El Obispo de Jujuy se preguntó ayer en su homilía si ¿nuestras relaciones seguirán marcadas por la confrontación?

obispo homiliaJujuy al día® – En la homilía por la conmemoración del 204 aniversario del primer grito de libertad, el Obispo cesar Fernández manifestó que “Nos sentimos obligados a preguntarnos nuevamente, y con dolor: ¿nuestras relaciones seguirán marcadas por la confrontación? ¿Una vez más nuestra vida social estará signada por la fragmentación y el enfrentamiento? ¿Seremos incapaces de resolver nuestros problemas a través del diálogo sincero y constructivo? ¿No hemos aprendido nada de nuestra historia?

A todos aquellos que tienen responsabilidades sociales o políticas en orden al bien común, la enseñanza de la Iglesia humildemente les recuerda: “Quienes tienen responsabilidades políticas no deben olvidar o subestimar la dimensión moral de la representación que consiste en el compromiso de compartir el destino del pueblo y en buscar soluciones a los problemas sociales. En esta perspectiva una autoridad responsable significa también una autoridad ejercida mediante el recurso a las virtudes que favorecen la práctica del poder con espíritu de servicio: paciencia, modestia, moderación, caridad, generosidad” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 410).

Por otra parte, aunque se planteen reclamos justos, no deberíamos conformarnos a que sea en las calles ni en las rutas donde solucionar nuestros problemas. A través de un diálogo transparente, sincero y constructivo, que nunca se debe abandonar y menos claudicar, será el modo de encaminar las posibles soluciones. Tanto a aquellos que tienen el delicado deber de gobernar cuanto a aquellos que sostienen con firmeza sus reclamos, sería bueno considerar que ni la moderación en las demandas, ni la magnanimidad en el ejercicio del poder pueden ser entendidos como signos de debilidad.

Es necesario que los habitantes de esta tierra bendecida abundantemente por la Providencia hagamos un profundo examen de conciencia y nos decidamos a obrar como ciudadanos responsables. Pensemos más en qué podemos aportar a la Patria y no tanto en qué tiene que darnos el país. Todavía son muchos los hermanos que viven en la pobreza y exclusión y que esperan de todos los argentinos un compromiso firme y perseverante por la justicia y la solidaridad.

HOMILIA DEL SEÑOR OBISPO DE LA DIOCESIS DE JUJUY

MONSEÑOR CESAR DANIEL FERNANDEZ

EN EL TE DEUM DEL 25 DE MAYO DE 2014

SAN SALVADOR DE JUJUY

Queridos hermanos y hermanas:

El amor a la patria nos congrega hoy para celebrar con júbilo este día, recordando aquel 25 de mayo de 1810 cuando el Cabildo abierto de Buenos Aires expresó el primer grito de libertad para nuestro pueblo. Seis años después, el 9 de Julio de 1816, los representantes de las Provincias Unidas en Sud América se reunieron en la ciudad de San Miguel de Tucumán y declararon la independencia nacional. Estamos agradecidos por nuestro país y por las personas que lo forjaron, sin olvidar la presencia de la Iglesia en aquellos momentos fundacionales.

Hoy también la casa de Dios nos congrega para cumplir este acto de piedad filial hacia Dios y hacia nuestra patria, a la vez que le pedimos al Señor nos ayude a hacernos cargo de este don recibido que es nuestra patria y que se nos ha confiado a nuestra libertad, como un regalo que debemos cuidar y perfeccionar.

La lectura del Evangelio que acabamos de escuchar nos señala el programa que Jesús propone a los que quieren ser sus discípulos. No nos ofrece una serie de preceptos, sino una proclamación de felicidad. Esto revela el corazón de Jesús, que nos quiere felices y nos muestra el camino de la verdadera felicidad.

Estas bienaventuranzas tienen un aspecto sorprendente, desconcertante. Porque Jesús proclama dichosas a las personas que el mundo proclamaría infelices. “Dichosos los pobres, los afligidos, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los que trabajan por la paz…”.

Si bien estas 8 bienaventuranzas forman un todo en su propuesta, quisiera que hoy resonara sobre nosotros nuevamente esa proclama de Jesús que llama “Felices aquellos que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”.

Dios es un Padre que quiere que reine la paz entre sus hijos. El que trabaja por la paz es verdaderamente hijo de Dios, se asemeja a Dios, acoge en su propia personal la corriente de amor que procede de Dios y que quiere llevar la paz a todas partes y encarnarla en las situaciones cotidianas.

Con esta bienaventuranza como título los Obispos hemos querido recientemente hacer un llamado a toda la sociedad en orden a la construcción de la paz erradicando todas las situaciones que la ponen en peligro o alimentan enfrentamientos y generan violencia empezando por el propio corazón del hombre, siguiendo por la violencia en el ámbito de la familia, de las instituciones, y de la misma convivencia ciudadana.

Todos los ciudadanos individualmente y el Estado como tutela del bien común de toda la sociedad, estamos llamados a trabajar para resolver los conflictos y divergencias entre hermanos, buscando sin desfallecer los caminos del diálogo que ayuden a resolverlos con justicia y equidad y privilegiando el interés de aquellos que se encuentran más desprotegidos o desamparados entre nosotros.

Muchas veces experimentamos con dolor situaciones de profundos desencuentros entre nosotros. En muchas de ellas se transita por el camino de la intolerancia, de la incapacidad de ver al otro como hermano y no pocas veces vemos que asoman brotes de violencia que puedan llevarnos a situaciones extremas que ya hemos vivido y que no queremos volver a repetir.

Nos sentimos obligados a preguntarnos nuevamente, y con dolor: ¿nuestras relaciones seguirán marcadas por la confrontación? ¿Una vez más nuestra vida social estará signada por la fragmentación y el enfrentamiento? ¿Seremos incapaces de resolver nuestros problemas a través del diálogo sincero y constructivo? ¿No hemos aprendido nada de nuestra historia?

Seguramente muchos de nosotros estamos convencidos de que la solución, no sólo a esta coyuntura, sino el afianzamiento de la convivencia y la amistad social sólo puede realizarse mediante gestos de grandeza, el respeto por las leyes y los derechos de todos los ciudadanos y una vigencia aún más plena de las instituciones de la República.

A todos aquellos que tienen responsabilidades sociales o políticas en orden al bien común, la enseñanza de la Iglesia humildemente les recuerda: “Quienes tienen responsabilidades políticas no deben olvidar o subestimar la dimensión moral de la representación que consiste en el compromiso de compartir el destino del pueblo y en buscar soluciones a los problemas sociales. En esta perspectiva una autoridad responsable significa también una autoridad ejercida mediante el recurso a las virtudes que favorecen la práctica del poder con espíritu de servicio: paciencia, modestia, moderación, caridad, generosidad” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 410).

Por otra parte, aunque se planteen reclamos justos, no deberíamos conformarnos a que sea en las calles ni en las rutas donde solucionar nuestros problemas. A través de un diálogo transparente, sincero y constructivo, que nunca se debe abandonar y menos claudicar, será el modo de encaminar las posibles soluciones. Tanto a aquellos que tienen el delicado deber de gobernar cuanto a aquellos que sostienen con firmeza sus reclamos, sería bueno considerar que ni la moderación en las demandas, ni la magnanimidad en el ejercicio del poder pueden ser entendidos como signos de debilidad.

Es necesario que los habitantes de esta tierra bendecida abundantemente por la Providencia hagamos un profundo examen de conciencia y nos decidamos a obrar como ciudadanos responsables. Pensemos más en qué podemos aportar a la Patria y no tanto en qué tiene que darnos el país. Todavía son muchos los hermanos que viven en la pobreza y exclusión y que esperan de todos los argentinos un compromiso firme y perseverante por la justicia y la solidaridad.

En los momentos difíciles los cristianos experimentamos más intensamente la necesidad de la oración, de decirle a Jesucristo, Señor de la Historia: “Precisamos tu alivio y fortaleza, queremos ser Nación”. Para lograrlo, “concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda”.

Ponemos estas necesidades en las manos y en el corazón de nuestra Madre la Virgen María, pidiéndolo que una vez más interceda por nosotros y acompañe el camino de las autoridades, de los dirigentes de los diversos sectores y de todo el pueblo argentino.

Finalmente, los quiero invitar a todos a unirnos a este gesto que la Iglesia argentina nos propone en este día a todos los creyentes que en todas las Iglesias de nuestra patria rezaremos por la paz, compuesta por San Francisco de Asís. En ella pidamos para todos y cada uno de los ciudadanos ser verdaderos constructores de la paz.

 

Monseñor Cesar Daniel Fernández.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.