Para el Párroco de la Iglesia Catedral de Jujuy, la designación de un religioso como titular de la SEDRONAR “no es la solución”

Rene RuizJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Párroco de la Iglesia Catedral de nuestra ciudad, Padre René Ruiz, se refirió a la designación del sacerdote Juan Carlos Molina como nuevo titular de la Secretaría de Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), señalando “sabemos que el sacerdote ha trabajado en esto asistiendo, pero la problemática de la drogadicción no es solo descubrir donde se expenden las drogas”.

Además se refirió a la problemática de la drogadicción en Jujuy calificándola de “muy grande, sobre todo porque a veces se tiene poco cuidado en descubrir a quienes negocian con esto, en especial con los chicos”.

JUJUY AL DÍA® consultó al Padre René Ruiz si la designación del sacerdote Juan Carlos Molina es en respuesta al informe presentado por la Conferencia Episcopal, a lo que indicó, “puede ser, pero para mí no es la solución porque creo que en el tema de lo que es el trabajo frente a este flagelo de la drogadicción tiene que armarse equipos”.

“Sabemos que el sacerdote ha trabajado en esto asistiendo pero la problemática de la drogadicción no es solo descubrir donde se expenden las drogas sino también saber cuál es la problemática de la familia, de los adolescentes, de los jóvenes, ver cómo está la educación, cual es la situación económica de la familia”, señaló.

Además sostuvo que la problemática “es mucho más grande que nombrar a un sacerdote. Espero que él tenga la claridad para formar ese equipo y sepa que la drogadicción no es solo mirar la educación, la presencia de la familia, sino también la situación económica del país”.

También explicó por qué el sacerdote no podrá celebrar ningún sacramento, “sabemos perfectamente, sacerdotes y obispos, que no podemos estar en ninguna función del tipo publica o política por lo tanto si uno quisiera incursionar en esto tiene que saber que debe suspender el ministerio, por eso el Padre Molina está suspendido en su ministerio”, y aclaró que “no está castigado ni excomulgado sino que mientras dure su función pública no tiene que celebrar la eucaristía ni ningún sacramento, puede participar en la misa pero como cualquier cristiano porque si no tendría que decidir lo contrario, que en este caso es ser sacerdote”.

El Párroco de la Iglesia Catedral dio su visión acerca del flagelo de la drogadicción en Jujuy, expresando que es “muy grande, principalmente en las ciudades principales, es muy grande sobre todo porque a veces se tiene poco cuidado en descubrir a quienes negocian con esto, en especial con los chicos, que los convierten en distribuidores también a ellos y lo hacen en pleno día y cerca de los colegios. Es toda una situación que implica no solo el saberlo sino el descubrir de qué forma actuar contra esas personas”.

Acerca de si las familias tienen responsabilidad en la problemática, el religioso afirmó que “sí, así es, porque no importa estar mucho tiempo con los hijos sino la calidad del tiempo en donde podamos descubrir que sucede con los adolescentes, porque muchos buscan esta salida, incluso niños, porque se encuentran solos, porque sus padres están trabajando todo el día”.

“Si bien uno entiende el tema del trabajo pero debe haber formas de control y acompañamiento de los hijos para que  no estén tan solos. El otro problema es que muchas veces los papás le dan libertad  para salir a bailes a reuniones donde el chico maneja su vida y muchas veces es metido en este tema de la drogadicción a manera de algo que quiere experimentar y que después termina siendo ya una adicción”, comentó finalmente.