Por los altos costos de la canasta alimentaria: especialista alerta que en Jujuy existen cada vez más casos de “obesidad pobre”

Dagum 07-04-11Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, la Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Dr. Néstor Sequeiros, Claudia Dagum, señaló que debido al creciente proceso inflacionario y a la pérdida del poder adquisitivo de los habitantes del país, y especialmente de nuestra provincia, los hábitos alimenticios se han empeorados llevando a que cada vez más miembros de familias humildes de Jujuy sufran de un nuevo mal llamado “obesidad pobre”.

Además aseguró que debido a estos factores económicos y políticos, hoy una ama de casa debe “hacer magia” para darle de comer a su familia.

En relación al impacto de la inflación, de la devaluación y de la pérdida del poder adquisitivo en la alimentación de la población, Claudia Dagum manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “hoy una persona que esté a cargo de un grupo familiar en Jujuy y en el país, tiene que hacer magia  para darle de comer a su familia más o menos bien porque realmente los costos  de la canasta básica, el costo real no uno mentiroso, es muy oneroso”.

Mencionó que “lo que un niño debe consumir por día para estar bien alimentado es: dos o tres frutas, dos platos de verduras, una porción de carne magra, dos porciones de lácteos descremados. Si a esto se lo multiplica por tres, que es el promedio de hijos de una familia argentina, más dos adultos, se darán con un costo que no cierra en absoluto con el costo de la canasta básica que se da oficialmente, porque la canasta básica real es de un costo oneroso para el salario promedio jujeño y argentino”.

En este sentido explicó las consecuencias que trae estos factores económicos adversos en las familias jujeñas, “este tema del empobrecimiento general de la población, que es un empobrecimiento que el 90% de la población lo ha sufrido ya que, si bien, no se le ha reducido el nivel de ingreso pero si la capacidad económica, quizás hoy se gane muchos más de lo que ganabas hace 4 años pero la capacidad de compra se ha visto muy disminuida y esto ha hecho que se vaya cambiando el hábito alimentario de la familia y hoy en Jujuy podemos visualizar un fenómeno que se llama ‘obesidad pobre’”.

Indicó que “ese tipo de obesidad se da en familias que por una  restricción presupuestaria han bajado su alimentación a hidratos de carbono y grasas, que es lo más barato. Hoy es mucho más barato comer una carne de baja calidad en un guiso con fideos o arroz que hacer una cazuela de pollo sin piel con verduras”.

Agregó que “no nos olvidemos que el pan es el único alimento que tiene, en el sistema económico, un factor que se llama demanda negativa. Cuando disminuye el consumo por el nivel de ingreso todos los alimentos disminuyen el nivel de venta, entonces sube el precio de la carne, y la gente compra menos, sube la verdura y se compra menos, pero con el pan cuando sube el precio, la gente compra más porque cuando sube el precio del  pan es porque subió todo, y aunque haya subido el pan sigue siendo el alimento más barato, por eso para las familias les sigue siendo más barato darle a los niños una merienda de té con pan que con leche”.

“Esta obesidad pobre es un fenómeno que lo estamos viendo crecer, afecta a gente muy humilde, donde ya se ve a varios miembros de esa familia con exceso de peso, y aumentos en los niveles de grasa y colesterol”, sostuvo la especialista.

Ante este panorama, JUJUY AL DÍA® consultó a la Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Dr. Néstor Sequeiros, sobre cómo puede hacer la familia jujeña para compensar los efectos de la inflación en sus mesas, a lo que manifestó, “básicamente una buena forma de compensar costos- beneficio, al hablar del consumo de frutas, se puede consumir de frutos de estación, consumir cítricos ahora es bastante accesible, es la más conveniente y es la que tiene más vitaminas y minerales. Para consumir un plato de verdura cruda, hay que ir a las ferias y al mercado y ver porque el precio varía día a día, además los costos de las verduras siguen siendo en Jujuy de los más bajos del país”.

“En relación a los lácteos no necesariamente deben ser productos pre elaborados porque son carísimos, hay quesos envasados endulzados que  además de ser caros no son más nutritivos que un vaso de leche. Respecto a las carnes hay cortes económicos y son magros como el vacío, sobaco, a los que se les tiene que sacar la grasa y se debe tener la precaución de cocinarlo más tiempo. Es decir uno se va dando maña”, sostuvo finalmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.