Siguen sin identificar al menor que apareció muerto en La Quiaca y los investigadores creen que sería oriundo de Bolivia

Jujuy al día® – A 5 días del macabro hallazgo del cuerpo sin vida de un menor de edad en una plazoleta de la ciudad de La Quiaca, todavía nadie ha reclamado el cuerpo del niño y los investigadores aún no han podido identificarlo. Creen que el menor sería oriundo de Bolivia y ya solicitaron ayuda a autoridades del vecino país.

Fuentes cercanas a la investigación, informaron a JUJUY AL DÍA® que la autopsia realizada el jueves en la tarde determinó que el menor murió producto de “asfixia por comprensión externa circular de cuello”, ya que dentro de la bolsa y en parte del cuello del niño en encontraba una bolsa de plástico negra, la que habría sido utilizada por el o los asesinos para sofocar a la pequeña víctima.

Asimismo la pericia forense determinó que el pequeño murió aproximadamente entre 5 a 6 horas antes de ser encontrado, es decir entre las 2 y las 3 de la mañana.

Las fuentes confirmaron que hasta el cierre de nuestra edición el niño no había sido identificado, y que se realizaba tareas investigativas por la localidad y en el vecino país de Bolivia. También informaron que entre las ropas del menor encontraron una especie de servilleta, pañuelo o toalla de tela que tenía escrito un nombre, el cual no pudieron determinar fehacientemente, ya que se encontraría muy gastado, pero podría ser Juan José o Juan Iván Mamani.

A raíz de este hallazgo las tareas investigativas apuntaron a determinar si existía alguna denuncia sobre la desaparición de un menor con ese nombre o esas características, pero al menos en la policía de la provincia no habría ninguna denuncia por la desaparición de un niño de las características del fallecido.

Además señalan que una posibilidad por la cual aún no hayan reclamado el cuerpo es porque tanto en la zona de La Quiaca como en Villazon hay muchas familias que viven en la zona de los cerros, lejos de las urbes, y muchas veces los adultos o los niños salen a realizar distintas tareas durante días y luego vuelven a su domicilio, y este podría ser uno de esos casos.

Esto, juntamente con otras situaciones lleva a pensar a los investigadores a que el menor sería del país de Bolivia, ya que aún no ha sido reclamado su cuerpo en nuestra provincia, y porque el menor de entre 7 y 9 años de edad no tiene en sus brazos la cicatriz características de las vacunas, por lo que estiman que como en nuestro país es obligatoria la vacunación y que por ende sería difícil que el menor este fuera del sistema, aunque cabría la posibilidad.

También una hipótesis que manejan es que el homicidio haya ocurrido en Bolivia y que el cuerpo haya sido arrojado en nuestro país, aunque por el momento no se pudo corroborar esta versión.

Efectivos de la División Homicidios se encuentran trabajando arduamente en el lugar y en Bolivia tratando de establecer lo que consideran sumamente importante, la identidad del menor para que a partir de allí puedan reconstruir el círculo familiar y cercano del niño y trazar nuevas hipótesis o corroborar las mismas.