Especialista en Derecho Laboral aseguró que las políticas del Estado Nacional “fomentan” el trabajo en negro

Jujuy al día® – En el marco de su visita a nuestra provincia, el Director Académico del posgrado en Derecho Laboral y miembro de la comisión de expertos en la aplicación de convenios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo, Mario Ackerman, en diálogo con nuestro medio se refirió a la situación del trabajo no registrado en Argentina y a las políticas del gobierno nacional para luchar contra este flagelo.

Nuestro medio consultó al especialista en Derecho Laboral si las políticas que toma el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner son efectivas contra el trabajo no registrado, Mario Ackerman manifestó que “no lo hacen, al contrario lo fomentan, por lo siguiente, hay una nueva actividad en Argentina que es un montón de gente haciendo la cola en un banco para cobrar un plan, un subsidio, el cual la persona pierde si llega a trabajar en blanco”.

Aseguró que las políticas nacionales “lo que están haciendo es estimular el trabajo en negro, porque la mayoría de los que están cobrando esto están trabajando en negro y no les queda más remedio, porque si trabajan en blanco pierden el plan. Esa claro, por cómo se acciona gubernamental para promover la regularización de las relaciones de trabajo, que no es inteligente”.

Indicó que “lo que hay que hacer es financiar a las empresas para que con ese dinero – el de los planes- financien la contratación de trabajadores en blanco, por ejemplo para pagarles parte del sueldo pero que trabaje”.

En este sentido expresó “este mecanismo sugiero, que esos planes en vez de dárselos a las personas que se los den al empleador y que con ese dinero pague parte del sueldo, para el Estado sería la misma cantidad de dinero, pero esto haría que el salario le salga más barato al empleador y lo podría tener en blanco porque esas personas no se va a jubilar, o los vamos a tener así hasta los 95 años?”.

Ackerman señaló que estas personas que cobran los planes “ni siquiera son rehenes políticos, son rehenes económicos porque además lo hacen por necesidad”, concluyó.