2013: No festejemos el final, celebremos una nueva oportunidad

Hugo-Calvó-2Hoy quiero escribir en primera persona porque es la única manera eficaz de que la empiria de mis casi 60 años hablen por mí. Hoy comenzamos un nuevo año y dejamos atrás un año lleno de acontecimientos.

Mientras lleno la hoja con garabatos negros, ésta se transforma en página. Alguna vez alguien que no recuerdo, y no por negarlo, aseguraba que a la escritura se la puede comparar con un arado y a la línea escrita con un surco. La página es el suelo, la tierra donde se labra, donde se trazan los surcos y a eso, en nuestra diaria tarea, se le llaman escribir. De esta forma de presentar una tarea habitual surge una pregunta muchas veces cotidiana ¿Sobre qué escribir? Dadas las circunstancias, dado un contexto en el que todos participamos, creo que lo mejor será escribir sobre la crisis, si sobre la crisis, así a secas.

Para crisis hay miles de definiciones porque todos y cada uno de los humanos afrontamos una y otra crisis a lo largo de nuestras vidas. Así como las personas individualmente afrontan crisis, también las instituciones lo hacen. A veces las crisis son enfrentadas, otras resistidas, otras eludidas y, las más de las veces son provocadas.

Lo importante es que las crisis, cualquiera sea su forma, comienzan un día y otro se terminan. De las crisis es de lo que más aprendemos en la vida. Cuando se enfrenta una crisis en la vida, cualquier situación crítica, a lo que se tiende es a festejar su fin, dejando de lado la oportunidad que nos abre un nuevo comienzo. Inexorable e instintivamente sacudirse la piedra en el zapato nos provoca alivio pero nunca reflexionamos lo nuevo que vendrá, ahora más cómodos. Este esquema se repite en casi todo ámbito -decimos casi todos pues nada es universal, cada cosa tiene una excepción- y como nos toca analizar una crisis que tiene como marco un año problemático, un año que termina pero la crisis no.

La crisis que vivimos hoy los argentinos en general y los jujeños en particular tienen que ver con una de las formas en que la palabra crisis como adjetivo es asociable con un verbo, provocar. Parece que la crisis que afrontamos ha sido provocada. Genéricamente podríamos decir que la provocó otra palabra, que también es un verbo, mentira.

Algunas veces los argentinos ya afrontamos la mentira de la que resultó una crisis. Para no irme muy lejos podemos mencionar una frase que los mayores recordaran pues tras esta comenzó una crisis económica. Cuando Lorenzo Sigaut dijo “El que apuesta al dólar pierde”. Pocos días después, dispuso una revaluación del dólar en un 30%. La crisis económica y social resultante influyó para que el entonces general Leopoldo Fortunato Galtieri, reemplazara a Viola y a Sigaut, Roberto Alemann. A Partir de allí se producirá otra gran crisis que se puede también caracterizar con otra mentira “Estamos ganando” que pronunciara el mismo Galtieri en el marco de una guerra (Malvinas) que le costó mucho a los argentinos pero que todavía no capitalizamos.

Tras la crisis de Malvinas recuperamos el derecho a elegir a nuestros representantes y le llamamos democracia (Sobre eso estoy escribiendo por estos días), tal vez otra mentira que es la simiente de una crisis que algún día nos alcanzará.

El “austral” (Moneda argentina que circuló durante al gobierno de Raúl Alfonsin) fue una mentira que tampoco se pudo sostener dado el marco político ebullente del momento y que terminó con una crisis sin igual producto de una derrota electoral del oficialismo, esto que lo obligó a adelantar el traspaso de mando de Raúl Alfonsin a Carlos Menem. Luego vino otra mentira que muchos, o la mayoría, se creyó y se llamó “Convertibilidad” con la cual se generó la idea de que éramos el primer mundo y que el dólar valía igual que un peso argentino. Esta mentira provocó una crisis que derivó en la derrota electoral, el triunfo de la oposición y nuevamente la crisis del gobierno de Delarua este en que la “convertibilidad” explotó como una bomba neutrónica.

De esa última crisis nace un gobierno nacional que decide promover a un gobernador patagónico a la candidatura de presidente de la nación. Allí es donde comienza otra etapa de una crisis que hoy transitamos. Claro, esa también nace de la mentira, pero aquí no fue solo una, sino miles, y una más grave que la otra. Pero si queremos ponerla en una tabla de posiciones podemos decir que la mayor, la que encabeza la lista es que en la Argentina “la inflación no existe”.

Los últimos años hemos asistido a todo tipo de intento de negar la inflación. La primera estrategia fue negarla, luego se dejó de publicarla, especialmente en las provincias en donde los resultados de las mediciones desmentían a las nacionales, luego se la redenominó  -aún se insiste- y ahora se la reconoce pero, no es lo que las consultoras, gremios o universidades dicen, sino lo que el gobierno dice que es, haciendo que la mentira se convierta en burla. La burla es tolerada, casi siempre, cuando el burlado es alguien más, ahora, cuando la burla es dirigida hacia uno mismo, ahí ya la cosa cambia, ahí hay reacción. La reacción es la crisis, La crisis es la realidad. La realidad es lo que cada uno sufre. El sufrimiento solo se calma con placer. El placer puede llegar desde distintas fuentes. Esta vez, me parece (en primera persona) la fuente será el cambio. El cambio se anuncia. El anuncio lo produce la propia realidad. La realidad es aquella cosa que nos alivia o nos duele.

2014 será el año en que la crisis tal vez se profundice pero, como ya dije, también puede que llegue a su final. Un final que debemos esperar para capitalizarlo a favor nuestro. El momento de capitalizarlo será en 2015. La forma de capitalizarlo será con nuestro voto.

Páez Vilaró: pintor, ceramista, cineasta y poeta uruguayo suele decir que. “Veo el prestigio en un gris azulado, la aristocracia en un violeta, la pobreza en un ocre pálido, la estridencia en un colorado fuego, la nostalgia en un azul colonial. Veo en el blanco la ansiedad de ser color y en el negro, la oscuridad. En el amarillo, el alarido; en el rosado, el amanecer del amor; en el verde, la vida”.

Para el 2014 propongo que busquemos que el gris azulado nos dirija. El violeta sea sólo un recuerdo. El ocre pálido desaparezca. El colorado fuego juegue a nuestro favor. El azul colonial nos visite gratamente. El blanco finalmente pierda su ansiedad. Que el negro emerja. El amarillo sea la voz del pueblo. El rosado que hable de nosotros y, que el verde se manifieste en cada acción.

FELIZ 2014

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día