El Padre Olmedo reclama que el gobierno de Fellner no contiene a los menores para que estos no sigan el camino de la delincuencia y las drogas

[pullquote]Además sostuvo que poner a los menores reincidentes en colegios pupilos “no es la solución”[/pullquote]

jesus olmedoJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Párroco de la ciudad de La Quiaca, Padre Jesús Olmedo, se refirió a la idea del intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, quien propuso que los menores que reinciden en cometer delitos sean llevados a “colegios pupilos” para su educación ya que “los padres han permitido que ese chico sea así”. Además aseguró en desde el Estado jujeño no se realizar la contención necesaria para los menores de edad para que estos no sigan los caminos de la delincuencia y las adicciones.

Sobre si la idea del intendente de Florencio Varela es la solución para los menores reincidentes, el Padre Jesús Olmedo manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “no lo es, estoy convencido que tenemos que apoyar a los jóvenes desde la educación, que las escuelas funcionen bien, que tengan becas de estudios y todas las posibilidades de hacerlo, pero este tipo de temas, de planteamientos, hay que pensarlo mucho y delicadamente porque los colegios internos no creo que sean la mejor idea”.

El religioso indicó que “lo que si debe preocupar el gobierno para que estén contenidos los chicos de la forma más normal, es garantizar el estudio, becas, comedores para los jóvenes, entretenimiento, deportes, todo lo que sea necesario para contener a los niños y a los jóvenes, ya que meterlos en los colegios encerrados no es la solución”.

JUJUY AL DÍA® consultó al Párroco de la ciudad de La Quiaca si considera que desde el Estado provincial se le brinda la contención necesaria a los menores de edad, y expresó “no es así, porque si hay escuelas los chicos no tienen medios, a veces no hay comedores, o no hay albergues para que los chicos del campo puedan dormir”.

“Hay que ponerse la pilas porque lo fundamental es que los jóvenes tengan sus derechos, porque si solamente vamos a pensar en los delincuentes es muy peligroso porque hay que buscar que lo normal funcione como la educación en las escuelas, que haya dignidad para todos los jóvenes, seguramente que muchos así van a evitar las drogas y alcohol. Pero también la familia es muy importante porque allí es donde los jóvenes tienen que encontrar el respaldo y el cariño suficiente”, aseguró el religioso.