Denuncian el despido de 30 municipales en Rosario de Rio Grande (Barro Negro)

[box color=”gray” icon=”accept”]Se profundizarán las medidas, si la comisión no cumple el compromiso de reincorporación[/box]

Jujuy al día® – El vocal segundo del SEOM Jujuy, Santiago Seillant, indicó que las medidas se profundizarán en la localidad de Rosario e Río Grande (ex Barro Negro) si la comisión municipal no cumple el compromiso de reincorporar a los trabajadores despedidos.

Seillanti recordó que días pasados “nos acercamos a la localidad de Barro Negro (actual Rosario del Río Grande) porque nos enteramos que la nueva gestión de Tejerina había despedido a 30 trabajadores de manera arbitraria”.

“Al acercarnos al lugar, dialogamos con ellos y descubrimos que la mayoría se encuentra en una situación de precariedad absoluta, con compañeros que están cobrando, según corresponda,  200, 300, 500 y 800 pesos mensuales, a quienes la Comisión Municipal de Barro Negro denomina “planilleros”, así como en otros lugares se los llama “changrines”, sin aportes a la seguridad social, sin ART, sin cómputo de la antigüedad.

“El comisionado municipal y el vocal salieron a criticarnos por estar defendiendo a los compañeros, pero sugestivamente no han dicho nada de los jornalizados despedidos. Nosotros, días pasados, les hicimos un planteamiento y les dijimos que no pueden despedir a ningún trabajador, y menos a un jornalizado, porque es un delito, ya que están amparados por la ley, puesto que ellos hacen aportes por antigüedad y jubilación.

“Como hay compañeros que desde hace años prestan servicios en la comisión municipal, nosotros nos plantamos con un pedido de reincorporación de 15 agentes, de los 30 despedidos, ya que fue la mitad de ellos la que mostró interés en luchar por su puesto de trabajo. En un principio, hubo una apertura al diálogo y un avance, e incluso estaba por cerrarse un acuerdo, sin ningún tipo de medida de fuerza, pero el día que íbamos a sellar el acuerdo, el comisionado Tejerina y el vocal Nieto pegaron el portazo, cortando la comunicación y la posibilidad de reincorporar a los 15 compañeros que ellos se habían comprometido a reingresar.

“Ellos ahora salen a victimizarse, acusándonos de atacar una casa, de amenazas de muerte a familiares. Salvo algunas pintadas, no es nuestra metodología amenazar de muerte a la gente. Seguramente, con estas declaraciones, intentan girar el rumbo de la discusión y judicializar la protesta.

El dirigente del SEOM enfatizó que “si les llegara a pasar algo a estos compañeros, nadie los cubriría. Son hiper-precarizados. Además, trabajan por 200 pesos. ¿A quién le alcanza esto?

“El Perro Santillán ya lo ha planteado al principio de la gestión: los precarizados son trabajadores como cualquiera. Vamos a pelear, con lucha, con huelga, con reclamo. Obvio que primero queremos el diálogo, pero el diálogo se cerró por parte del comisionado. Tampoco estamos hablando de exageraciones: son 14 reincorporaciones, no son doscientas, lo cual representa un monto de dinero de unos 12.000 pesos mensuales.

“Nosotros esperamos que se retome el diálogo, para que esto se solucione a la brevedad y que no queden desamparados los trabajadores y sus familias”, indicó

Habla un precarizado: recibos de colores y cesanteos compulsivos

Uno de los casos testigos es el de Wilfredo López, quien presta servicios en la comisión municipal desde 1999. Nunca había tenido respuesta favorable para pasar a jornalizado. “Yo no soy afiliado al SEOM, pero este gremio me está amparando. Es la primera vez que lo hacen”, resaltó.

Contó que la comisión municipal les expide recibos de colores sin validez legal, en un intento de formalizar el pago de los precarizados, y que en el año 2007 lo blanquearon “cuando fuimos a trabajar en las viviendas, pero fueron unos 4 meses, así que no me dieron todos los recibos. De tanto molestar al comisionado, le saqué un par de recibos. Pero, después, volvimos a los comprobantes de siempre”.

López dijo que “no se puede vivir” con lo que cobran y que la mayoría busca trabajos alternativos. “En nuestro caso, trabajamos hasta las doce o una de la tarde y luego hay que salir a hacer otra cosa. Y si faltamos, nos empiezan a presionar. Al que tiene muchas faltas, lo dejan un mes, dos meses y hay que volver a hablar para volver. En mi caso, yo estuve un año suspendido, según dicen, por castigo político”, relató.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.