Recalculando…cuando los piquetes por fin comienzan a molestar al poder

Hugo-CalvóAquí sí que vamos a retomar la cosa esa del doble estándar ¿se acuerdan? Eso de que para un mismo tema se adoptan distintas posturas, según convenga.

La llamada “ley de convivencia en manifestaciones públicas”. Bautizada ley antipiquete por los medios malos, (porque hay buenos también, eh), aunque lleva la firma de siete legisladores, del lado de los buenos, es muestra cabal de esa forma de gobernar un país o una provincia que aplaude determinadas prácticas de manifestación social según sea a favor o en contra de quien se produzca.

Como todo indica que de ahora en más las protestas serán en contra, estamos viendo si por fin nos ponemos de acuerdo y regulamos los derechos en una convivencia entre aquellos que naturalizaron y ampararon los cortes (de lo que sea, rutas, calles puentes y hasta el tráfico aéreo) y quienes los sufren en carne propia. Que nunca son los que hoy buscan la regulación, ya que por mucho tiempo hicieron usufructo de esta práctica que ahora parece se vuelve en contra.

Algunas veces hemos visto que se hizo caso omiso a los piquetes que impedían salir a los camiones que debían distribuir diarios de alguna que otra editorial, del lado de los malos. También miramos para otro lado cuando un grupo de policías se alzaba en Córdoba, dejando solo a un gobernador que está del lado de los malos. Sin mencionar históricos discursos que avalaban un eterno corte de ruta en la ciudad de Gualeguaychú por el tema de las pasteras que, por supuesto, estaba del lado de los malos.

Entonces, mientras nos dedicábamos a calificar los cortes entre buenos y malos éstos se fueron naturalizando como única medida de presión hacia las instituciones, las que sean. Ahora parece que la convivencia social es importante. Ahora es necesario regularla. La pregunta sería ¿Porqué ahora es importante la convivencia en “Manifestaciones públicas” y hasta ahora no lo había sido? Otra señal de una década incalificable.

Ensayando respuestas que otros debieran dar podríamos seguir preguntándonos ¿será que algunos hechos se desmadraron y terminaron afectando la seguridad y bienes de quienes son actores pasivos de un hecho que debiera no existir? Es posible, hubo muchas denuncias de cobro de peajes por parte de delincuentes que se mezclan con los manifestantes, asaltos a automovilistas producto de la inmovilidad y fragilidad que le produce el encierro de un corte, la violencia ejercida contra quienes tratan de quejarse de la queja, también puede ser que políticamente dejó de beneficiar a los buenos.

Aquí en Jujuy los continuos cortes, entre otras cosas, terminaron alejando inversiones que podrían haber resuelto el grave problema de desocupación y con ello el de muchos que hoy se suman a las protestas, justamente, por falta de trabajo genuino.

Parecería que se hace necesario hacer una suerte de blanqueo de cuáles son las protestas, cuales los temas y quienes sus actores.

No podemos dejar afuera una suerte de clasificación de piquetes, pero nuestra. No es lo mismo manifestarse que hacer piquetes contra los demás. Cuando parece que le estamos haciendo una “medida de fuerza” al gobierno, en realidad se la hacemos al resto de los trabajadores, sean estos ocupados o desocupados. Hay situaciones que son muy atendibles. Cuestiones laborales y salariales no tienen discusión. Ahora, si los que manifiestan son los propios damnificados, por ejemplo, los enfermeros, que sean ellos y no una fuerza que tercerice la protesta aumentando así el número de participantes los que, por lógica, ocupan más espacio y deben por cuestiones físicas cortar calles pero que también desvirtúa la naturaleza del reclamo. Si son solo unas decenas, es ilógico que corten nada. Lo mejor en estos casos es convocar a los medios para que visibilicen la problemática que los afecta en vez de cortar calles, puentes y quemar gomas a fin de que los medios lleguen de por si ante la medida tan arbitraria que se pudiera evitar.

Lo que pasa en Jujuy es que casi cualquiera se siente con el derecho de cortar una calle, un puente o una ruta, total no pasa nada. Ahora, lo que siempre debemos preguntarnos es si la medida se justifica. Es posible que haya veces en que la extrema medida del piquete sea una necesidad. No nos animamos a señalar alguna. Pero seguro que todas las otras son innecesarias y hasta contraproducentes.

Hubo un tiempo que un empresario de Jujuy estuvo a punto de invertir en la construcción de un hotel de cinco estrellas frente a Casa de Gobierno. Como se estila, planeaba comprar una franquicia de una conocida cadena hotelera internacional. Cuando los responsables de la cadena llegaron a Jujuy se encontraron que donde se iba a localizar el emprendimiento había una acampe que duró muchos días, con todas sus consecuencias de ruido, basura y situaciones de violencia con los vecinos de la zona que se sentían agredidos por quienes ocupaban las calles, veredas y plazas con sus carpas o cuasi habitaciones.

Dos cosas que comentar, una que el hotel brilla por su ausencia y dos que quienes acampaban lo hacían en reclamo de asuntos laborales y salariales. Lo curioso es que quienes allí manifestaban no eran ni son empleados del estado provincial sino una suerte de “aliados ad hoc” que acompañan cada vez que hay que acompañar, mientras tanto no se sabe donde trabajan o estudian o vaya a saber bien en que se ocupan.

¿Los verdaderos culpables de que existan los piquetes quiénes son?

Para no salirnos del eje de esta columna debemos preguntarnos también quienes son los responsables de la existencia de este verdadero fenómeno social.

Sin hacer historia, genéricamente podemos hacer referencia a los conflictos derivados de la década gobernada por los malos, otros malos, que vaciaron el país y destruyeron la industria nacional abriendo las puertas de la importación indiscriminadamente (No como los buenos que la cierran y desabastecen laboratorios, industrias, etc.). Con ello se fue creando una enorme desocupación. También es cierto que millones de argentinos hicieron usufructo de la década de los malos viajando por el mundo y comprando de todo, dos o más unidades. Claro que después nadie fue, la culpa la tuvo el gobierno de turno. Es claro que las responsabilidades fueron compartidas.

Lo concreto es que los piquetes nacieron de situaciones sociales límites. No hubo ni hay un Cutral Co detrás de cada corte de calle. No hay mártires tras cada corte de ruta. No hay situaciones insalvables tras un corte de puentes. Sólo hay desgobierno y una especie de dejar hacer a modo de que, mientras se ocupan en eso nos dan tiempo para ver que hacemos. Pareciera que siempre necesitan ese tiempo para dar respuestas pues, se nos antoja mágico, luego de conflictos de magnitudes diferentes, y de los otros, aparecen las soluciones. Eso se llama falta de gobierno, cero gestión y la inexistencia de un proyecto de provincia.

Así es como se inicia un círculo vicioso: Tras la falta de gobierno nacen los descontentos. Tras los descontentos, los conflictos. Tras los conflictos, los desmanes. Tras los desmanes, las víctimas. Y de nuevo, Tras la falta de gobierno nacen los descontentos. Tras los descontentos, los conflictos. Tras los conflictos, los desmanes. Tras los desmanes, las víctimas. Y de nuevo…

Recalculando…

Para concluir con este tema, se cree que no debería ser necesario crear una norma que obligue a alguien a regular este tipo de cosas. Lo lógico sería que el sentido común reine y que los organizadores sean un poco más sensatos ya que la fuerza de una medida no reside en el daño a producir sino en la justicia del reclamo. No es lo mismo reclamar por la falta de pago de salarios que por la situación de trabajadores de Zimbabue que no tienen las 8 horas de trabajo.

También sería necesario que la invertebrada democracia que nos venden los que ejercen nuestra representación política escuchen los reclamos de sus representados antes que de sus “líderes” o conductores, pues la representación nunca es de quien circunstancialmente manda, siempre es de los ciudadanos que los empoderaron en su nombre. Al respecto, la conocida twittera cubana Yoani Sanchez nos dejó una frase que debiera ser considerada seriamente por propios y extraños “Yo los prefiero apáticos que fanáticos, de la apatía se despierta… yo desperté!”

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

1 COMENTARIO

  1. Busco una definición al tema de “Piquetes” y no encuentro ninguna que me diga su significado segun la actualidad. Pero no por no figurar con una definción niego su existenca, todo lo contrario, la sufro casi periodicamente cuando algún gremio, o alguna organización política o social tiene algo que pedir o protestar por algo, se recurre facilmente al corte de calles, avenids, rutas, se sitia a una ciudad impidiendo la salida o entrada a la misma y cuando se piden las explicaciones del porque tiene que sufrir la ciudadanía entera alguna circunstancia de ese sector se explica que es la forma de hacer pública su demanda. Todo esto nos lleva a la conclusión que algun desaforado dirigente desconoce lo que la nuestra Constitución dispone respecto al “libre tránsito en el ámbito del país” (Art.14º, 14ºbis 2º párrafo, Art.19º y Art. 22º). Todas estas transgresiones fueron ignoradas por las autoridades cuando ellas respondían a favor de la opinión oficial, o reprimidas mediante la fuerza pública cuando se declaraban contraria a la misma. Es decir que toda la transgresión contaba con el beneplácito de quenes se beneficiaban con ellas, aun cuando ocurrieran en abierta oposición a lo que la Carta Magna establece. Esa pérdida de respeto al valor del documento fundacional de la Argentina como Nación organizada ha degradado el sentir del ciudadano no partícipe de esas manifestaciones quien se ha visto rehen propicio para que la barricada tenga éxito. La pérdida del respeto por los derechos de los congeneres obligados hace que el caos triunfe por sobre el orden que debe ser el imperativo de todo país civilizado y las autoridades deben velar que todo vuelva a los cauces de donde nuca debió salirse. Costará mucho retrotraer a nuestro país al glorioso pasado que pensaran nuestros antepasados, pero deberemos empezar a hacerlo si pretendemos que el cmaino de Argentina siga siendo el de la diversidad ideológica en libertad y democracia con firmes bases en la Constitución Nacional y cuyo Preámbulo no es nada más que la síntesis de 129 artículos que diebeiran ser el abc de todos y cada uno de los argentnos y en especial de los que detentan la función pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.