Llega a la  Corte Suprema de Justicia el pedido para frenar la minería a cielo abierto en la Quebrada de Humahuaca

Jujuy al día® – El Tribunal Superior de Justicia de Jujuy (TSJ) rechazó el pedido de los vecinos de Tilcara y Juella para frenar la minería a cielo abierto en la Quebrada de Humahuaca. Los Vecinos organizados presentamos, en el día hoy, un recurso extraordinario federal (apelación) ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, pidiendo la cancelación de los permisos de cateo y exploración.

De esta manera, llega al máximo tribunal nacional, el recurso de amparo que fuera presentado por los vecinos, el 1 de agosto del 2008, “exigiendo que el Juzgado Administrativo de Minas se abstenga de otorgar permisos de cateos, exploración, y explotación minera a cielo abierto y la utilización de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otros tóxicos similares utilizados en los procesos de producción y/ o industrialización de minerales metalíferos, especialmente de uranio, y que se revoquen los permisos concedidos o en trámite en la zona de la Quebrada de Humahuaca, Jujuy”.

La presentación de los Vecinos autoconvocados de Tilcara y Juella se basó en los pedidos de cateos y exploración de minerales de 1º y 2º categoría otorgados a la empresa Uranios del Sur S.A., tramitados bajo los exptes  1017-U-2008  sobre una superficie de  9.100  hectáreas   y  el 721-U-2007 sobre una superficie de 5000 hectáreas en el departamento de Tilcara.  Ambos emprendimientos ubicados más  precisamente en la zona de “los amarillos” de Juella y Yacoraite, sobre los territorios de las Comunidades Aborígenes de “Yacoraite” y  “El Angosto de Yacoraite”.

En asamblea de vecinos resolvimos apelar la resolución del TSJ del 21 de marzo 2014, ya que la misma es una sentencia arbitraria y ligada a los intereses mineros. No hay argumentos serios para negar el “principio precautorio” consagrado en el art. 4º de Ley General del Ambiente 25.675/02, que reglamenta el art.41 de la Constitución Nacional, que dispone que cuando haya peligro de daño grave e irreversible -como lo es la explotación minera a cielo abierto-se debe actuar a favor de la protección del medio ambiente, y no es necesario esperar que se produzca el daño, ya que el mismo resulta irreversible. Todos sabemos que cuando se realice la explotación minera en la Quebrada, ya será tarde.

El TSJ basó su rechazo aduciendo que es “prematuro” hacer lugar a nuestro pedido, ya que existe una suspensión administrativa del trámite, pero no existe una cancelación final del pedido de cateo. Eso implica que dicha suspensión puede levantarse de un día para otro. Para confirmar esto, la empresa Uranios del Sur S.A, realizó el año pasado, la “cesión, venta y transferencia de derechos” a la empresa Electrum Resources S.A, de los pedidos de cateo en la Quebrada de Humahuaca. Nadie vende lo que no existe.

Con la llegada de nuestros reclamos a la Corte Suprema de la Nación, los pueblos de la Quebrada y de la Puna tenemos una gran oportunidad: Que la Corte Suprema de la Nación ratifique los argumentos del ex Juez Tizón, que cuestiona la minería a gran escala, y hace hincapié en el principio precautorio –ante la posibilidad de perjuicio ambiental irremediable es necesario tomar medidas protectoras– e invierte la carga de la prueba: las poblaciones cercanas a los yacimientos no deberán probar los perjuicios sino que el gobierno y las empresas tienen que aportar pruebas ciertas de que la actividad extractiva no afecta ni afectará el medio ambiente. Esto máximo cuando, como lo recalcó el Juez Tizón, se trata de un territorio que, en el caso de la Quebrada de Humahuaca, fue declarado Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad en el año 2003 por la UNESCO.

 Hoy más que nunca los Vecinos de Tilcara y Juella queremos reafirmar que:

* La gran minería a cielo abierto es la peor opción de “progreso” para nuestra provincia. Mueve mucho dinero entre pocas personas; contamina el medio ambiente, ahora y para nuestros hijos; usa millones de litros de agua diarios, secando arroyos y napas de agua, perjudicando la agricultura y la ganadería, arruinando definitivamente la vida en el campo y los pueblos de la Quebrada y la Puna.

*No queremos la minería a cielo abierto contaminante en nuestras tierras y ríos. Estamos por la defensa de la vida, de la tierra y del agua, y por tanto de los cultivos y la ganadería que hacen a la vida tradicional quebradeña, y están fuertemente ligadas a la cultura de la tierra y al paisaje.

* No toleraremos la explotación minera en la zona. No permitiremos el saqueo de nuestros bienes naturales. Resistiremos con la fuerza que nos da la defensa de lo nuestro y de los nuestros, de nuestra salud y del futuro de nuestros hijos y las generaciones futuras, de nuestras formas de vida, de nuestra cultura y de nuestra Madre Tierra.