Impuesto a bienes de lujo un nuevo parche que no ataca los problemas de fondo

Jujuy al día® – “Este proyecto es una muestra más de la improvisación recurrente del Poder Ejecutivo”, expresó el diputado nacional Miguel Giubergia (UCR-Jujuy) al exponer la posición del radicalismo sobre la iniciativa del Poder Ejecutivo que aumenta en forma segmentada la alícuota del impuesto interno para bienes de lujo.

“Lo único positivo de este proyecto es que en esta oportunidad el Ejecutivo haya decidido impulsar esta modificación a través del Congreso”, advirtió el diputado jujeño y denunció que “vemos que otra vez el ajuste está en marcha, y siempre sobre el ciudadano y nunca sobre la corrupción y el gasto desenfrenado que hace de este gobierno”.

“Hoy el Ejecutivo recauda el equivalente a 120 mil millones de dólares y, a pesar de ello tenemos problemas energéticos porque no hay para invertir 5 mil millones de dólares”, comparó Giubergia.

“Hablamos de un impuesto que le reportó al gobierno nacional ingresos en 2012 por 150 millones de pesos, teniendo en cuenta que la mayor parte de esta recaudación no se coparticipa. Este dinero va a la Anses, y de allí siguiendo la práctica habitual, vuelve al tesoro por algún préstamo. Es decir, las provincias seguimos quedando de lado”, dijo el legislador jujeño.

“Con esta suba, y sin pensar en que las ventas vayan a caer supuesto heroico debería decir, recaudarían 600 millones, o menos del o,5% de los recursos que van a gastar el año entrante, lo que me deja en claro que el objetivo no es recaudatorio”, advirtió Giubergia y amplió “en realidad la medida que se propone está intimamente ligada con la política cambiaria y con la apreciación del tipo de cambio real que ha tenido lugar desde hace varios años”.

“Lo que no propone el Poder Ejecutivo es un nuevo parche, sin atacar el problema principal, sino aumentando los impuestos internos a los autos de mayor valor. Esto es lo que se llama una devaluación fiscal, al mejor estilo cavallista, y sólo para los automotores”, subrayó el vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

“Es una medida incompleta y refleja el hecho que el gobierno aún no está dispuesto a reconocer el error de la mala política cambiaria que lleva adelante”, concluyó Giubergia.