Hacer lio no es lo mismo que portarse mal

Hugo-Calvó-2En Brasil, el 26 de julio de 2013, en el marco de su encuentro con la juventud, con la voz firme, el papa Francisco les recomendó a los jóvenes argentinos “Espero que salgan a las calles y que hagan lío”. Claro que con esta sentencia convocó, a los jóvenes argentinos, a luchar por su dignidad. Esta fue una recomendación para que se alejaran de aquellos que sólo utilizan a los jóvenes como pieza de discurso.

El papa Francisco no habilitó a “todos” a portarse mal sino sólo a los jóvenes a hacer lio. Hacer lio en boca del papa, sin interpretaciones, sólo invitaba a evitar la inmovilidad, a reclamar por los derechos. Hacer lio es hacer barullo o alboroto para mostrar que se está presente, que se existe. Portarse mal es algo distinto y está asociado con generar desorden y confusión. Portarse mal, según los valores que soporten a esta acción resulta siempre algo negativo.

Entonces tenemos que hacer lio no es otra cosa que una medida para alcanzar visibilidad y portarse mal una cuestionable moral que busca el desconcierto. Para que quede claro vamos a dar unos ejemplos de lo que consideramos es portarse mal:

Los últimos días la presidenta de Argentina viajó a Europa y se entrevistó con el papa Francisco y también estuvo en Paris participando de distintos eventos, entre ellos una entrevista con el presidente Hollande. En un discurso aludió a la reconocible doble moral (doble estándar dijo la mandataria) de Gran Bretaña y los EE.UU. ya que encontraban que el referéndum realizado en Crimea era reprochable, mientras que apoyaban el de los habitantes de nuestras Islas Malvinas. Portarse mal entonces sería denunciar algo que es una práctica común en su gobierno. Hoy es propicio mencionar que así como alguna vez se bajaron los cuadros de los principales dictadores de la década secuestrada, luego se ungió a quien fuera un pichón de aquella cría como Jefe del Ejército Argentino. Todavía resuenan la palabras de algunos “luchadores” de los DD.HH. de Jujuy cuando se les preguntó qué posición adoptarían al respecto “estamos esperando que bajen línea de Buenos Aires” respondieron. Por supuesto que esa línea se tradujo en silencio de algunos y aprobación pública de otros. En palabras de la viuda de Kirchner sería doble estándar.

Por último no se puede dejar de mencionar el doble estándar del gobierno nacional cuando ondea banderas por los DD.HH. en el país pero niega la situación del pueblo venezolano en manos de unos tipos que sólo tienen represión para quienes no comulgan con sus convicciones.

Que vaya uno saber cuáles son.

Portarse mal en Jujuy

En Jujuy hay acabados ejemplos de una mala interpretación de las palabras de Francisco. Probablemente lo que más resuene sea la violencia social. Hoy es posible contar hasta el infinito ejemplares de violencia en Jujuy. Una de ellas más o menos generalizada es el mal humor social. No es difícil encontrarse con gente que a todo responde con violencia. Sea que se vaya a hacer un trámite o una compra, siempre será posible que te traten mal. Parte de ese mal humor social tal vez tenga que ver con las prácticas ya hartantes de organizaciones sociales, sindicales y de toda otra forma de agrupamiento que toman la ciudad como escenario de sus quejas, reclamos y porqué no de sus triunfos, haciendo caso omiso de la incomodidad que producen. Quedaría inconclusa esta forma deportarse mal si no mencionáramos que el atropello diario es ya una forma de cultura instaurada por los mismos actores más arriba mencionados. Parece que si no se atropella o maltrata no se consiguen resultados y esa es una espiral que nadie parece dispuesto a detener, todo lo contrario, avanza sin cesar.

Portarse mal es un concepto que también está asociado al ámbito político. No es desconocido para nadie que los agrupamientos partidarios no reconocen ni prometen caminos llanos para recorrer, todo es sinuoso y escarpado. Los que hasta ayer eran amigos o al menos compartían banderas, parece que hoy no lo son tanto y eso lo pagamos todos ya que la tarea parece ser horadarse mutuamente, al menos hasta que el espanto los vuelva a unir.

También hay situaciones que dan cuenta de un mal comportamiento cuando se miente. Es sabido que el gobierno provincial llegó a un acuerdo con dos de las tres organizaciones que nuclean a empleados públicos. Este acto hace que le pongan un techo de negociación a una tercera agrupación. A pesar de ello se la convocó a una mesa de negociación. Esperando que hubiera algo nuevo los dirigentes de esta tercera agrupación asistieron. Lo lógico era esperar que no pasara nada y así fue, no pasó nada pues el gobierno de Fellner no puede ahora correrse del techo estipulado sin correr el riesgo cierto de que aquellos que acordaron le reclamen si hubiera una oferta superadora de la que ellos aceptaron. El tema es que a raíz de este desmanejo los niños de Jujuy aún no comienzan sus clases. Lo que los pondrá en clara desventaja en el futuro con quienes ya están recibiendo instrucción.

Portarse mal es mentir con acciones cuyo final se conoce. El gobierno de la provincia recurre ahora a la justicia para que sea esta quien obligue a los empleados estatales a que vuelvan a sus puestos de trabajo. Particularmente a los maestros. Esa fórmula ya se probó en la provincia de Buenos Aires y el resultado no fue el esperado ya que al amparo de un derecho constitucional (a estudiar) se le contestó con otro (a hacer huelga).

Portarse mal es priorizar mal. El pasado jueves 20, Jujuy ardía. Hubo manifestaciones, cortes y hasta el inicio de un acampe que concluyó el viernes. Ese mismo día el gobernador Fellner estuvo participando en Buenos Aires de un encuentro de gobernadores del PJ en el que se definía quien será el próximo presidente del partido. Queda claro que a pesar de que algunos voceros del oficialismo salieron a denunciar intentos desestabilizadores y otras patrañas, quien realmente demostró desinterés y dejó a Jujuy en el medio del caos fue quien tiene la obligación de conducir situaciones de crisis. Al menos que sea cierto el rumor de que quien tiene esa misión y todas las otras sea “corazón de ballena”, lo que se constituiría sí en una situación de autogolpe.

Días pasados Jujuy al día publicó una entrevista al Dr. Alderete (Exgobernador de la provincia) en la que aseguraba que, por propia boca de Fellner, la presidencia del PJ nacional no le quitaba el sueño. Vaya que lo engañaron a Alderete. Eso también es portarse mal.

Portarse mal es la violencia como único y exclusivo argumento. Hemos asistido los últimos dos meses a acciones desmedidas por parte de quienes manifiestan defender sus derechos. Claro está que es lícito defenderse cuando se es atacado. Lo que no queda claro es que el ataque sea una forma de defenderse. Nada se consigue con romper, destruir, amenazar, amedrentar o peor, lastimar a personas que nada tienen que ver con la resolución de sus reclamos -lo que no implica que estaría bien si las soluciones estuvieran en sus manos- pues la violencia es un bumerang. Hace unos días se llegó al colmo de agredir a mujeres y amenazar a gente que sólo tienen un parentesco con alguien a quien parece les resulta irritante. Como padres repudiamos esas acciones. Como ciudadanos reclamamos más presencia del Estado. Como trabajadores no adherimos a la intimidación como forma de dirimir diferencias. Vivimos en un estado de derecho.

Portarse mal es también eludir responsabilidades. Patear la pelota hacia otro lado. Cuando hay situaciones de violencia social es esperable que los Poderes del estado funcionen adecuada y coordinadamente. Si hay acciones violentas por parte de aquellos que pretendidamente aseguran representar a tal o cual, cuando en realidad no es así, estamos ante un cuadro difícil. Todos sabemos que las grandes manifestaciones en Jujuy no las realizan el 100% de los empleados públicos. Sabemos que las organizaciones sindicales siempre son asistidas por la gran capacidad de movilización de las organizaciones sociales. Entonces tenemos que el reclamo, por lo que sea, está casi tercerizado. Si hay actos que atentan contra las personas y las cosas que son propiedad del Estado es lógico pensar que se está cometiendo un delito o al menos una ilegalidad. En este caso los organismos del Estado deberían realizar las denuncias pertinentes ante la justicia y esta actuar según se espera en un estado de derecho. Lo curioso es que son muy pocas las veces que hay denuncias ante acciones delictivas o ilegales y, cuando las hay, son los propios miembros del ejecutivo los que se encargan de obstaculizar la acción judicial. Portarse mal es borrar con el codo lo que se escribe con la mano.

Hace unos días maltrataron a una ministra del gobierno de Fellner y hasta donde se sabe no hubo acción judicial que ampare a la funcionaria de otro hecho de similares características pues la impunidad reina.

Como no hacer lo que se venga en ganas si nadie paga.

Para finalizar y en la convicción de que los ejemplos a agregar no se agotan en los mencionados, resta decir que portarse mal, elegir por acción u omisión hacer daño, convierte a los individuos en “malas” personas. Creemos que eligen ser malos los que actúan pensando solamente en su propio provecho, sin importarles las consecuencias que sus actos pueda tener en otras personas. A todos nos puede pasar equivocarnos alguna vez. Una buena persona sufre cuando comete un error y pide disculpas. Las malas personas (los que siempre “se portan mal”) hacen de este ejercicio su medio de vida. En general son los que piensan que siempre la razón está de su lado.

Por lo dicho es que tenemos por seguro que Hacer lio no es lo mismo que portarse mal.

“En momentos de crisis no se puede mantener la neutralidad. Llega el momento en que el silencio se convierte en traición”. Martin L. King

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®