Educación y democracia

Sr. Director: Hace demasiado tiempo que los ciudadanos vivimos en ascuas por los reclamos de los gremios y las negativas de los Gobiernos. Parece un conflicto de nunca acabar en el que los dirigentes gremiales y los funcionarios Nacionales y Provinciales hacen gala de mucha verborragia pero ninguno “canta la justa”, como se dice vulgarmente. Es un torneo de ingeniosidades y pirotecnia sin destino.

Mientras tanto, los únicos que tendrían derechos ciertos, que son los  niños y sus padres, ven pasar la pelota pero no la pueden tocar, no tienen poder para hacerse  escuchar. Es la ley del Embudo, en la que la impericia de unos y las exigencias de otros crean un clima de incomprensiones e incomunicación extremas, con el agravante de que ciertos Políticos aprovechan el río revuelto para pescar.

Si los gobiernos dijeran la Verdad y la dirigencia gremial arrimara  sensatez, las cosas podrían ser mejores y le ahorrarían muchas penurias al pueblo llano.  Mientras tanto los del Gobierno dicen: “Yo gobierno”; los dirigentes gremiales dicen: “Yo represento”, y los Políticos opositores dicen: “Yo  me opongo”; pero ninguno se hace cargo de nada. “La Única Verdad es la Realidad”, aprendimos del  más grande; y la realidad es que están condenando a los inocentes, en tanto que ellos tienen buenas dietas y  sueldos y muchos envían sus hijos a escuelas privadas ¿O no?.

ALGO  ESTA FUNCIONANDO MUY MAL EN LA DEMOCRACIA QUE SUPIMOS CONSEGUIR..

HUGO MALDONADO

1 COMENTARIO

  1. Concuerdo con el señor Maldonado, con una salvedad, él llama impericia a la actitud gubernamental e insensatez a los sindicalistas. Estimo que a través de lo sucedido e época reciente el grado de impericia es más bien denominado genuflexión al poder central gobernante que ha hecho que las provincias no obtengan la Coparticipación Federal de Impuestos en los índices en que aquella aumentó su recaudación fiscal. Este hecho pudo haber sido corregido cuando en ese entonces el actual gobernador era Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, y que conjuntamente con el Senado constituían quienes exhibian la sumisión al Ejecutivo Nacional quien obtuvo de ellos la anulación de gran parte del porcentaje que les correspondía al interior. Este hecho habla a las claras, de por sí, que no es impericia sino adhesión a un sistema “antifederalista” que a la larga, con el correr del tiempo, se vuelve contra las administraciones provinciales y de estas a las municipales, en una cadena de sucesos que perturban a la sociedad en su conjunto.¿Será insensatez las peticiones de los sindicalistas cuando estos deben rendir cuentas a los afiliados de sus acciones en salvagurda de derechos adquiridos? Los haberes que perciben los empleados de la Administración Pública y los Docentes no responden a cubrir las necesidades básicas de una familia, y esto fue puesto en conocimento recientemente por una presentación de profesionales universitarios del área de economía por este mismo medio, con lo que la retracción a la percepción de un salario digno es una quimera. ¿Quienes son entonces los responsables mayores de la situación que se está viviendo? No hay que medrarse de llamar a las cosas por su nombre, porque el tiempo que corre va en detrimento de tener una paz social, y ya hemos vivido las zozobras cunado esta paz es vulnerada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.