HIPOCRESIAS

Sr. Director: Es sorprendente, pero cierto. La comunidad de todos los niveles sociales, intelectuales, profesionales, económicos, etc., – sin excepción – tiene un alto porcentaje de hipócritas  que simulan creer en lo que no creen; ostentan virtudes que no les son propias; aparentan sentimientos que no les conmueven, mienten con fachada de sinceros; ocultan lo que no les conviene mostrar y muestran lo que sí les conviene, etc. etc.

Los “Economistas” del sistema arguyen que son portavoces de lo bueno para el país, pero defienden los intereses del sistema explotador que les paga; cuando se trata el tema seguridad aparecen los “defensores de las buenas costumbres”, pero  cuando el crimen los amenaza a ellos claman mano dura; otros aparentan ser hombres o  mujeres muy puritanos, pero a escondidas visitan la Zona Roja o le buscan la vuelta al marido de la amiga o a la mujer del amigo, cuando no a sus congéneres sexuales. Muchos dirigente gremiales –lamentablemente- vociferan defender a “sus compañeros”, pero son dueños de Empresas explotadoras. Algunos sacerdotes distribuyen agua bendita los Domingos en Misa, pero luego someten a niñas y niños detrás de los altares. Ciertos ( y muy ciertos) funcionarios se golpean el pecho aludiendo honestidad, pero participan de coimas, sobreprecios, “mayores costos” y otras lindezas.

Mucho lamento ser tan directo en esto, pero los años  me han enseñado que al fuego se lo combate con agua, a la infección con antibióticos, al mal con el bien; y a la  mentira con Verdades. No se trata de ser “Honestísimos”. Con poquito bastará. Anímense. Razon tenía (cuando no) el General  Perón cuando decía “LOS HOMBRES SOMOS SOLO UNA SOMBRA DE LO QUE DEBEMOS SER”.

 

HUGO MALDONADO – jujuy – 6 DE ABRIL DE 2014

1 COMENTARIO

  1. Leyendo el comentario anterior he llegado a un convencimiento. La generalización de los hechos que menciona tambien forma parte de la hipocresía, por cuanto quien así titula a los demás se cree en si mismo impoluto de todo aquellos que él acusa. El hombre de por sí presenta signos cambiantes segun sea el momento, el lugar que ocupa en la sociedad, su nivel cultural y un sin fin de rubros que habría que tomar en consideración. No todos los economistas se encuadran en lo que se les acusa como hipócritas, lo mismo ocurre con los políticos, con los sacerdotes, con todos aquellos que presentan es punto de desagrado del comentarista. Que hay algunos que se verán reflejados en esas acciones, los hay, pero no hace a que se generalicepues afecta a otras personas que no entran dentrode esa especie. Al generalizar deberíamos decir que todos somos hipócritas y entonces nadie estaría a salvo y no podría mencionar los errores que otros cometen. Harian cierta la expresión “Ven la paja en el ojo ajeno, pero no ven la viga en el propio” y en todo caso valdría otra expresión común “Nada es claro, nada es oscuro, todo depende del color del cristal con que se mira”

Comments are closed.