Los que no quieren ser vencidos por la verdad, suelen ser vencidos por el error

Hugo-CalvóSin buscar la insana postura de aquellos que tratan de ser políticamente correctos ni de subirnos a ninguna agenda informativa, y declarando bajo juramento que esta columna no acepta ni promueve la cobardía (en cualquiera de sus formas), entre ellas el linchamiento y/o todo acto que no se dirima en igualdad de condiciones. Instamos a que todo aquel que sea atrapado, sorprendido, delinquiendo sea pasible de ser detenido por cualquier ciudadano y entregado a las autoridades policiales para que, luego, la justicia se haga cargo de él como alguien que quebrantó la ley buscando satisfacer sus propias necesidades, aunque sean estas producto de una enfermedad (alcoholismo, drogadicción, etc.), en detrimento de la seguridad e integridad física y/o patrimonial de otro. Con lo dicho sentamos posición respecto de la llamada ola de linchamientos o conatos de linchamientos que algunos se empeñan en mostrar casi todos los días con la sola idea de no quedar afuera de lo que alguna vez fue una lastimosa primicia. Porque de eso se trata, de no agotar una agenda informativa que mide.

También hay que decir que ante cada hecho de resonancia particular, todos los medios de comunicación nacionales, en cualquiera de los formatos, convocan a especialistas y no tanto para opinar sobre la especie del momento. Sin calificar los comentarios, opiniones y hasta la audacia de algunos, parece inevitable mostrar al menos lo que nosotros vemos tras esas participaciones.

Educando al soberano

Mientras todos los días abogados de toda laya, a través de los medios, aleccionan –indirectamente- a los delincuentes respecto a procesos y penalidades que les corresponderían dadas determinadas figuras jurídicas, indicando cuales son las que menos convienen a la hora de enfrentar a la justicia. No ocurre lo mismo con los ciudadanos, que deberían ser aleccionados, por los mismos actores, respecto de modalidades, códigos, alertas y toda otra psicología y mecánica del delito y de los delincuentes a fin de mejor prevenirnos. Para ejemplo podemos citar a los abogados que dan a conocer qué tipo de proceso y penalidad es susceptible de recibir alguien que roba descaradamente a una mujer que lleva en brazos a un bebé. Sin ponerse colorado dicen, un vulgar hurto, al que le corresponde una muy baja penalidad y por lo tanto es excarcelable, lo que se traduce como ¿Para qué lo vas a reducir y detener? Y se convierte en una vital información para aquellos que viven al margen de la Ley.

Entonces parece lógica la reacción de un individuo que, testigo del hecho, atrapa y golpea al delincuente con el propósito de dejarlo inerme a fin de que, hasta que llegue la policía, no intente huir. Lo que no parece muy normal es que una vez que el delincuente está vulnerable vengan grupos de desaforados y comiencen a golpearlo sin límite alguno.

De cualquier manera nos parece sospechoso que un grupo de personas tengan al unísono el mismo estado de emoción violenta como para que se justifique la cobarde acción de sumarse en el castigo a una persona que ya esta indefensa en el suelo. Eso suena más a satisfacción de perversas necesidades ocultas.

La otra cara

Un ejemplo en contrario sería que el ciudadano común sepa, se le informe, que si actúa de buena fe con un delincuente (pretender ayudarlo como víctima de la sociedad según el alegato de algunos leguleyos), para este, “estas regalado” y con ello se es pasible de cualquier condena: verdugueo (falta de respeto de cualquier calibre, incluye cacheteos, escupitajos, etc.), violencia y hasta la muerte, todo decretado por una sola persona y en un mismo acto. Lo que suena hasta patológico en boca de algún que otro defensor de circunstancias como la descripta. Parece que la sociedad en su conjunto se dedica a victimizar a ciertos sujetos a fin de que se le vuelvan en contra convirtiéndolos es sujeto de sus resentimientos de clase o como le gusta decir a la clase que compra todo por dos pesos “los que aún no han sido incluidos”.

Entonces, ni lo uno ni lo otro por si solo educa. Siempre es necesario e imprescindible que se muestren las dos o más caras de una situación a fin de que la mayoría no vaya desprevenida por la vida.

Algunos casos que más que linchamiento merecerían una justicia que imparta justicia

Para ejemplificar un caso de justicia justa vamos a recrear una situación que sólo Dios sabe si existió. A lo mejor alguien más lo sabe.

Un funcionario público que llegó a la función sin haber conocido más que sinsabores económicos dada su condición social de excluido (para darle chance a la tesis Zaffaroni), de repente se da cuenta que es parte de su trabajo hacer obras. Para ello cuenta con un presupuesto a ejecutar. Alguien le hace saber que es necesario construir, por ejemplo, escuelas. Llama a los técnicos a fin de que se llame a licitación para edificar un número x de edificios escolares. Como las licitaciones gozan todas de una transparencia encomiable -se sospecha que son las empresas las que se cartelizan y se distribuyen las obras por turnos- se adjudican la obras a quienes aciertan con dar la mejor calificación. Es allí que alguien advierte que al funcionario, por ejemplo, le gusta pescar y no tiene ni un quincho donde guarecerse cada vez que sus responsabilidades le permiten semejante inversión de tiempo muerto. Como son buenos  y les gusta ayudar a que la gente dedique tiempo para que se someta a un necesario relax a fin de que mejore en sus decisiones laborales, le proponen que le construirán una casa, claro que en forma totalmente gratuita. No muy grande, para que así pueda ir más veces con mayor comodidad. Y de paso pueda invitar a sus amigos. Por supuesto, ante tanta generosidad, quien no sucumbiría. Pero las cosas que nacieron de la voluntad de un grupo de “gente buena” parece que despertaron al excluido interior y lo que antes fuera una oferta terminó siendo una condición para seguir obteniendo los beneficios de ser “amigo”.

Claro que la historia, si hubiera existido, habría sido larga y los actores aún andarían por Jujuy sin ponerse colorado siquiera ya que el que más hubiera dado sería el que más obtuviera. Esto lo indicaría la situación de algunos empresarios notables, de los que todos se preguntarían de dónde le salieron los capitales necesarios para convertirse en los mayores inversores de Jujuy de los últimos ocho o nueve años.

Cuenta la historia, si hubiera existido, que ese funcionario que luego anduvo por varias otras funciones también consiguió, dada su condición de mago de las finanzas, construir algún que otro emprendimiento turístico en una provincia próxima. Eso sin dejar de lado la visión empresarial que posee pues diversificó también por el lado de los combustibles. Eso sí, esta vez invirtiendo en la provincia de Jujuy.

Claro que de todo lo mencionado, aunque es un caso hipotético que nunca sucedió y que no le cabe a nadie dar explicaciones, nos surge la pregunta ¿Alguna vez la justicia le hará justicia? La esperanza es que si de verdad ocurriera un caso así alguien con documentación en mano le requiera al excluido social y a la propia justicia, justicia.

San Agustín solía decir que “Los que no quieren ser vencidos por la verdad, suelen ser vencidos por el error”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día