Estamos asistiendo a disloque de la economía

El Gobierno continúa impertérrito haciendo crecer el gasto público, financiándolo con emisión desorbitante, en diciembre se imprimieron $ 40.000 millones sin el respaldo correspondiente.

Argentina está atravesando un tiempo difícil, el Gobierno está sumergido en una gran incertidumbre y, si bien permanentemente hay intentos de reacción, tanto la impericia como la soberbia lo llevan a no reconocer los múltiples errores cometidos, proseguir improvisando y no dimensionar la magnitud de los problemas existentes, producto de perniciosas políticas populistas aplicadas durante la década desperdiciada.

El desbarajuste imperante por estos días en la economía es consecuencia de yerros recurrentes, ampliamente señalados por analistas críticos, (a los que los adláteres del poder nos catalogaban de destituyentes); no obstante ahora con los resultados a la vista, pretenden corregir haciendo ensayos sobre la marcha, que no tienen otro efecto que profundizar el desconcierto.

La atención del momento está centrada en el comportamiento que tendrán los mercados en la semana que se inicia; la anunciada flexibilización del cepo cambiario genera expectativas, pero a la vez perplejidad. Las contradicciones, remiendos y contramarchas incurridas, dan cuenta de la desorientación reinante, patentizada por expresiones propias del ministro de Economía y el Jefe de Gabinete.

Con el dólar marginal perforando los $ 12, el Gobierno dispone la mayor devaluación del tipo de cambio oficial en 12 años, el martes 22 se fija en $ 7,14, para un día después ascender a $ 8, con lo que la divisa norteamericana experimentó un incremento del 22,7% en lo que va del año y, 33,5% desde que el 18 de noviembre pasado, cuando asumieron Capitanich y Kiciloff. Cabe acotar, que las proyecciones presupuestarias para el 2014 eran de un dólar e $ 6,33.

Naturalmente, el cambio brusco produce cimbronazos en la economía y las derivaciones son insoslayables. Como en estas páginas lo he reiterado en diferentes oportunidades, justo es decir que el tipo de cambio estaba irracionalmente retrasado y, seguramente aún está por debajo de los momentos de plena competitividad, por ende la devaluación resultaba necesaria. Empero, ella por sí sola no resuelve los disloques de la economía.

La devaluación es un recurso más entre otros, que seguramente debía instrumentarse habida cuenta que un gran porcentaje de nuestras exportaciones eran inviables, pero para no ocasionar severos perjuicios en la población, era menester contar con un plan anti inflacionario; en ausencia del mismo todo hace prever que el alza de precios, ya descontrolada se va a potenciar aún más. Al respecto, cabe consignar que desde la asunción de Kiciloff (39 días), la canasta de alimentos se incrementó en más de un 20%.

Tampoco se advierte una estrategia definida, por el contrario, la devaluación se ocasiona al disponerse no intervenir en el mercado para frenar la salida de divisas, pero jueves al tocar el oficial los $ 8,30 y, viernes volvieron a vender, por u$s 260 millones. Claro está la pérdida de reservas desvela al Gobierno, que por otro lado procedió para que así ocurriera. Sobre el particular cabe consignar que el Banco Central cerró el 2013 con 30.586 millones de dólares, el viernes pasado se redujeron al u$s 29.063 millones, mientras que durante todo el año pasado la caída de las reservas contabilizó u$s 12.700, pese a las restricciones de todo tipo impuestas.

Naturalmente que los interrogantes están en la agenda de los ciudadanos que siguen el curso de los acontecimientos. La situación es muy compleja y los síntomas no contribuyen a un diagnostico mejor. El Gobierno continúa impertérrito haciendo crecer el gasto público, financiándolo con emisión desorbitante, en diciembre se imprimieron $ 40.000 millones sin el respaldo correspondiente, tampoco se han atacado ninguno de los otros grandes problemas en el que estamos inmersos.

Es evidente que no se necesita ser pesimista, ni mucho menos agorero o tremendista para aseverar que estamos asistiendo a disloque de la economía

Por: Aldo Norberto Bonaveri>

http://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=4938#8ZicKOmTi3IQVF2S.99

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.