No parece que vaya a ser Fellner quien cohesione al PJ de Jujuy

Hugo Calvó - Director de JUJUY AL DÍA®Por sus atributos descartables La Doctora lo prefiere, como presidente del Partido Justicialista Vegetal, a Eduardo Fellner, El Milagritos de Jujuy. El que llamativamente “es” porque no quiere “ser”. Así es como define el reconocido escritor argentino Jorge Asis a la situación de un Fellner, presidente ungido del PJ nacional. Claro que por Jujuy las cosas son distintas, parece que no hay quien lo vaya a ungir, descontando los defensores del sueldo, la masa crítica parece no estar.

La reunión del pasado lunes 19 (la última anterior fue el día de la lealtad peronista realizada el 17 de octubre de 2012) convocada por Huascar Alderete (en nombre de Fellner) esta vez sirvió, además de “festejar o festejarle” a Eduardo Fellner (El Milagritos de Jujuy) su designación como presidente del PJ nacional (insistimos, designación y no triunfo electoral en una interna peronista que lo ungiera en el líder máximo de la fuerza política que le dio vida y protagonismo al pueblo argentino) también para repetir un discurso pretendidamente convocante, inclusivo y de respeto por los comensales (otrora compañeros), decimos repetir porque ya en 2012 dijo y les dijo lo mismo a otros actores que esta vez no fueron de la partida.

Hemos conversado con gente que estuvo en el ágape (no se puede definir de otra manera) y con mucha más que no fue invitada, al menos en este turno pues no se descartan nuevos convites. Los comentarios, en general, no indican que Fellner vaya a estar en condiciones de liderar cosa alguna ni dentro ni fuera del PJ local.

Algunos de los que estuvieron presentes se justificaron –por haber estado- alegando representaciones institucionales, otros a la buena educación de corresponder a invitaciones muy personalizadas. Lo cierto es que a ninguno lo animó comentar la convocatoria pero sí su presencia, siempre con una excusa.

Algunos de los que no fueron invitados, tal vez por eso, no dejaron costado visible sin criticar. Claro que también admitieron que estarían más afectos a colaborar en otros espacios del propio justicialismo que en el oficialismo fellnerista.

Hubo quien no se guardó la opinión respecto de la fecha de convocatoria. Decía que tal vez la más indicada hubiera sido el 23 de mayo, día en que se cumplía el aniversario Nº 67 del nacimiento del Justicialismo. Tal vez se les pasó. Tal vez no lo hayan tenido en cuenta. Tal vez no lo sabían (creo que muchos se estarán desayunando ahora). Aunque hay al menos un funcionario del oficialismo Fellner-Justicialista que aseguró públicamente hace unos años que este ya era un partido centenario. Alhaja de afiliados al justicialismo convoca y tiene Fellner alrededor. A lo mejor se los merece.

Las ausencias notables fueron los diputados provinciales, había muy pocos. También se obvió un pequeñísimo homenaje a Modesto Alderete, un peronista recientemente fallecido y decimos peronista pues este era mucho más que un afiliado del justicialismo. Tal vez se les pasó. Tal vez querían todo el protagonismo. Tal vez no les importó, al igual que recordar una fecha que de no haber existido, todos los allí presentes estarían, a lo mejor, festejando el 26 de junio (averigüen que se conmemora, si es que alguna vez no lo festejaron, me refiero a los funcionarios que entonan sin control la marcha peronista con los pelos de los brazos erizados).

Uno de los asistentes, un viejo y reconocido militante y luego dirigente. Un peronista convencido. Estuvo como sapo de otro pozo. En principio los defensores del sueldo (el funcionariato) no lo conocían. Los que lo conocían todavía se preguntan qué hacía ahí si él se desafilió (después de entregar al partido más de 40 años de militancia, su familia y su patrimonio) hace más de una década. Lo que hubiera sido fácil saber si le preguntaban. A él también lo llamo Alderete para invitarlo y pedirle que no falte ya que su presencia por si sola habla de militancia y compromiso. Y fue, algunos lo saludaron otros se hicieron los giles por si Fellner los veía. Estúpidos de toda estupidez ya que allí se accedía sólo con invitación y si la tenía era obvio que contaba con la venia o indulgencia del líder espiritual de sus intereses personal.

La nota la puso el propio Fellner que provocó un encuentro –casual- en medio de la concurrencia con el objeto de saludarlo y arrojarle su frase favorita “te tengo en mente desde hace un tiempo y no halle espacio para llamarte. Te llamo”. Cuenta la leyenda que esa frase suele generar una suerte de encanto ya que hubo casos en que los receptores de la misma se sentaron a esperar la llamada y se dejaron morir. Gente que lo conoce muy bien alguna vez nos dijo que Fellner usa esa técnica para activar la ambición del otro y de esa manera manejarle el futuro. Adivinaron, decenas y decenas de invitados cayeron en la trampa, hoy todavía esperan el llamado convocante a ocupar un lugar en el espacio fellnerista. Ilusos de toda ilusión, ambiciosos de toda ambición están entrampados en su propio espejismo. Lo malo es que esto se paga con tiempo y ese precio es mucho más caro que una promesa no cumplida. Además siempre la paga el engañado.

Para finalizar esta entrega, sin buscar el golpe bajo, haremos referencia a unas líneas del discurso de Eduardo Fellner, cuando dice: “no le tenemos miedo al desafío del cambio”. Eso quedó claro pues, allá por 1982, firmó una ACLARACIÓN en la que desmiente categóricamente una publicación del diario Clarín del 27/7/1982, a la vez que decía que no adhería a tendencia o agrupamiento político alguno ya que “por honestidad y en honor a la verdad no soy, no fui, ni seré peronista”. Vaya que no le tiene miedo al desafío del cambio y “a confesión de parte, relevo de prueba”.

Trascendió que dentro del gusto musical del actual presidente del PJ nacional está la francesa Edith Piaf y de ahí este tararea permanentemente la letra de la canción emblema del “gorrión” de Paris “Non je ne regrette rien” (No me arrepiento de nada).

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®