Lesa Humanidad en Jujuy: el ex penitenciario Domingo Chorolque contó cómo el Ejército controlaba el penal de Gorriti

lesa humanidad 04-12-13Jujuy al día® – Un ex guardiacárcel afirmó que el Ejército tenía control total del sistema penitenciario y sobre los presos políticos en Jujuy, al declarar en el segundo juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en esta provincia durante la última dictadura. El poder del Ejército era tal que cuando ingresaba a una cárcel un vehículo de esa fuerza o una persona acompañada por un soldado nunca eran revisados, dijo el ex agente penitenciario Domingo Chorolque en el juicio por la desaparición de presos políticos desde el penal de Villa Gorriti, en San Salvador de Jujuy.

El mismo testigo relató al Tribunal Oral Federal de Jujuy que,  estando un día de guardia externa, vio ingresar por la puerta principal de ese penal a una camioneta particular conducida por un soldado y que llevaba en la caja a varias personas con los ojos vendados y esposadas, apuntadas por militares con fusiles FAL.

En otro tramo de su exposición, el testigo aportado por la fiscalía recordó que en otra ocasión, al ingresar al penal vehículos del Ejército, los empleados administrativos fueron obligados a “correr las cortinas y agachar la cabeza en un operativo que duró entre una hora y una hora y media”.

“Luego nos enteramos que habían realizados traslados (de presos) al aeropuerto”, añadió en alusión a la transferencia a cárceles bonaerenses, en octubre de 1976, de unos 70 detenidos procedentes en su mayoría del ingenio Ledesma, Mina Aguilar y un grupo de mujeres.

Tras señalar en un plano de la cárcel dónde estaban cada uno de los pabellones con detenidos sociales y políticos, dijo que los militares tenían “su propia forma de trabajo” y que además “podían ingresar con armas”.

En esta audiencia también declaró Sergio Eduardo Bellido, quien era director del Servicio Penitenciario hasta el golpe del 24 de marzo de 1976, cuando fue detenido a la noche junto a funcionarios gubernamentales y legisladores, todos trasladados al penal de Gorriti “en un camión basurero para humillarnos”.

Bellido dijo que ya desde el año anterior había detenidos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y que funcionaba en Jujuy el Area 323, instancia bajo control del Ejército encargada de articular y conducir la represión terrorista de estado.

El jefe del Area 323, coronel Néstor Bulacio, le había pedido por nota al entonces director del penal de Gorriti, Pantaleón Gallardo, que designaran a un oficial para coordinar con el Ejército en lo que denominaban “la comunidad organizada”, siendo nombrado con ese fin el oficial Ricardo Ortiz.

Bellido sugirió al Tribunal que convoque “a declarar al oficial Félix Maldonado, y a Aguaysol, el primero siempre al lado de Orlando Vargas, director de la cárcel luego del golpe” y el segundo, que “entraba al pabellón 1 de presos políticos”. Cuando la fiscalía le preguntó si luego de reincorporarse al Servicio en 1984, ya en democracia, habló con oficiales como los hermanos Ortiz, el testigo respondió: “ninguno de ellos me contó sobre la situación del `76 en adelante”.

Reynaldo Castro, autor del libro “Con vida los llevaron”, acudió a testimoniar por segunda vez, al igual que Bellido. Castro ratificó expresiones de Horacio Vale, publicadas en ese libro, donde cuenta que sus torturadores en el penal fueron Herminio Zárate y Carlos Ortiz, ahora imputados en el segundo juicio por crímenes de lesa humanidad en Jujuy.

Este juicio investiga los secuestros de Dominga Alvarez de Scurta, cuyos restos fueron hallado en el cementerio de Yala; y de Osvaldo José Giribaldi, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eduardo Torres Cabrera, Jaime Lara y Jorge Turk Llapur, quienes permanecen desaparecidos.

Todos estos perseguidos políticos fueron secuestrados en los últimos días de mayo de 1976 y sacados de la cárcel de Gorriti el 10 de junio de ese año, para entregarlos al comisario Ernesto Jaig y a César Darío Díaz, un suboficial del Ejército que actuaba en el penal.

Uno de los acusados por estos casos es Antonio Orlando Vargas, quien fue desde el golpe de estado de 1976 interventor de la cárcel de Gorriti y ya fue condenado a 25 años de prisión en el primer juicio realizado en Jujuy.

Los otros procesados son César Darío Díaz y los entonces guardiacárceles Herminio Zárate, Mario Marcelo Gutiérrez, Carlos Alberto Ortiz y Orlando Ricardo Ortiz.