Un ritual tilcareño: seis mil sikuris bajaron del cerro a la Virgen

Jujuy al día® – Unos 6.000 sikuris de distintos puntos de la Quebrada de Humahuaca, las yungas y los valles jujeños bajaron del Abra de Punta Corral, en Tilcara, la imagen de la Virgen de Copacabana, y al llegar al pueblo fueron recibidos con guirnaldas de flores en las calles, una de las más sentidas celebraciones de la Semana Santa.

La ceremonia comenzó el lunes cuando las primeras bandas de sikuris comenzaron la cuesta arriba durante 15 horas hasta el Abra de Punta Corral, el punto más alto del cerro al pie del cual se encuentra la ciudad de Tilcara.

El descenso por los senderos del cerro comenzó ayer con el sonido de los sikus, que se sentía desde el pueblo, donde los que se quedaron preparaban comidas y adornos con flores para agasajar a los peregrinos.

“El año que viene ya puedo subir a buscar a la Virgen porque cumplo ocho”, dijo el hijo de una familia que aguardaba a las bandas de sikuris, las que al llegar al pueblo desfilaron hasta  la iglesia San Francisco de Tilcara.

Al son de los sikuris y redoblantes, hombres y mujeres con sus hijos y grupos de adolescentes, que cargaban sus mochilas,  llegaron con los estándares correspondientes al lugar de donde procedían.

Entre ellos: Ledesma, Humahuaca, Chucalezna, Molulo y otros pertenecientes a grupos como el de “empleados de salud”  o “territorios argentinos” también de Jujuy , e incluso de agrupaciones de otras provincias como Córdoba y Salta.

Entre las bandas, una de las más aplaudidas fue “Nuestra Señora de Fatima”, formada en 1997 e integrada por 35 sikuris de mujeres.

“Había solo bandas de hombres pero no de mujeres solas. En 1997 nos preguntamos ¿por qué no? Nosotras también podemos y lo hicimos”, dijo orgullosa Jorgelina Cruz, la presidenta de la primera banda de mujeres, entre otras ocho que hoy desfilaron en la gran fiesta de la Virgen de Copacabana de Punta Corral.

La fiesta culminó al llegar a la iglesia de San Francisco de Tilcara donde los sikuris vuelven a depositar la imagen de la Virgen, después de una travesía entre el cielo y la tierra.