“Hay una prohibición expresa para ahorrar en dólares que va en contra de las libertades individuales reconocidas en la Constitución”

LjungbergJujuy al día® – En el día en que el dólar oficial trepó 25 centavos y cerró a 7,14 pesos, siendo esta su mayor suba en los últimos años, y en el que el dólar paralelo en Jujuy se llegó a conseguir a más de 12 pesos, nuestro medio entrevistó al reconocido economista jujeño, y ex ministro de Economía de la provincia, Juan Ljungberg, quien se refirió a la situación detrás del aumento en el costo de las divisas oficial y paralela.

En declaraciones a JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg manifestó que “en el fondo de esto está la inflación, porque si los precios internos argentinos no hubiesen tenido las variaciones de casi el 30% esta situación no se hubiese dado, el origen hay que buscarlo ahí, pero ese crecimiento de precios no es la causa final y eso uno lo puede encontrar por el lado del déficit fiscal, ya que Argentina perdió después del 2006 o 2007 el superávit fiscal debido a un enorme crecimiento del gasto público”.

Para Ljungberg “la situación de las divisas de la argentina es comprometida en este momento porque han bajado en los últimos años 24 mil millones y hoy están un poco más de 30 mil millones y realmente preocupa porque sigue siendo una tendencia de baja y esto pone en riesgo el funcionamiento normal del sistema económico desde el punto de vista de las importaciones necesarias para mantener la actividad económica”.

Explicó que “de ahí que el gobierno intenta una serie de medidas, ya hace más de un año, intentando retener esas salidas de divisas por otros medios que no sean el comercio exterior, de las importaciones productivas, y ha ido tomando medidas y el problema es que no las ha tomado todas juntas y van tapando pequeños agujeritos que cuanto más se agrava la salida de divisas  esos pequeños agujeritos adquieren  una magnitud más importante, pero estas son las consecuencias del problema”.

JUJUY AL DÍA® consultó al economistas por qué el gobierno nacional niega que exista el conocido cepo al dólar y dijo “es una cuestión ideológica porque en algún momento este término del cepo surgió de los medios periodísticos y el gobierno no quiere admitir el uso de esa palabra. Cuando salió esto hubo una gran reacción negativa y hasta enojo por el uso de este término pero lo cierto es que hoy hay restricciones, si no lo queremos llamar cepo, para acceder al dólar”.

Añadió que “hay una prohibición expresa para ahorrar en dólares que va en contra de las libertades individuales reconocidas en la Constitución. Es cierto que ante una crisis de las reserva internacionales para el mantenimiento del normal funcionamiento del aparato productivo es hasta lógico que el gobierno intente medidas que tiendan a preservar esas reservas”.

Sobre el por qué continúa creciendo la demanda de dólares en Argentina, Ljungberg sostuvo que es por dos motivos. “Por un lado porque el dólar quedó barato en relación a la evolución de los precios internos en Argentina entonces como cualquier producto barato, como cuando vamos a un almacén y vemos un producto barato y por más que no hayamos ido con la idea de comprarlo, lo compramos igual y es porque lo vemos barato, esto es lo que pasa con el dólar”, Prosiguió que “por otra parte también ha ocurrido que la inflación se ha ido aumentando año a año durante los últimos 7 años y la gente ha empezado a no tener el refugio en sus ahorros que le conserven su poder adquisitivo y tradicionalmente tenemos una historia en Argentina que el dólar siempre ha sido refugio de valor y esos grandes o pequeños montos que cada uno disponía lo ha ido volcando hacia el dólar”.

Además indicó que “cuando el gobierno hace más de un año prohibió la compra de dólares para atesoramiento incluyó un efecto adicional a esta demanda que es el de la expectativa. Por ejemplo, si digo que está prohibido un producto como la salsa de tomate uno piensa que capaz no haya más salsa de tomate y por ende compra mucha, con esto pasa igual”.

“El gobierno al dar esta señal, desesperó a la gente por conseguir más y el dólar se hizo un bien más escaso y el principio de escasez es un principio básico en la económica, el cual dirige las conductas de los agentes económico, y cuanto más escaso es ese bien más apetecible es y a su vez cuanto hay mayor demanda de ese bien más sube su precio”, señaló.

En este sentido, el economista jujeño también argumentó que “a su vez no solo ocurrió esto, hubo además un problema con la oferta de dólares, porque al estar el dólar barato aquellos que cobraban en esta moneda, los exportadores, les dejó ser atractivo liquidar sus posesiones en divisas porque le daban pocos pesos y fue retrayendo, ajustando lo más posible, reteniendo y se achicó la oferta de dólares”. Expresó que “también en el sector del turismo ocurrió lo mismo, se hizo cara Argentina para los turistas del exterior en el término de dólares porque cuando venían con un dólar le daban pocos pesos y las cosas le salían caras por lo que tenían que gastar más dólares y a su vez a los argentinos se nos hizo más barato ir al exterior porque el dólar era barato. Esto también aumentó la demanda de dólares para el turismo en el segundo caso y disminuyo en el primero”.

“Todos estos elementos, y algunos más, hicieron que el dólar se fuera haciendo más escaso y que su valor sea más alto”, indicó.

Juan Ljungberg explicó a nuestro medio que esto se produce “porque en el fondo está la inflación, porque si los precios internos argentinos no hubiesen tenido las variaciones de casi el 30% esta situación no se hubiese dado, el origen hay que buscarlo ahí, pero no es la causa final y eso uno lo puede encontrar por el lado del déficit fiscal, porque Argentina perdió después del 2006 o 2007 el superávit fiscal debido a un enorme crecimiento del  gasto público a pesar de un gran crecimiento de la recaudación impositiva pero este no alcanzó a cubrir el enorme crecimiento del gasto público”, e indicó que esto “llevó a que se tuviera que recurrir a otras fuentes de financiamiento, se recurrió a usar reservas para pagar deudas que quitó oferta de dólares a la económica y por otra parte a emitir monedas y cuando esta crece y la gente no quiere retener esa moneda, porque pierde valor, la gente tiende a busca el dólar, y al no demandar pesos había un gran aumento de la oferta de pesos por la emisión y al aumentar la oferta y bajar la demanda de pesos disminuye el valor de la moneda argentina”.

“El origen final de este proceso ha sido el excesivo crecimiento del gasto público aun por encima de la gran presión tributaria que obligó a recurrir a fuentes de financiamiento, que a la larga destruye el valor de la moneda, y tiende a que la gente busque otra moneda”, aseguró finalmente Ljungberg.

1 COMENTARIO

  1. Contraviniendo la Constitución Nacional, y tal como lo indica el autor de la nota original, el Gobierno Nacional impide el ahorro en monedas de orígen extranjero, exclusivamente en dólares. Estas limitaciones son parte de los avasallamientos en contra de la Carta Magna, y si no fuera por una Justicia, parcialmente adicta al régimen, ya deberían haber sancionado la inconstitucionalidad de las medidas aplicadas. ¿Cuál es la intencionalidad de las medidas?. Recordando que Redrado ya había puesto de manifiesto el riesgo que se corría con utilizar los Fondos de la Reservas del BCRA, lo que le costó su reemplazo por Marcó del Pont, quien hizo caso omiso a esas indicaciones y se prestó al capricho de disponer de esos fondos, olvidándose que ellos son los que preservan el valor monetario de nuestra moneda. Tanto esquilmaron a las Reservas del BCRA y a los Fondos de Garantía de Sustentabilidad del ANSES, y a los fondos depositdos en las AFJP, que se utilizaron en “Festejo del Bicentenario” que en realidad escondía una campaña proselitista de alto vuelo que llevó al 54% de los votantes, quienes no advirtieron que tantos “regalos” eran los que después deberían pagar. A la salida reciente de Marcó del Pont.del BCRA, se supo que las Reservas habían caído hasta 30.000 millones de dólares, lo que hacía insostenible y riesgosamente peligroso el uso y abuso de dichos fondos. Eso le quitó a los argentinos el derecho a comprar libremente la moneda extranjera que le asegurara un valor adquisitivo que su moneda le impedía y entonces se abrió el mercado del paralelo (“blue”) que puso el valor que la moneda extranjera tenía versus la nacional. Lo demás, lo conocemos de la historia reciente, intervención de la AFIP para la compra para viajes al exterior, porcentaje de aumento sobre las compras realizadas en moneda extranjera, restricción de compras, etc., etc. etc. todas medidas coyunturales y en contra de su constitucionalidad; y para suma de todos los males, una inflación del 30% no reconocida por los funcionarios de turno, pero que terminan pagando todos los argentinos. Es hora de hacerel balance de los hechos que derivaron en esta caótica situación y aplicar srias medidas que conduzcan a la corrección de los desvíos y la vuelta a la institucionalidad de la república en las medidas que se adopten.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.