El Gobierno debe declarar como “servicio público esencial” a la telefonía celular

Jujuy al día® – Si bien desde la oposición reclamaron al Gobierno “voluntad política” para declarar “servicio público esencial” a la telefonía celular, las autoridades nacionales aun no definieron si aceptarán este pedido o mantendrán al negocio con el mismo status actual. El pedido fue presentado ante el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, por un grupo de parlamentarios opositores que mantuvieron un encuentro con el funcionario en el marco de una reunión de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado.

Si bien reconoció la deficiente calidad de la prestación que reciben los usuarios, evitó responder de manera directa sobre la postura del Gobierno acerca de declarar servicio público a esta actividad.

Recordó que el Gobierno se propone fijar los “parámetros” de las prestaciones antes que declarar a la telefonía móvil como un “servicio público”, como reclaman desde la oposición. “No quiero dar respuesta sobre si servicio público si o servicio público no”, dijo Berner “Todas las empresas de telecomunicaciones andan igual de mal y actúan corporativamente”, agregó.

La comisión, que preside la kirchnerista Liliana Fellner (FPV-Jujuy), tiene en estudio 14 proyectos para “mejorar la calidad” del servicio de telecomunicaciones en sus modalidades fija, internet y móvil. En este marco, Berner reconoció que “no estamos satisfechos con el estado del servicio” y manifestó que es prioridad del Gobierno “actualizar la normativa que viene de los años ’90”.

También destacó que el nuevo reglamento para el sector “apunta a la resolución de contingencia, catástrofe y emergencia del servicio de comunicaciones móviles” y marcó que está trabajando en acordar con las empresas y los municipios la instalación de antenas para la telefonía móvil y en la creación del registro “No llame”. Y agregó que “las empresas tienen una renta exacerbada. Ya tienen más reclamos que los bancos y las tarjetas de crédito”.

Fuente: El Cronista