El agua “como un derecho humano” en la agenda y la visión indígenas

Jujuy al día® – Este martes, 25 de marzo, a las 18:00, en el salón del Colegio de Ingenieros de Jujuy, el Consejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy concretará una jornada sobre “El derecho al agua y los pueblos indígenas·” donde diversos actores analizarán la situación del agua en los territorios de las comunidades indígenas. La actividad se inscribe dentro de una campaña tripartita que llevan adelante el COAJ, la Mesa de Agua de Berlín contra la privatización y Enda Pronat de Senegal, con el apoyo del Servicio para la Paz Mundial (WFD) de Alemania. El COAJ convoca a participar de la actividad, cuya entrada es libre y gratuita.

La Coordinadora General de la institución, Natalia Sarapura, precisó que durante el encuentro diversos expertos se referirán a situaciones que amenazan el derecho humano al agua y cómo afecta esto a los pueblos indígenas, así como la particular visión que ellos tienen del agua, como ser viviente y fundamental para la existencia de los pueblos.

En esa línea, el COAJ que de esta manera adhiere al Día Mundial del Agua que se cumplió este 22 de marzo, busca recuperar la visión indígena que resulta de particular relevancia para pensar una problemática creciente como la escasez y la falta de calidad de los recursos hídricos.

En “Agua don de vida”, una publicación del Fondo Indígena, está reflejada la mirada que al respecto tienen los pueblos indígenas: “El agua tiene muchas caras. Es liquida cuando baja corriendo por las montañas, es vapor en las nubes que traen la lluvia, es hielo y nieve en las montañas donde duerme y es también espejo, turbulencia, arroyo cantarino, torrente o inundación. Acaricia como rocío del amanecer y también mueve la máquina poderosa que genera energía, es lluvia fecunda o cloaca y luego se disuelve en el aire para volver a la tierra en su ciclo interminable. Así, el mundo del agua y de la vida se asemejan, una máquina perfecta en la cual el tiempo, el agua y la materia se reciclan incesantemente para proveer a la vida, la vida en equilibrio que se ajusta al ciclo natural y vive en él”. (Agua, don de vida, Fondo Indígena).

En un informe efectuado por el COAJ, respecto a la representación que tiene el mundo indígena del agua, se ha destacado que: “para los pueblos indígenas el agua es un ser vivo proveedora de vida para las personas y para todo el universo. Con el agua se dialoga, se le trata con cariño, se le cría. No se malgasta ni derrocha, se le tiene respeto. Esta visión ha sido fundamental para la supervivencia de los pueblos indígenas, pues para obtener una adecuada “cosecha”, el ser humano debe contribuir a su conservación y a la reproducción de los recursos hídricos.

El agua como ser vivo, sigue leyes naturales, de acuerdo a los ciclos estacionales y a las condiciones del territorio. En base a la cultura de los pueblos indígenas, han existido y aún existen formas de uso basado en el beneficio de todos los miembros de las comunidades,  y se crearon sistemas e instituciones para la distribución del agua de manera equitativa”.

Los pueblos indígenas conservan además el concepto de que al agua es un bien común.  “El agua es de todos y es de nadie. Pertenece a la tierra y a los seres vivos, incluyendo al ser humano. Se debe distribuir de manera ordenada por su escasez y equitativamente de acuerdo a las necesidades, basado en las costumbres y normas comunitarias, y según su disponibilidad cíclica”. Así como llega, también se va, el agua no pertenece a una persona o familia, ni a las comunidades, en la visión y experiencia del mundo indígena, el agua es patrimonio común, cualquier plan de acción debe estar orientado a protegerla y conservarla, garantizando su disponibilidad con equidad para asegurar la existencia de todos los seres vivos del planeta.

El agua es también para los PI, base de reciprocidad y complementariedad. El agua permite la integración de todos los seres vivos, la relación de la naturaleza con la sociedad humana, con el hombre y la mujer. Es considerada por las comunidades como la sangre de la tierra. El agua parte fundamental de la naturaleza, permite la recreación de la diversidad en el espacio y el tiempo. Esto se expresa también a nivel de las organizaciones comunitarias, en la participación de los hombres y las mujeres en el marco de la autodeterminación de las comunidades. Permite practicar la reciprocidad entre las familias, los grupos sociales y comunidades. Ordena la vida de los individuos, marca las diferencias, no como oposición sino como complementariedad y a su vez simboliza la posibilidad de unificar a las mismas comunidades, con plena y activa participación de las personas, hombres y mujeres.  Así como fecunda el suelo, es también el nexo entre las propuestas que tienen unos y otros para construir algo sólido en lo social y permitir la relación equitativa y justa entre hombres y mujeres”.

UNA CAMPAÑA PARA SENSIBILIZAR A LOS GOBIERNOS

El COAJ junto con la Mesa de Agua de Berlín contra la privatización y Enda Pronat, lanzaron una campaña en defensa del derecho al agua, que contiene los siguientes puntos:

1. El que dificulta o impide el acceso al agua comete “Robo de agua”!

2. El robo de agua significa una amenaza mundial al derecho humano de acceso al agua.

3. La comercialización de todas las formas de vida provoca escasez, encarecimiento y contaminación del agua, quedando cada vez más bajo el control de actores poderosos.

4. El agua es un bien común de carácter vital, no una mercancía!

El robo de agua amenaza sobre todo la existencia de los más carenciados, cada vez más el poder adquisitivo de las personas es decisorio para acceder al agua.

5. Además el cambio climático incide de forma agravante.

6. El consumo industrial intensivo disminuye las reservas de agua. Para producir un litro de bioetanol de caña de azucar se necesitan 7000 litros de agua. A través de la importación de este tipo de productos, un país industrial como Alemania, importa “virtualmente” 106 mil millones de metros cúbicos de agua.

¡PAREMOS EL ROBO DE AGUA!

Le pedimos a los responsables políticos que:

  • no vendan el agua ni otros bienes comunes a empresas privadas. En lugar de eso, deben ser gestionados para el bienestar común y con participación de la población.
  • realicen estudios de sustentabilidad e impacto social a todos los acuerdos nacionales e internacionales que realicen.

Le pedimos a las empresas que:

  • a través de sus formas de producción no destruyan las fuentes vida y que a sus clientes no los conviertan en cómplices del robo de agua.

Esperamos de los consumidores que:

  • renuncien al consumo masivo de productos que requieren grandes cantidades de agua para su producción.
  • se comprometan con una política del agua que sea sustentable y participativa y que contemple a los grupos carenciados, tanto a nivel local como global.