Partido homenaje a Mario Lobo, máximo goleador de Gimnasia de Jujuy

Jujuy al día® – Figura indiscutida de Gimnasia y Esgrima de Jujuy de la época reciente, Mario Humberto Lobo, a los 49 años, tuvo anoche su partido homenaje en el que volvió a ponerse la camiseta del club albiceleste, con el que vivió alegrías en la década del `90.

El estadio 23 de Agosto, del barrio Luján, fue el escenario donde se disputó un partido entre ex jugadores de Gimnasia, entre los cuales se alistó, y los “Amigos de Mario Lobo”.

“Me siento halagado por todo el cariño que me da la gente, me siento muy orgulloso de volver a pisar este césped. El cariño es algo que no se compra con nada”, expresó emocionado el goleador, quien volvió a construir paredes con sus compadres Manuel Guerrero y el “Chato” Carlos Ramón Rosas, dos de los jugadores que lo acompañaron a Mario.

Lobo es el último ídolo del “Lobo” jujeño y los 141 goles lo convirtieron en el máximo artillero del club. La Comisión Directiva de la institución y la Intendencia de San Salvador de Jujuy lo homenajearon entregándole sendas plaquetas recordatorias.

Se sumaron a este partido homenaje ex jugadores del club como Héctor Arzubialde, Víctor Alfredo Riggio, el “Pato” Ibáñez, su hermano Luis Lobo, Alejandro y Fabián González, Sandro López y los arqueros Walter Manduca y Fabio Moreira.

Precisamente por sus goles, Mario, que se formó en Gimnasia, tuvo la posibilidad de jugar en Independiente, club con el que consiguió el título de Primera División en 1989.

También jugó en Sporting Cristal de Perú y Yokohama Marinos de Japón, antes de regresar al club para conseguir el título de campeón del Nacional B 199394, que fue ganado de “punta a punta” bajo la conducción técnica de Francisco Ferraro.

Ese título le valió al club el ascenso a Primera División. Por su cabeza seguramente le pasaron muchas cosas como los goles suyos que definieron partidos importantes ó los tantos convertidos a los dos grandes del país: a River, en el `95 jugando para el club, ya estando en primera división, y con la camiseta del Cristal por Copa Libertadores a Boca.

Hoy no podía faltar su gol, con el que los ex jugadores de Gimnasia se impusieron a los `Amigos de Mario`. Fue el último grito de gol de los hinchas que lo despidieron al grito de “Mario no se va, Mario no se va…”.