La navidad 2013 puede y debe ser el inicio del camino que nos lleve a la paz

Cada navidad tomamos cuenta de pequeños milagros, tal vez tan cotidianos y usuales que suelen pasar desapercibidos y no ser considerados como tales. Esta navidad ha comenzado en el contexto de un pequeño milagro. Tal vez no se debería calificarlo como tal pero es así como impresiona.

El mes de diciembre encontró a Jujuy y a los jujeños envueltos en una pavorosa crisis, tal vez una como nunca antes se había vivido. No amerita describirla con detalle, alcanza con decir que la cohesión social, ese enlace que nos pone a todos del mismo lado, del lado humano de las cosas, se quebró. Pero así como ocurría esto, también sucedía que la mecha de una bomba estaba siendo encendida. La bomba no era nada más ni nada menos que el deseo inconmensurable de paz de toda una comunidad.

Se hicieron pequeños llamamientos a adherir a esta que no era cualquier consigna. Tuvo también pequeños resultados. Pero el pequeño milagro con grandes resultados se haría presente cuando el pastor de Jujuy decidió realizar, seguro a instancias del papa Francisco, un llamamiento a marchar en silencio por la paz. Para ello convocó a todos los dirigentes, dirigidos y más aún a aquellos que sólo responden a su conciencia. Muchos, participaron con sus propios cuerpos pero muchos más estuvieron presentes con su espíritu e idea de pacificar a los hombres y con ello reiniciar el camino hacia la necesaria cohesión social, madre de todas las soluciones que nacen tras las crisis.

Para el Islam “la paz sea con él” es más que una frase dicha, es un acontecimiento sin igual pues no habla de mi, ni de nosotros, sino de él, nuestro prójimo (el más próximo) y quien más cercano a nosotros que aquellos que compartimos una misma cultura, un cotidiano deseo de progreso, las mismas angustias pero también festejamos por las mismas razones. Esa es la base de una cohesión, una necesaria afinidad entre quienes de una forma u otra necesitamos del otro para realizarnos.

Paz también significa tranquilidad, sosiego, armonía, calma, reposo, concordia, conciliación, acuerdo, amistad, quietud, unión, todas palabras de las que se puede abrevar cuando buscamos quietud y comprensión.

El llamado realizado por el Obispo de Jujuy  a “marchar en silencio por la paz” tiene una motivación muy especial pues, cuando las personas llevan su mente al nivel del silencio de la conciencia, se promueve la cohesión, se superan las dificultades y aumenta la cooperación. La paz individual se convierte así en paz colectiva.

El pequeño milagro resulta uno muy grande cuando las palabras son reemplazadas por los hechos. Jujuy marchó el lunes en silencio por la paz y ese se convirtió en el día ideal para iniciar un camino que nos lleve hacia un destino merecido, LA PAZ.

Feliz Navidad