¿Porque Fellner pierde elecciones mientras que sus ministros las ganan?

Las elecciones del pasado 2013 fueron poco menos que lapidarias para Eduardo Fellner. Contra toda lógica el Presidente del PJ de la provincia de Jujuy llevó al partido por el camino de la derrota asociándolo al Frente Para la Victoria, divisa cada vez más desvalorizada. La consecuencia fue grave pues el PJ de Jujuy perdió por primera vez en años un diputado nacional. No sólo perdió un legislador, también creó el escenario para que avancen nuevas formaciones políticas. Algunas impensadas. Con estos antecedentes, ahora, como presidente del PJ nacional ¿habrá que esperar resultados adversos en 2015?

Es cierto y comprobado que Fellner sabe como anudar acuerdos y posicionarse ante grupos de poder como para ser elegido, alguna vez, gobernador de la provincia, hoy presidente del PJ a nivel nacional, pero a la hora de renovar contrato con el electorado los resultados últimamente le son adversos. Parece que no está siendo lo mismo emerger como representante de grupos (Mazzon mediante) que ganar elecciones.

Claro que las miradas suelen ser a veces encontradas, mientras hay quienes en Jujuy aseguran que el hecho de que Fellner ocupe ahora un cargo distintivo debe enorgullecernos a los jujeños. Eso sí, sin explicar porqué.

Otros tratan de mostrar que el PJ está ahora ordenado y en camino a la unidad, aunque es obvio que la presencia de dirigentes de diversas corrientes (están hasta quienes niegan a Perón y reivindican a Campora) muestran lo contrario. El orden que puede generar un presidente, que sólo lo es formalmente, pues Fellner no puede mostrar un claro liderazgo sobre otros dirigentes con mayor peso territorial, por ejemplo Daniel Scioli, es sólo una forma de expresar un deseo y de paso quedar bien. Lo que es seguro es que el partido que fue presidido por verdaderos líderes, el propio Gral. Perón, entre otros, lejos esta de ser una organización, nunca como ahora estuvo tan fragmentado, de otra forma, Fellner no hubiera tenido oportunidad pues él sólo aparece en medio del río revuelto (como pasó en Jujuy).

De sólo ver la imagen de los cuatro referentes del PJ nacional nos podemos dar cuenta de su estado de decadencia. Un Fellner abrumado por Capitanich y vigilado por dos comisarios políticos José Ottavis y “Wado” De Pedro.

Curioso pero cierto: Fellner no gana elecciones pero sus ministros si

Las últimas semanas, dos ministros de Fellner se expusieron al examen de sus pares en sendas elecciones. En el Colegio de Abogados uno y en el Rectorado de la UNJu el otro. En ambos casos salieron vencedores. Hoy el nuevo rector de la Universidad Nacional de Jujuy es el exministro de educación de Fellner. El exministro de infraestructura de Fellner ganó las elecciones de medio término en el Colegio de Abogados de Jujuy. Los dos se representaron a sí mismos y sus proyectos. Fellner es presidente del PJ nacional en representación de un “liderazgo” y “proyecto” que en algún momento no muy lejano, le resultará ajeno.

La CONADEP de la corrupción

Hace unos días, la reconocida intelectual Beatriz Sarlo, sostenía que el partido político que asegure una investigación de la corrupción pasada tendría serias posibilidades de obtener el respaldo del electorado. Tras esto, a lo mejor, los que recogieron el guante fueron los del Frente UNEN (A los que no cejan en asociarlo con la fallida Alianza, como si fuera la única frustración de los argentinos) y proponen, al menos en el discurso, la creación de una CONADEP de la Corrupción. Si bien la CONADEP fue una comisión ad hoc para investigar las violaciones a los DD. HH. de la última dictadura, particularmente sobre las desapariciones de personas. La que se promueve ahora es una comisión sobre la desaparición de enormes cantidades de dinero público.

Más allá de las cuestiones electoralistas y yendo a los efectos prácticos, sería interesante que de una vez por todas se creen las condiciones para que la impunidad que hasta ahora reina desaparezca y que rindan cuenta quienes deban hacerlo en el marco de las garantías más absolutas pero con una justicia que no pueda ser cooptada, para ello debería crearse tribunales especiales al que puedan acceder sólo aquellos que puedan demostrar en audiencias públicas no sólo idoneidad sino independencia político partidaria como también económico empresarial. Es decir, con jueces independientes de independencia absoluta hacer justicia para siempre.

El poder no suele necesitar del derecho; el problema es cuando el poder se disfraza de derecho nos hace creer que es legítimo.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día