Jujuy ¿democrático o feudal?

Tengo un raro privilegio o defecto, depende de donde se lo viva: pertenezco a una sociedad dual. Por el lado “biológico” formo parte de la estructura emparentada con el Poder basada en los siguientes pilares: El machismo, el autoritarismo, el nepotismo y el amiguismo. Una estructura de raíces europeas.
Culturalmente el sistema de poder, desde los inicio de la conquista se baso en aquellos pilares y en la idea de un sistema monárquico o feudal. Se repartía entre las familias que eran propietarias de las tierras, quienes asentaron en el inconciente colectivo que eran los patrones o señores feudales. Esto cambió y actualmente ya no es la tierra sino el dinero lo que da acceso a este mundo con ADN feudal, que aun no vio en la democracia plena un beneficio real para sus intereses.
Pero como creo más en la realidad que en las elucubraciones intelectuales les relataré un hecho que sucedió tiempo atrás: Era la época en que yo trabajaba con las comunidades más pobres, esas a las que las estadísticas refieren como el eslabón más débil y pobre de la cadena social: Mujeres, no blancas, aborígenes, iletradas, con más de 8 hijos , que sobreviven con menos de 1 dólar por día, etc. Habíamos conseguido que un empresario extranjero donara un tractor para que las mujeres cultivaran las tierras y así pudiesen mejorar su calidad de vida, pero faltaban algunas herramientas para llevar a cabo la tarea y se me ocurrió visitar a un poderoso líder social político y empresarial que pertenecía al partido de la “Justicia Social” y que había llegado al cargo político gracias, seguramente, al voto de esas mujeres. Como era alguien a quien yo podía acceder fácilmente pues teníamos algún grado de parentesco, me presenté muy ilusionado a contarle la historia y ver cómo podía colaborar. Después de escucharme se puso los pulgares en el chaleco y me dijo: “Los collas necesitan patrones, no tractores”. Actualmente ese líder sigue en un importante  cargo público, representando   a un gobierno que se dice progresista. Pero en realidad expresa acabadamente el concepto del Jujuy feudal.
Por adopción y afecto elegí pertenecer al Jujuy Latinoamericano. A ese Jujuy donde más del 70% de la población es cobriza y el único futuro que tienen las mujeres campesinas es el de trabajar de “sirvienta”, como aun se denomina en muchas parte al servicio domestico, reflejo del sistema feudal imperante. A ese Jujuy profundamente injusto con los que menos tienen. Al Jujuy que juega el rol de siervos de la gleba y que está atrapado en un sistema anacrónico y enfermo.
De nuevo recurro a lo testimonial, que vale más que mil teorías: habíamos recibido la visita de un grupo de personas que querían ayudar y cuando vieron a un grupo de mujeres campesinas que vivían sin agua ni luz, que dormían 8 personas en el mismo cuarto -habitual en nuestra puna y en los asentamientos localizados a tres cuadras de la casa de gobierno- resolvieron donar unos 10.000 dólares para que “compren alimentos”. Aunque yo no estaba de acuerdo con esa metodología de ayuda colaboré con las adquisiciones, el transporte y fraccionamiento de los alimentos. Cuando llegó el momento de la distribución salimos en un vehículo y en seguida encontramos un anciano que pacíficamente cuidaba su rebaño de llamas y ovejas. Se bajó una de las mujeres con la bolsita de alimento y se acercó al anciano. Este la miró, se arrodilló frente a la joven, le besó las manos y le preguntó: “¿Por quién tengo que votar?”.

Los ejemplos anteriores reflejan sincera y dramáticamente a nuestra sociedad.   Muestran un Jujuy profundamente quebrado, donde a partir de políticas demagógicas y prebendarias, el Poder se encarama sobre un pueblo humilde y pacífico. No soy quién para juzgar si es bueno o malo este sistema. Sin embargo estoy convencido de su perversidad y que si no hacemos algo para que cambie, las consecuencias serán cada día peores.

Siento que de nuevo, esta manipulación de querer reformar la Constitución para que una persona se eternice en el poder, tiene que ver con esas raíces feudales de las que descendemos. Entiendo que el pilar fundamental de la democracia está en la alternancia del gobierno, sobre todo en sociedades como la nuestra donde los grupos de poder encontraron que lo que más le reditúa  económicamente, son los negocios con el Estado.

Si realmente queremos una sociedad que de igualdad de oportunidades a los ciudadanos, que no tenga problemas de género, que avance hacia un desarrollo sustentable, tendríamos que aprovechar una reforma de la Constitución para construir un contrato social moderno y democrático, que respete los Derechos Humanos de salud, educación, vivienda y desarrollo humano, pero en serio. Hoy en Jujuy se violan por acción u omisión esos derechos. Basta ir a un Hospital a las 4 de la mañana y ver las colas de “pacientes” que mendigan un turno para ser atendidos. O enterarse que dos hermanitas campesinas de Orosmayo murieron congeladas cuando se dirigían caminando a la Escuela.

Tengo la esperanza que en algún momento se producirá el cambio. Creo que vendrá de la mano de nuevos liderazgos que se están preparando para comprender la complejidad del mundo globalizado, para entender el valor del conocimiento y aceptar que al poder tienen que llegar los mejor preparados. Y que el gobierno debe dejar de ser el botín de los  caudillos y punteros. Recién entonces dejaremos de ser un estado feudal y seremos realmente una democracia.

Dr. Jorge Gronda

DNI 11072937

1 COMENTARIO

  1. Me complace enormemente que alguien haya puesto las cosas en su justo lugar. Si, vivimos en un ambiente en donde confluyen ambas expresiones de feudalismo y democracia. Tal vez sea herencia de nuestros antepasados que adquirieron esa forma de actuar y sin darnos cuenta estamos insertos en ese mismo cuadro. Tanto politicamente, o como meros ciudadanos, caemos en lugares comunes que lejos estan de darnos el argumento democrático que decimos practicar. Si nos quitamos las máscaras que oscurecen nuestra visión veremos una realidad de nuestra sociedad a la que no hemos servido como ciudadanos democráticos porque nos hemos dejado llevar por consignas erradas o por ostentar orgullosamente posiciones superiores a las del habitante comun. Todo esto nos habla de cuanto debemos cambiar en nuestra forma de ser y de actuar, de respetar al otro, pues ambos pertenecemos a la misma raza: la raza humana que es nuestro comun denominador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.