Lesa humanidad en Jujuy: ex detenido político identificó a represores que sacaron de sus celdas a detenidos desaparecidos

lesa humanidad jujuyJujuy al día® – Hugo José Condorí, ex detenido político durante la última dictadura, identificó ayer a los guardiacárceles Ricardo Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez y otro de apellido Sinhg, como responsables de sacar de su celda del penal de Gorriti a Jorge Turk Llapur y a Osvaldo Gregorio Giribaldi, quienes permanecen desaparecidos desde el 10 de junio de 1976.

“Yo vi que estos tres guardiacárceles los sacaron y nunca más los volví a ver”, afirmó el declarante ante el Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy, al tiempo que dijo que había compartido con las víctimas el pabellón 1 del penal donde estaban alojados los presos políticos.

Condorí dijo tener la “convicción que estas tres personas saben dónde están los desaparecidos, ellos saben dónde están porque siempre con un vino en la cabeza se hacían los justicieros” relató al Tribunal Oral Federal (TOF).

El TOF investiga la verdad sobre las desapariciones de Dominga Álvarez de Scurta, Osvaldo José Gregorio Giribaldi, Jaime Rafael Lara Torres, María Alicia del Valle Ranzoni, Juan Francisca Torres Cabrera, su hermano Pedro Torres Cabrera y Jorge Turk Llapur, detenidos entre el 23y 28 de mayo de 1976 y desaparecidos el 10 de junio del mismo año.

Relató que un amigo, del que no recordó su nombre pero lo aportará a la justicia, le refirió que Gutiérrez le contó donde están los muertos, lugar al que señaló como la parte posterior del polígono de tiro del GA 5.

Recordó el “terror” que tenía Giribaldi porque temía la detención de su esposa con sus dos hijos y al que consolaba señalando que a él no le iba a pasar nada porque “ya estaba blanqueado en la cárcel”.

Condorí es el único sobreviviente del legendario sindicato de trabajadores del azúcar de Ledesma, condición que, afirma, lo pone “mal” porque siempre se pregunta el “por qué” de ese destino, y no como el que corrieron Jorge Weisz, Luis Aredez, Carlos Ernesto Patrignani, entre otros dirigentes, y el recientemente fallecido Carlos Cardozo, al que dedicó su declaración.

Entre los imputados en este juicio dijo que Gutiérrez, una vez liberado, siguió con la persecución y en más de una oportunidad fue amenazado de muerte, además de perjudicarlos en sus actividades laborales.

Gutiérrez también fue el represor que lo ató cuando lo trasladaron al penal de La Plata en octubre de 1976 y lo quiso sacar de la celda sin pantalones, pero además se quedó con una radio, pidiéndole hoy que le devuelva su Tonomac.

Otro testigo relevante de hoy fue Juan Bosco Mecchia, preso desde 1975 y que optó por salir del país en abril de 1978.

Bosco Mecchia dijo el represor Zárate integraba la denominada “patota” en la cárcel junto a Eduardo Bulgheroni, los hermanos Carlos y Ricardo Ortiz, Gutiérrez, Aguaysol, además de compartir la detención en Jujuy de Renato Colautti, quien le comentó su cautiverio en “El chanco”, como llamaban a una celda de aislamiento semidesnudo con baldazos de agua para evitar que se durmiera.

Entre los desaparecidos recuerdo a los hermanos Galean, Ríos, a Armando Tilca, apodado “el viejo”, al que pudo despedirlo cuando lo sacaban de la celda gritándole “suerte, ánimo viejo”, un preso que “se sentía condenado a muerte por los interrogatorios, la tortura y el mal trato”.

Recordó que el represor Gutiérrez, el mismo que perseguía a Condorí junto con Bulgheroni, condenado a perpetua en el primer juicio de lesa humanidad, eran los que hacía el trabajo de interrogar a los presos.

Víctor López, guardiacárcel, relató que los militares que llevaban a los presos al penal “entraban por los pasillos con armamentos, no se les podía decir nada, eran los dueños”.

Describió que el régimen del penal para los presos políticos era distinto del resto, ya que los primeros quedaban encerrados en las celdas donde estaban las 24 horas.

En el penal vio a Jorge Wiesz, los hermano Tilca, Ernesto Patrignani, Reynaldo Aragón , entre otros desparecidos, al igual que a Hugo Condorí, Mechulán y los hermanos Schulz.

En este juicio los imputados son el oficial de Ejercito, Antonio Orlando Vargas, ex director del Penal, condenado a 25 años de prisión en el primer juicio; el suboficial de Ejército César Darío Díaz, y los guardiacárceles Carlos Alberto Ortiz, Orlando Ricardo Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez y Herminio Zárate.