Del ’76 al ’83 teníamos claro de qué lado estaban los malos. Hoy puede ser cualquiera

Lic. Hugo Rubén Calvó
Lic. Hugo Rubén Calvó

La triste experiencia, aunque no la única, que nos tocó vivir a los argentinos en general y a los jujeños en particular durante la pasada semana no deja otro espacio más que para la reflexión.

El título será más comprendido por quienes les toco vivir la ignominia de una lucha, desigual lucha, entre un estado totalitario y un grupo de personas que creían que la lucha armada liberaría a quienes eran, según ellos, oprimidos. Hay que considerar que la hostilidad de los últimos nació mucho antes de 1976.

Los más jóvenes que se han visto éstos últimos años expuestos a una propaganda que hacía ver toda una épica en la actividad que realizaban grupos armados en los ´70, un poco se ve desdibujada hoy cuando se está premiando a alguien que, justamente, estaba del otro lado, del lado de una dictadura feroz que no cejó en secuestrar gente, torturarla y hacerla “desaparecer” como si sólo de un eufemismo de muerte se tratara.

Lo que sí es seguro, todos por esa época teníamos bien claro de quien había que cuidarse. Hoy, no se sabe bien de quien hacerlo y casi, para hacerlo bien, nos vemos conminados a cuidarnos de todos por igual pues cualquiera puede ser tu victimario.

La asonada policial que sin solución de continuidad tuvo lugar en la argentina no ocurrió porque deliberadamente estaba organizada de esta manera. No es porque se tenga información que así lo indique, no, salta a la vista la improvisación, la malicia y la desidia.

Ya varios analistas han señalado la estúpida idea de dejar sólo al gobernador de Córdoba en medio de un conflicto que, por esa razón y ninguna otra, terminó explotándoles en sus propios ojos. La pequeñez, la chicana política, una vez más produjo muertes. Y como siempre, los muertos no son de su familia. Siempre mueren los hijos, los padres, los amigos de otros que para los CULPABLES son sólo un número que además intentan esconder pues, para ellos, no es lo mismo que mueran diez que quince. Parece que el costo político es menor. Total la conciencia está dormida.

La respuesta es como siempre, la victimización. Claro que una crisis es desestabilizante, como toda crisis. Ahora, querer asimilar una crisis autoprovocada con un golpe de estado, es para gente que confía sólo en su estupidez. En argentina hay cada vez menos estúpidos. Vayan tomando nota.

En Jujuy la crisis nace de la improvisación y algo más

Para ocuparnos de Jujuy deberíamos tomar como inicio de la crisis a apreciaciones erróneas de información de inteligencia. Desde la semana anterior a la crisis ya se sabía en Jujuy que tanto los familiares de policías y personal retirado estaban reuniéndose a fin de coordinar acciones que sólo se remitían a la solicitud de audiencia al gobernador a fin de reclamar por los salarios. Era lógico pensar que si en Córdoba habían logrado un semejante aumento generando un autoacuartelamiento, aquí se podía ofrecer lo mismo como elemento de presión en una negociación, sólo eso, amenazar. Según se pudo saber, el domingo 8 de diciembre, desde las 09 de la mañana hasta las 02 del lunes, se sucedieron un sinnúmero de reuniones en la que participaron técnicos, políticos y hasta el propio gobernador a fin de afinar el lápiz y acercar las posiciones.

El resultado lo conocemos todos. Eduardo Fellner, el lunes 9, sólo ofreció, públicamente, organizar una comisión a fin de que se analice la situación, provocando así un clima de hostilidad que luego resultó en una revuelta policial. Claro que algo ocurrió en el medio y, los que participaron, lo asociaron con el Rey Asuero quien fue conocido como el emperador de Persia, y por tomar malas decisiones luego del escancio y la vanagloria de la vida.

Para no perder el hilo conductor, es necesario retomar la idea de que hoy no se sabe quién es el enemigo.

Todos en Jujuy hemos oído mencionar el término “tejido social” cuando muchos de los que opinaron últimamente sobre la terrible situación vivida, aludieron a la ruptura de este. El vocablo tejido social hace referencia al conjunto de relaciones sociales que dan cohesión a un grupo social, por lo que, cuando se rompe este, se está hablando de la pérdida de esta cohesión. La cohesión social designa, en sociología, el grado de consenso de los miembros de un grupo social o la percepción de pertenencia a un proyecto o situación común. Y es de esto de lo que estamos hablando. Parece que, desde hace unos años, no todos se están sintiendo parte de un proyecto común y ello, la pérdida de cohesión, se manifiesta a través de la inseguridad reinante por el crecimiento de la delincuencia primero y luego en el vandalismo cuando hay zona liberada, entre otros signos igual de evidentes y cotidianos.

Los porqué de la ruptura del tejido social tiene varias arista, según quien las analice, algunas de ellas son las desigualdades económicas, las denuncias por corrupción y su consecuente impunidad, las mentiras institucionales, encima, sostenidas por personeros poco creíbles y así todas las que por economía de espacio no se mencionan pero que la comunidad conoce.

Sintéticamente, la ruptura del tejido social se produce por el desequilibrio de todas las variables distributivas a cargo del Estado y la consecuente puja por la obtención del equilibrio, pero esto ya no en forma colectiva, sino individual. Entonces todo eso que tenemos en común quienes pertenecemos a una comunidad, que es todo lo que nos une, que nos hace ser lo que somos y sentirnos parte de una misma cultura, de una misma tradición, en cierta forma es lo que nos hace ser nación, desaparece y deja lugar a un individualismo que nos pone a unos contra otros en una lucha sin cuartel.

Lo que nos ha sucedido la pasada semana es nada más que el resultado de la mala gestión de un gobierno que sólo en el discurso y repitiendo como una letanía la palabra “inclusión” termino vaciándola de contenido y con ello rasgando un tejido que nos contenía.

La más portentosa y hermosa de las funciones estatales es la protección y fortalecimiento del tejido social. Su fortaleza se mide a nivel micro, en las relaciones entre la gente, en el respeto a las reglas del juego, a los derechos de los demás. Su fortaleza es condición necesaria para construir un ambiente propicio para la creación de metas comunes y beneficiosas para la comunidad. Pero, los gobiernos nacional y provincial han ido deshilachando el tejido social, lo cual creó desazón, falta de fe y ese terrible sentido de indefensión. Y, la misma gente, en su afán de búsqueda de soluciones individuales, está minándolo.

Por último y casi como un ejercicio de memoria podemos decir que en los últimos 30 años, los que coinciden con el nacimiento de una nueva etapa democrática, cada vez que afrontamos una crisis, esta, estuvo vinculada con las malas artes de hombres de carne y hueso que como el Rey Asuero, parecen haber tomado malas decisiones luego del escancio y la vanagloria de la vida.

Tenemos todos que comenzar a participar en la reconstrucción del tejido roto, tal vez sólo con la intención alcance pues, como hoy están las cosas, hasta el mínimo gesto será ya un aporte. Velemos por la paz y que no se nos vuelva indiferente pues en ella alberga nuestro futuro.

El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender. Plutarco

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día