Exitoso XXI Encuentro Nacional de Escritores en el Centro de Visitantes Ledesma

XXI Encuentro de Escritores 2Jujuy al día® – Con un positivo balance culminó el XXI Encuentro Nacional de Escritores en Libertador General San Martín, organizado por el Grupo Cultural Amigos del Arte (GRADA), que reunió a medio centenar de escritores provenientes de distintas provincias de la Argentina. Los artistas compartieron durante tres días diversas actividades culturales en el Centro de Visitantes Ledesma, el Club Atlético Ledesma y la Sala Calilegua.

En la jornada de apertura, la empresa Ledesma homenajeó a GRADA por sus 30 años de vigencia y destacó su desinteresada labor para fomentar la lectura y la escritura, a través de la presentación de libros y el intercambio de opiniones entre autores.

Del mismo modo, GRADA distinguió a amigos y asistentes; entre ellos, la encargada de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) delegación Jujuy, Susana Aguiar.

Durante el encuentro se presentó el Juancito Sala Trío, y los participantes recitaron coplas catamarqueñas y jujeñas, realizaron ruedas de debate y presentaron una veintena de libros.

Sobre la Sala Calilegua

El cierre del XXI Encuentro Nacional de Escritores se hizo en la Sala Calilegua, la más antigua casona de la que se tiene registro en la provincia de Jujuy. Esta casa está desde 1974 bajo el resguardo de Ledesma SAAI.

La Sala Calilegua está ubicada en el lugar donde el capitán Martín de Ledesma Valderrama fundó una iglesia el 10 de agosto de 1624, dedicada a San Lorenzo, Santo Patrono del lugar. En 1700 los jesuitas tuvieron un breve paso por la zona.

Sucesivamente se produjeron distintos asentamientos en Calilegua, hasta que en 1779 el rey de España, Carlos IV, concedió en merced las tierras del río Zora al coronel Don Gregorio de Zegada, gobernador de Jujuy, quien se estableció en el lugar con su esposa e hijos. Allí, Zegada constituyó la primera plantación de caña de azúcar y una incipiente fábrica.

En 1896 la propiedad fue vendida por los descendientes de Zegada a los hermanos Leach de Leach’s Argentine Estates LTD. En 1955 la casa pasó a Calilegua SA y finalmente llegó a manos de Ledesma, que la restauró y puso en valor.