RECUPERAR LA GRANDEZA

Desde que se recuerde, los partidos opositores han tratado de descalificar al oficialismo, en una comprensible actitud de rivalidad. No decimos que sea buena, solo decimos que es comprensible. A su vez, los oficialismos también lo han hecho y lo hacen, con distintos argumentos. Esto hace que “se nivele para abajo”, en lugar de hacerlo “para arriba”. Es decir: no tratar de ser mejor, sino que el contendiente aparezca como peor.

Esto erosiona el aprecio y la confianza del pueblo, que sólo lee y oye ofensas, acusaciones y difamaciones. Así no se puede construir nada bueno y mucho menor perdurable. Es como si algunos vinieran levantando una pared y otros vinieran por detrás, pateando los ladrillos. Cuando un pueblo pierde la confianza en su dirigencia, no tiene sentido de su destino. Está en  el Horno.

No se puede dudar en que esta lamentable y perjudicial situación tiene culpables: Una dirigencia política de todos los partidos políticos (oficialistas  y opositores)  de muy bajo nivel moral e intelectual, que se empeñan en el insulto y la diatriba con un empeño digno de mejor causa; asistidos por comentaristas, reporteros, escribas y otros oficiosos mediáticos que son tan destructivos como los que los contratan. Así son los  mercenarios.

Todos hablan de la Corrupción,  Inflación, Inseguridad, Desocupación, etc., pero ninguno arriesga procedimientos concretos para terminar con estos flagelos. Se diría que les gusta, porque les da tela para cortar.  Los Gobiernos Nacional y provinciales se manejan con una soberbia increíble,  tal vez creyendo, en su ignorancia política, que ellos son los dueños de  la vida de la gente. Mandan, como los viejos monarcas, y luego se disfrazan de “Democráticos”.

Lo peor de esto es que ocurre en un país muy politizado, plagado de Universitarios, Profesionales, Profesores, etc., que no tienen ni el pretexto de la ignorancia. Son malos, simplemente; y carecen de Cultura Política.

Para terminar; Argentina tiene todo para ser un gran país, pero se está convirtiendo en un rancho, con perdón de los ranchos.

UN POCO DE GRANDEZA NO VENDRÍA MAL

HUGO MALDONADO