Juan Ljungberg, calificó a la medida de “relajación” del cepo del dólar como una medida “tardía”

[box color=”green” icon=”accept”]También dijo que “es una vuelta a la normalidad de la cual el gobierno nunca debió salir, porque lo que hizo fue estar ‘regalando’ dólares a 5 o 6 pesos”[/box]

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, calificó a la medida de “relajación” del cepo del dólar como una medida “tardía” y que la misma provocará una avalancha de demanda de la divisa.

Además indicó, tras la medida “no debería haber un impacto significativo” sobre los precios de la canasta básica, pero “van a haber”.

La medida anunciada el viernes por el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich permitirá a partir de hoy la compra de dólares para atesoramiento, y la misma formará un complemento con lo dispuesto por el Banco Central a partir de esta semana que es subir al 25,5%  las tasas que paga para retirar pesos de la economía vía Lebac para contener la demanda hacia el dólar y la inflación.

Según Juan Ljungberg con esta medida el país “volvería a la situación de lo que se conoció como el cepo inicial contra la disponibilidad de recursos de fondos declarados impositivamente, con lo cual  me parece razonable, como en su momento, que se exigía a quienes quieren acceder a divisas a través del Banco Central y tengan sus fondos impositivos en blanco. Eso es absolutamente razonable, si bien hay gente que se queja de esto pero seguramente no están en condiciones de mostrar sus números claramente”.

JUJUY AL DÍA® consultó al economista jujeños si la medida será implementada en forma tardía, Ljungberg explicó que “sin duda, las últimas versiones del cepo, hasta esta a la que ahora se vuelve, no se deberían haber tomado, mucho menos la de prohibir la compra de dólares para atesoramiento y una política de gradualidad en la devaluación de la cual el gobierno fue saliendo muy tímidamente  porque lo tenía ‘planchado’ al dólar subiendo un 10 ó 12% en los últimos años anteriores”, agregó que “en el 2012 lo aceleró tímidamente y en el 2013 fue más importante, y llegó al nivel de la inflación pero tenía acumulado 5 años de desfasaje, que si lo hubiesen ajustado en el 2007, no se hubiesen acumulado todas las tensiones que se acumularon, porque siempre es más fácil  resolver un problema cuando las tensiones son menores, porque incluso los costos de esas medidas son limitados, y no esperar a que la presión suba, es preferible que la presión salga de a poco y se vaya ajustando. Así que sí, la medida es tardía, pero como dice el dicho más vale tarde que nunca”.

También mencionó que “ahora esta medida es un disposición puntual, transitoria, espero que anuncien nuevas medidas del orden tanto fiscal, referidas al gasto público, como monetarias, referidas a las tasas de interés para tratar de retener los depósitos en pesos que existen y que no corran al dólar”. Indicó que en relación al gasto publico “tendrá que haber algunas señales claras respecto a una desaceleración de su tasa de crecimiento, no a una baja pero si a una menor tasa de crecimiento, pero que sea acorde a la tasa de crecimiento de los recursos, de los ingresos tributarios que tiene el gobierno incluso menor que esta, para tratar de recuperar el superávit fiscal este año, que es lo que le quitaría presión a los precios que provocan la inflación, que es lo que en definitiva presiona el nivel del dólar”.

Acerca de los primeros efectos de la medida, expresó que “esto inmediatamente va a llevar a que el lunes –por hoy- haya una especie de avalancha de pedidos, vamos a ver cómo responde  el sitio web de la AFIP, seguramente colapsará, y va a haber una avalancha de demanda y esto va a hacer que nuevamente crezca el valor del dólar”, añadió que “pero ese nuevo valor empieza a ser nuevamente atractivo para quienes tienen que liquidar operaciones de comercio exterior con lo cual se supone que en pocas, no tan inmediatamente, si no en un par de semanas, vaya a haber una mayor oferta de dólares, con lo cual creo que en un plazo de un mes el mercado vuelva a un equilibrio con un precio tal vez mayor al de hoy, si bien es muy difícil decir cuál es el precio equilibrio, pero tal vez rondaría los 9 pesos”.

“Esto es una vuelta a la normalidad  de la cual el gobierno nunca debió salir, porque lo que hizo es estar ‘regalando’ dólares a 5 o 6 pesos en todo este tiempo, en un contexto de  restricción de reservas, donde en realidad estuvo dilapidando reservas muy barato, si hubiese mantenido el precio libre este hubiese subido y hubiera habido menos demanda, por lo tanto  menos gente hubiese comprado dólares baratos”, aseguró.

Sobre los efectos en los precios de distintos productos, entre ellos los de la canasta básica, Juan Ljungberg manifestó que “va a haber algún ajuste adicional de precios en sectores que tengan componentes importados significativos, por ejemplo, la industria automotriz, donde cada automóvil tiene 8 mil dólares de auto piezas importadas y obviamente que ese valor de auto piezas ya no es 8 mil dólares a 5 o 6 pesos, valen más. Otros  sectores vinculados a los agroquímicos que tiene incidencia a los insumos del campo también pueden sufrir algún ajuste, aunque en menor proporción”, añadió que “en relación a los electrodomésticos si fuesen importados van a tener que ajustarse al nuevo valor de la divisa sino no tendría sentido. Los productos vinculados a la canasta  familiar de alimento que tiene productos que son exportables como el trigo, el productor va a recibir más plata por ese trigo exportado que vendiendo al mercado interno y para que venda en este mercado debería recibir similar cantidad a lo que recibirá importando y eso podría provocar un aumento. Pero en realidad estos bienes ya han tenido incrementos importantes estos últimos meses, así que razonablemente no serían esperables ajustes significativos en esos rubros”.

Aclaró que “en general no debería haber un impacto significativo, alguno elementos de limpieza que están vinculados a la industria química importada pueden tener un ajuste pero en general creo que ya han venido teniendo incrementos importantes, incluso que han ido descontando el efecto que podría provocar un ajuste del tipo de cambio, así que razonablemente no se justificaría aumentos significativos, pero ajustes van a haber”.

En relación al impacto que tendrá dicho anuncio sobre las negociaciones paritarias, el economista expresó que “sin duda que los salarios son otros de los precios relativos que  conforman uno de los precios más importantes en la economía. La próxima discusión salarial va a estar signada por este reacomodamiento que está empezando, por lo que es bueno que se realice ahora este reacomodamiento  general para establecer un panorama claro para establecer a donde se llega”, añadió que “a partir de ahí la discusión salarial indudablemente tendrá que encontrar un respuesta similar a lo que pasó con el nivel general de todos los precios pero si no se hace este ajuste general lo que va a pasar es que todos los meses va a saltar alguna variable y vamos a estar siempre ante un panorama, desde el punto de vista salarial, conflictivo. Si en los próximos 30 días se genera todo un nuevo esquema de precios relativos ya estaremos frente a una nueva situación en la discusión salarial”.

Para finalizar, Juan Ljungberg se refirió a la decisión tomada la semana pasada por distintos rubros comerciales, que fue retirar su lista de precio de venta por la incertidumbre cambiaría, el economista manifestó que “indudablemente es fruto de la incertidumbre sobre el valor del dólar incluso en algunos casos razonablemente y en otros no, porque donde no tienen componentes importados están diciendo que no venden porque no saben cuánto va a valer, cuando el tema es cuanto le va a costar reponer el bien que venda”, añadió que “durante la mitad de la semana se tiene que  despejar totalmente esto y haber un nuevo panorama de los niveles generales de precios, va a haber un acomodamiento de los precios relativos que es una de las distorsiones que este modelo económico ha ido generando a través del tiempo”.

Explicó que “uno de los ajustes que el gobierno va a tener que hacer es con las tarifas de los servicios públicos, si bien ha hecho algunos ajustes importantes al alza en los servicios de transporte pero hay muchos que están quedando fruto de los subsidios y parte de la revisión en serio de la política de subsidios, manteniéndola para aquellas personas con bajos niveles de ingresos que son donde se justificaría, las otras tarifas van a tener que ajustarse porque son algunos de los precios relativos más atrasados y mas distorsionados y esto genera problemas incluso un exceso de demanda porque es barato y todo lo que es barato se consume mucho. Hay que volver a tratar de lograr un nuevo equilibrio del sistema de precios”, concluyó.