Especialista jujeño asegura que antes de prohibir las cirugías plásticas a menores de edad debería legislarse contra la oferta de las mismas

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el especialista en cirugía plástica Pablo Perovic, se refirió al anteproyecto de ley presentado ante el Congreso para prohibir las cirugías estéticas en menores de 18 años debido a la alta demanda de cirugías solicitadas por adolescentes, principalmente mujeres.

Respecto al proyecto impulsado por la diputada kirchnerista Mara Brawer, expresó su desacuerdo debido a que considera que “no hay ningún límite cronológico que determine quién es candidato ideal para una cirugía. Lo más importante para determinar la posibilidad de una cirugía no es la edad cronológica sino la edad biológica”.

Además expresó que en lugar de legislar la demanda deberían legislar a nivel nacional y provincial la oferta de estos servicios, debido a los riesgos que tiene estas intervenciones realizadas por personas que no son especialistas en el tema.

En declaraciones a JUJUY AL DÍA®, Pablo Perovic manifestó sobre el proyecto que “por lo que se supo está basado en la inquietud de la legisladora por el aumento de la demanda de los pacientes cada vez más jóvenes, especialmente quirúrgicos, muy puntualmente de cirugías mamarias. En este sentido no hay mucho que se pueda decir, se supone que hay un aumento de esa demanda pero no hay estadísticas, nadie sabe a ciencia ciertas si esto es real, en qué lugares se da, en que contextos socioeconómico se da. Lo que puedo decir es que en Jujuy no es así, tenemos muy pocas consultas de pacientes menores de edad para cirugías mamarias”.

Comentó que “es muy esporádica la consulta de pacientes por cirugías mamarias en chicas de 14 o 15 años como muchas veces se dice, es muy raro que se dé, y si se da nuestro Centro no interviene a este tipo de paciente porque no están dadas las condiciones biológicas de crecimiento y desarrollo para hacerlo”.

Expresó que “ante este supuesto aumento de la demanda la legisladora presenta este proyecto determinando los 18 años como la edad en la cual una persona puede hacerse una cirugía estética para modificar algún aspecto de su cuerpo por el motivo que sea. No estamos de acuerdo con esta delimitación porque no hay ningún límite cronológico que determine quién es candidato ideal para una cirugía, con esto quiero decir que lo más importante para determinar la posibilidad de una cirugía no es la edad cronológica sino la edad biológica, el desarrollo de esa persona”.

Explicó que “todos sabemos que nos desarrollamos a ritmos distintos, por ahí una chica de18 años no cumplió con todo su desarrollo, le faltan 2 o 3 años más para seguir desarrollando las mamas, y hay casos que a los 16 o 17 ya cumplieron con todo su desarrollo. O sea que la persona de 17 años que ya cumplió con su desarrollo físico, porque tuvo una menarca temprana, es decir que comenzó a menstruar a los 10 u 11 años, por ahí ya está en condiciones de hacerse una cirugía desde el punto de vista biológico, quizás no desde lo psicológico pero sí biológico, pero una persona de 18 años que no haya desarrollado sus mamas no está en condiciones por más que haya una ley que diga que tiene la edad. Marcar una línea a los 18 años como si fuera una línea de delimitación biológica no tiene ningún sentido”.

El especialista sostuvo que “hay cirugías que no son exclusivamente de las mamas, que un paciente de menos de 18 años está en perfectas condiciones de realizárselas, específicamente la auriculoplastía, cirugías de orejas en asas, y la rinoplastia o cirugía nasal, porque tanto la nariz como las orejas y el resto de la cara alrededor de los 16 años ya cumplió todo su desarrollo. Teniendo en cuenta el contexto social que tienen estas cirugías, no solo es una cuestión de imagen personal sino de cuestión de relación social, y estamos haciendo un aporte a su autoestima”.

Perovic se refirió a la oferta que hay de estos servicios y a la necesidad de su legislación, “este proyecto apunta a la demanda en los consultorios de estética, pero no debe ser así, esto debe estar supeditado a la responsabilidad profesional, pero consideramos que lo que se tiene que legislar en Argentina y en Jujuy es la oferta de este tipo de tratamientos”.

Explicó que “un especialista, un cirujano plástico, pasó por una formación médica de muchos años, teórica y práctica, y cuando el médico tiene su especialidad rendida y certificada puede ejercerla con la mayor idoneidad, pero en Argentina no existe la obligación de que un médico tenga que ser especialista para que pueda hacer un tratamiento estético, cuando esto es algo muy complejo porque tiene que ver con la imagen de las personas”.

Sostuvo que “como son tratamientos que no son cubiertos por las obras sociales, son de facturación particular y queda supeditados a una relación casi comercial de oferta y demanda, y muchos ven en esto una oportunidad económica, pero personas sin la formación necesaria se largan a hacer estos tratamiento en clínicas y muchas veces ni siquiera ahí, en algunos consultorios o quirófanos que no estás habilitados, esto no puede ocurrir”.

Agregó que “la legislación debería abarcar centros de belleza que atienden a público en general, peluquerías, centro de masajes, donde son atendidos pacientes con tratamiento médicos hechos por personas que no son médicos ni fisiokinesiologos, ni fisioterapeutas, personas que no están formadas por una universidad o un centro serio de formación, esto es mucho más grave”.

Aseguró que en Jujuy “debería empezar a pensarse seriamente en la legislación sobre centro de belleza, de estética, donde la gente va sin pensar que está yendo a un lugar sin las correspondientes habilitaciones médicas, sin que haya un médico responsable de este tipo de tratamientos. Cualquier persona puede comprarse un equipo de medicina estética como un ultracavitador, un ultra frecuencia de alta potencia o una luz pulsada intensa, y cualquiera de estos aparatos, si no sabe usarlo donde corresponda, pueden producir quemaduras en la piel, machas definitivas, lesiones graves como una embolia pulmonar o cerebral que es cuando la grasa se mete en el torrente sanguíneo porque no hay un médico responsable atrás de todo esto”.

JUJUY AL DÍA® consultó al especialista sobre los riesgos de estos tratamiento realizados por personas que no son idóneas y aseguró que “los riesgos son muy grandes, desde terminar con una morbilidad, es decir terminar con una enfermedad crónica, o de mucho más riego de vida, porque se aplican técnicas o elementos dentro del organismo que no están aprobados por el ANMAT ni el Ministerio de Salud, y que encima son realizados por personas que no tienen experiencia suficiente y pueden causar grandes accidentes, desde una alergia por aplicar un medicamento a través de la mesoterapia, es decir en la piel”.

“Son mayores los riesgos con la aplicación de elementos como siliconas o aceites siliconados, que son más económicos, y que se realizan en lugares que son absolutamente antihigiénicos y que no cumplen las normas de seguridad biológica, y ahí los resultados son gravísimos”, aseguró finalmente.