Fuga de divisas: “mientras esta situación no se corrija, atacar la causa original que es la inflación, estos problemas van a seguir subsistiendo”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg se refirió de esta manera a las últimas medidas tendientes a disminuir la fuga de divisas y las calificó de “paliativos pequeños que no atacan el problema de fondo que es la inflación”.

La última medida tomadas por la AFIP para frenar la fuga de dólares fue dictada los últimos días y consistió en elevar del 20% al 35% las tasas de percepción como anticipo del impuesto a las Ganancias para quienes compren con tarjetas en el exterior, o que adquieran paquetes turísticos o pasajes al exterior. La misma tasa se aplica a la venta de divisas extranjeras, cuando ésta sea autorizada por la AFIP.

En declaraciones a JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg explicó las razones y orígenes de la denominada fuga de divisas, indicando que “esta denominada fuga de divisas es en realidad una salida de reservas internacionales de moneda extranjera productos de dos factores. Por un lado el menor ingreso de divisas por exportaciones porque hay exportaciones que no las están liquidando, básicamente producciones agropecuarias y soja en especial, y por otro lado el incremento en la salida de divisas”.

Sostuvo que “esto se produce porque los productores no liquidan sus divisas, no van al Banco Central a dejar las divisas y se llevan los pesos, y a su vez porque la gente demanda más dólares, básicamente por la vía turismo y por otro lado la empresa ANARSA en particular para comprar combustible y cubrir el déficit energético”.

Indicó que “los dos primeros casos es porque el dólar oficial, al cual se realizan estos cambios está muy barato, no nos olvidemos los productores de soja con las retenciones estaban recibiendo un dólar de 3,70 pesos frente a un dólar blue de 10 o 9 pesos, por lo que tratan de demorar lo más posible el cambio de divisas esperando que el dólar al cual liquidan se acerque al blue, van demorando lo más posible y eso hace que ingresen menos divisas”.

Señaló que “en el turismo de salida se incrementa porque la gente que tiene la posibilidad de viajar y tiene dinero dice ‘me sale barato viajar’ porque en vez de pagar el dólar a 10 o 9 pesos lo paga 6,30 hasta hace unos días, y como le sale barato aprovecha y adelanta viajes que tal vez no iba a hacer”. Pero aclaró “en la balanza de ingreso de divisas por el turismo es al revés. El turismo extranjero que viene acá, cuando van y cambian los dólares en el banco le dan 6 pesos, o sea les dan pocos pesos, y los precios en pesos en la Argentina han subido por lo que le sale caro venir a nuestro país y ¿qué hacen los turistas extranjeros? vienen menos y gastan menos y se produce un menor ingreso de divisas”.

Además, el economista resaltó que “tenemos el sector energético con un déficit,  que se va transformando en estructural, donde este año el país lleva 6 mil millones de dólares de saldo neto negativo entre importación y exportación de energía fruto de la falta de inversión en el sector por lo que tenemos que estar comprando energía afuera. Pero además debo agregar que en todo esto también el régimen de subsidios a las ensambladoras de Tierra del Fuego que se llevan unos buenos  miles de millones de dólares”.

Aseguró que “todo está producido por el valor bajo del dólar oficial, y ¿por qué hay otro dólar no oficial alto?, porque el problema de fondo es la inflación. Los precios internos han subido a un ritmo mucho mayor de lo que el gobierno ha reconocido como pérdida del valor adquisitivo del peso frente al dólar, por lo que se producen estas distorsiones y mientras esta situación no se corrija y la corrección es atacar la causa original que es la inflación, estos problemas van a seguir subsistiendo”.

Puntualmente sobre la medida de elevar del 20% al 35% las tasas de percepción como anticipo del impuesto a las Ganancias para quienes compren con tarjetas en el exterior, o que adquieran paquetes turísticos o pasajes al exterior, Juan Ljungberg explicó a nuestro medio que “es una medida de coyuntura, de muy a corto plazo como el aumento del 50% del impuesto internos en la compra de vehículos de más de un determinado valor, que también está en tratamiento. Estas dos medidas lo que hacen es una especie de sinceramiento del valor del dólar pero muy acotado a dos segmentos relativamente chicos, porque la compra de autos del exterior no es un elemento tan significado y el turismo, si bien es cierto se han gastado ya 6 mil millones de dólares, podría bajar algo, se podrá reducir algo en esto, probablemente mil millones de dólares de salida, pero son paliativos pequeños que no atacan el problema de fondo que es la inflación”, afirmó.

Además también incluyó en este análisis el nuevo congelamiento de precios que regiría en 120 productos básicos a partir del próximo año, sosteniendo que “esto es acotar el mismo problema, no trae soluciones, esto es para decir hacemos un pequeño ajuste y nada más, pero en realidad esto es también un paliativo a muy corto plazo”.

En este sentido se refirió a la influencia de los nuevos funcionarios nacionales en la problemática económica de nuestro país, señalando que “creo que el nuevo Jefe de Gabinete tiene una visión distinta, tiene un reconocimiento de los problemas que hasta  antes de su asunción el gobierno no tenía y tiene que tratar de encarrilar las cosas”, agregó que “ vamos a ver el marguen de maniobra que más que propio es el que le impone la realidad, ya que la realidad le va imponiendo al gobierno que tenga que hacer  estos ajustes, ya que dicen que no devaluaron pero el peso este año perdió  el 30% de su valor, lo cual era necesario pero porque la inflación había aumentado hace 7 años al 20 o 25%, entonces él va hacia un sinceramiento. El Ministro de Economía tiene algunas visiones un poco encontradas  con el Jefe de Gabinete pero creo que por la personalidad de Capitanich, él va a ser el que va a imponer su orientación”, concluyó.