Los NI-NI de la política en Jujuy

0

Como se sabe, el término NI-NI hace referencia al sector de la población que en la actualidad Ni estudia Ni trabaja. Los principales detonantes de este problema son la falta de empleo, la deserción escolar y la baja calidad educativa.

La expresión NI-NI equivale al acrónimo inglés NEET, acrónimo en inglés de la expresión not in employment, education or training (ni trabaja, ni estudia ni recibe formación). El acrónimo inglés fue utilizado por primera vez por el gobierno británico y su uso se ha extendido en otros países, entre los que se incluyen Japón, China, y Corea del Sur, mientras en los países de habla hispana se prefiere la denominación «NI-NI».

Este concepto tomó estado público y político hace unos días cuando la presidente, Cristina Fernández, Vda. de Kirchner, dio a conocer otro de los embauques que utilizarán quiénes son sus seguidores a fin de justificar y justificarse ante los demás. Cada vez que hay una crítica hacia el gobierno nacional enseguida sacan el CD (Ya quedó demodé decir casette) y comienzan a recitar las pocas cosas que algunas vez hicieron bien, pero que poco después se encargaron de destruir. Ahora, por un tiempo podrán utilizar la “preocupación” de la presidente por los jóvenes que cuando ella y el marido llegaron al gobierno tendrían entre 8 y 10 años.

Pero en realidad, esta vez, vamos a ocuparnos de otros NI-NI, los del ámbito político, donde, con sus honrosas excepciones, se puede encontrar a los que no detentan NI vergüenza, NI Autocrítica.

La vergüenza la vamos a dejar para el final, ahora mejor nos ocupemos de la autocrítica.

Cuando se dice que los NI-NI de la política en Jujuy se privan de hacer la más elemental autocrítica podemos referirnos a un sinnúmero de situaciones que la ameritan, por ejemplo en temas como la idoneidad y el compromiso. De la falta de idoneidad para ejercer la función pública todos conocemos múltiples casos. Aunque debiéramos buscar culpables en quienes designan a sus colaboradores más que en aquellos que aún sabiéndose incompetente aceptan responsabilidades que les exceden, lo que en realidad buscamos es autocritica. Allí es donde nos quedamos pues no es lógico ni consecuente nombrar funcionarios a los que no les tenemos confianza -porque no los conocemos- y para enmendar ello nombramos a alguien que si conocemos, para que vigile al primero. Entonces aquí tenemos un claro caso de falta de idoneidad y compromiso y Ni que hablar de autocritica. Un claro caso de NI-NI que es posible encontrarlo en San Martín 450.

Otro caso que es muy conocido en Jujuy y del que todavía estamos esperando las autocríticas fue el de la rebelión policial. Se supo que en las negociaciones previas a la ruptura -convertida luego en la promoción de una “Comisión de estudio de la problemática”- hubo algún principio de solución que hubiera evitado el dolor de ver como entre vecinos se robaban el uno al otro. La autocritica esperada se refiere a los porqué se llegó a la situación vivida si con un poco más de tiempo y de idoneidad y compromiso de parte de todos los actores que operaron de parte del gobierno se hubiera llegado a buen puerto. Las consecuencias las pagamos todos, pero no hubo autocrítica, sólo se decidió hacer algunos cambios en posiciones claves del Ejecutivo provincial pero no se les escuchó ni una palabra, aunque sea de disculpas.

También esperamos la autocrítica sobre cuáles son las razones para que tengamos una ciudad en donde no se respeta ni se hacen respetar normativas que mejorarían la calidad de vida de sus habitantes. Por ejemplo en tránsito, los ruidos molestos (Hoy cualquiera consigue que le habiliten una confitería en la que se pueda tener espectáculos musicales en vivo sin que el local este acondicionado para ese fin, con lo que, la violación de la Ordenanza N° 2363/96 (De ruidos molestos) es poco menos que letra muerta. En la ciudad capital se conoce que un empresario de la noche para conseguir la habilitación de su boliche en La Viña tuvo que invertir cientos de miles de pesos en insonorización. En cambio, en pleno centro de la ciudad, donde reside mucha gente, funcionan confiterías que no tienen ningún problema para producir estridencias, con la consecuente desmejora en la calidad de vida de sus vecinos.). Es destacable la falta de consideración de los agentes de tránsito que son testigos de situaciones de riesgo para personas que necesitan cruzar una esquina. Ellos sólo están atentos a que alguien se le venza la tarjeta de estacionamiento. No es inusual la práctica de cortar una calle con cualquier excusa. Hoy se corta una calle porque a alguien le queda bien poner los inflables del cumpleaños de sus hijos en frente de su casa o de su local, por ejemplo sindical. Lo curioso es que tienen permiso de la autoridad local. Ni una autocrítica, de ningún lado. Eso da que pensar, ya que si no somos capaces de hacer pública una autocrítica quiere decir que estamos seguros que todo lo que hacemos está bien, pero lo más seguro es que todo está mal.

Lectura recomendada:  “La Ley de recupero hace funcionar una rueda que nunca funcionó” en Jujuy

El problema, entre otros, siempre son los que les leen el diario, estos personajes se dedican a eso, a entornar a los líderes, a adularlos, a no dejarlos ver situaciones que debieran evitarse a cualquier costo. Ellos son los que desalientan la saludable práctica de que se muestren humanos. Algunos de los responsables es posible encontrarlos en El Éxodo 225.

Por último y no porque no haya miles de temas que atender –que esperamos nos los den a conocer los lectores de Jujuy al día- debemos reclamar la autocrítica de los numerosos Intendentes y Concejos Deliberantes que hacen caso omiso a la representación que les dan sus electores -aunque también tienen la de quienes no los votaron pues son sus vecinos- no haciendo lo que deben hacer, los legislativos, legislar y los ejecutivos, gestionar. En cambio se traban en luchas por espacios imaginarios y, probablemente algún que otro negocio no compartido, y dejan de asistir a sus obligaciones no dando quórum para sesionar o trabando sine die cualquier requerimiento del departamento ejecutivo. Los Intendentes, al menos a los que se sientan aludidos, deben dejar a los concejales hacer su tarea y brindarles las herramientas necesarias para tal fin. A veces se les niega participación y con ello a sus representados pues ante un proyecto de Ordenanza que no se les ocurrió a ellos o lo traban o lo ningunean. Aquí la autocrítica funcionaría de maravillas pues dejaríamos que cada quien cumpla sus funciones naturalmente y con ello nos beneficiamos todos.

NI vergüenza

Como más arriba decimos, los NI-NI tienen otra variante distinta a la autocrítica, esta es tal vez más personal, tiene más que ver con el deber ser de cada quien y con ello con la posición ética con la afrontan la vida. Los incapaces de avergonzarse ante quienes son sus representados, seguro, también los son ante sus seres queridos ya que muchas veces no tienen explicación para dar ante un crecimiento patrimonial o por la muy corriente práctica de actuar en público con impunidad atropellando a quien se le pone por delante traficando poder.

A esta introducción al tema, para los que no tienen NI vergüenza, sólo se quiere recordarles un tema para ver si este año se le da un impulso, a ver si se animan a, de una vez por toda, darle vida a la Ley 5153 de Ética Pública.

En 1999 se sancionó la Ley 5153, llamada de ética pública. Esta apunta a la transparencia en el manejo del erario público, particularmente de quienes son actores del manejo de este. Para que la Ley cobre vigencia es necesario que se forme la Comisión de Ética Pública. La Comisión tiene entre otras funciones la de recibir y tramitar las denuncias que se formulen respecto de conductas de magistrados, funcionarios o empleados del Estado contrarías a la ética pública, además de proponer iniciativas para la sanción de normas o la modificación de las existentes y que se juzguen necesarias para otorgar una mayor transparencia al ejercicio de la función pública.

Ya que mencionamos la Ley de Ética, a nivel nacional tampoco está vigente pues le falta lo mismo que aquí en Jujuy, la creación del Comisión Nacional de Ética Pública. En la provincia, además de la Comisión, le falta revisar la participación del pueblo tal y como lo estipula la Ley nacional, la que curiosamente fue tomada de modelo en Jujuy, eso sí, cercenándole toda intervención popular. Otro curioso caso de desvergüenza, como si nadie leyera las normativas, como si nadie se diera cuenta de cómo se estafa al ciudadano cercenándole cada vez más sus derechos cuando este quiere saber en qué se gasta, como se gasta y quien gasta el dinero de sus impuestos.

Lectura recomendada:  Jujuy: adolescente es salvada por su madre

Dos últimos temas que se relacionan con los NI-NI de la política de Jujuy

Cuando más arriba se menciona al compromiso, se lo hace en el marco de que es esperable que aquellos que asumen funciones en el ámbito político, pero muy especialmente en el público, tengan un real compromiso por la temática de la que serán responsables. Por ejemplo, faltó compromiso de parte del o los funcionarios del área de producción cuando todo el país se enterara que el “acuerdo” de precios sólo era para capital y Gran Buenos Aires. Allí es donde los mencionados debieron accionar y tratar un acuerdo de precios con los comercios locales para que los jujeños no quedemos colgados de la cada vez más evidente frontera económica que la Argentina tiene y que no se creó sola, alguien hizo, y mucho, para esta exista. Quienes sino aquellos que de la falta de compromiso hicieron gala.

Por compromiso se entiende aquello sobre lo que se espera que cada quien haga y como lo haga en el ámbito en que actúa. La falta de compromiso es todo lo contrario o, como es el caso que mencionaremos, en vez de dedicarse a sus funciones especificas estén más concentrados en ocupar espacios que otros tienen dentro de los ejecutivos ya sean provinciales o municipales. También pasa con las competencias sin sentido a la que se someten algunos personajes que alguien les hace creer que tendrán alguna posibilidad en una próxima etapa electoral.

Supimos que en el gobierno de la provincia, en vez de ocuparse de hacer su trabajo (que bastante mal lo hacen) algunos personajes, cuyos apodos son más que creativos, dedican parte de su tiempo a socavar a algún que otro ministro con el sólo propósito de hacerse de ese y otros espacios para su agrupamiento, virtual, pero agrupamiento político al fin. E allí la desvergüenza en su máxima expresión.

También la imbecilidad y los NI-NI golpean algunas puertas de un centenario partido político. Hay quienes se creen ganadores absolutos de determinados espacios. Hay quienes se creen con derecho a aspirar al siguiente escalón. Hay quienes defienden sus espacios con mentiras y mentirosos que las divulgan. Hay quienes aún no se dieron cuenta que los liderazgos, si en algún lugar están claros, son en el aludido partido político. Lo que ocurre con esto es que la mezcla de la imbecilidad con los NI-NI hará que los deseos de querer ser frustren las posibilidades de poder ser. Entonces esta vez los NI-NI se pondrán en la grilla de los ganadores haciendo ver que es posible, cuando la realidad solo les muestra en el espejo aspiraciones, respetables, pero solo eso, aspiraciones.

Platón, el célebre filósofo griego planteaba que el ser humano dispone de tres poderosas herramientas: el intelecto, la voluntad y la emoción. Para cada una de estas existe una virtud: la sabiduría, el valor y el autocontrol. La sabiduría permite identificar las acciones correctas, saber cuándo realizarlas y cómo realizarlas. El valor permite tomar estas acciones a pesar de las amenazas, y defender los ideales propios. El autocontrol permite interactuar con las demás personas y ante las situaciones más adversas cuando se está realizando lo que se debe hacer para lograr los fines propios.

Entonces a que otra cosa podemos aspirar los ciudadanos si no es a la virtud de sus representantes. El caso es que el intelecto, la voluntad y la emoción se tendrán que encontrar con la sabiduría, el valor y el autocontrol, de otra manera nosotros, el pueblo, no tendremos destino posible.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.