bajo la carencia de los nutrientes necesarios.

En la mesa de los argentinos, la dieta estila a excederse en hidratos de carbono, y le faltan frutas, verduras y lácteos, algo que los comedores escolares agravan el cuadro.

En la Argentina, más de 2,2 millones de chicos conocieron el hambre en 2013, según los últimos informes que elaboraron este año la Universidad Católica Argentina (UCA) como el Instituto Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) -que coordinan Claudio Lozano y Tomás Raffo con el asesoramiento y el trabajo de técnicos desplazados del Indec-.

Según estos estudios, la inseguridad alimentaria, si bien avanzó poco en los últimos tres años, trepó a fines del año pasado al 18% del total de menores de 0 a 17 años, mientras que para el IPyPP alcanza a 19,9% de chicos entre 0 y 18 años. Se trata de 2,2 y 2,7 millones de chicos, respectivamente.

Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/invierte-solo-pesos-chico-comedores_0_1163883660.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.