En Jujuy ¿Estamos yendo del “Peornismo” al peronismo?

e Jujuy al día®Hacia mediados del 2010, el hoy director del ultra oficialista diario Página12, con la mal sana intención de diferenciar entre quienes se escudaban en el peronismo oficialista –aunque militaban en la deshilachada transversalidad- y quienes estaban en la oposición, bautizó a estos últimos como el “peornismo”. Aunque queda más que claro que el tiempo convierte y reconvierte aquellos motes ideados en una batalla cultural contra todo lo que no respirara oficialismo, en una suerte de boomerang. Hoy el peornismo resulta ser lo que va quedando del kirchnerismo.

La evidente incapacidad de juntar votos del kirchnerismo – el “Peornismo oficialista”-, probada con el resultado del proceso electoral 2013, hizo que el peronismo se replantee hacia donde lo lleva el kirchnerismo en todas sus expresiones (Campora, Kolina, Gestar, Miles, Mov. Evita, U&O etc.).

La cada vez más clara sensación de que el gobierno nacional se recupera tratando en algunos casos, y concretando, en otros, de ocupar la centralidad política, da cuentas de que se apropió de la agenda de una oposición que reclama consensuar políticas públicas cada vez más urgentes y necesarias en materia de seguridad, inflación, narcotráfico y creación de empleo genuino.

Los cambios en el gabinete, hasta ahora, con una clara ambigüedad ideológica –Peronismo-, buscan resultados poniendo manos a la obra, atendiendo reclamos de la población a los que había desoído cada vez que una espontanea manifestación popular demandó soluciones. Es más, ninguneó y hasta estigmatizó a quienes participaban en ellas. El tema es que éstos no eran ni de izquierda ni de derecha, sólo eran ciudadanos hartos de la mentira que se hace sentir todos los días en el supermercado o en las calles.

El “peornismo” en Jujuy ya no engaña al peronismo

La expresión del “peornismo” en Jujuy se dejó ver con claridad cuando pidió apoyo para mantener una desgatada relación entre el pueblo y sus líderes. Todas las voces del “peornismo” jujeño –las que fueron juntas y las que se escindieron- en conjunto hicieron que el peronismo, los peronistas, sean relegados para dar espacio a quienes sólo estaban embanderados con el “peornismo”. Así fueron por las lealtades que sólo era posible pedir desde el peronismo. Se equivocaron y continúan equivocándose.

Hoy el “peornismo” de Jujuy ha sido desenmascarado, y como sus líderes no se renuevan -y parece que no lo harán- las posibilidades de ser continente ante el empuje, lógico empuje, de las realidades cotidianas que involucran a todos los dependientes de un estado que, si no consigue las bendiciones necesarias del “peornismo” nacional, corre el riesgo de desintegrarse.

El “peornismo” en Jujuy ni siquiera se apropia de una agenda ajena, insiste con los mismos errores buscando distintos resultados.

Habría que tener en cuenta que desde nación no se observa que haya ningún aire fresco para Jujuy como dijera Eduardo Fellner. Luego de la reunión que tuvieron Fellner y Capicanich, el mandatario jujeño comentó a alguna fuente que “si me cumple todo lo que prometió, vamos a estar tranquilos” Vaya comentario ¿habrá entonces que esperar con los cirios en cierne apuntando a la nueva deidad para que estemos tranquilos? Justamente, ese no es el camino.

La mejor expresión del “peornismo” en Jujuy tal vez sea, no excluyentemente, Eduardo Fellner, quien deberá, ahora más que nunca, reflexionar con la mayor claridad posible sobre triunfos y victorias y sacar conclusiones que le permitan, acompañado por los líderes de las demás fuerzas políticas, iniciar un camino de dialogo transversal y de gestión moderna para que la provincia vaya tomando distancia de la fatal dependencia económico financiera con nación a través de la creación de un campo propicio para las inversiones genuinas que generen empleos de calidad, en cantidad.

Tampoco podrá soslayar la lucha cultural que se deberá afrontar a fin de que la búsqueda, obtención y mantenimiento responsable de un empleo para los jóvenes jujeños sea lo natural, como alguna vez lo fue.

En el ámbito de la educación habrá que tener una mentalidad fundacional ya que la calidad de la educación ha bajado ostensiblemente en los últimos años. Es lógico plantear que la educación debe ser libre e igualitaria, pero eso sólo se consigue en Buenos Aires ya que allí cualquiera puede elegir qué carrera quiere estudiar en el ámbito público y lo consigue. En Jujuy la educación no es libre e igualitaria toda vez que miles y miles de jóvenes (incluidos los hijos del gobernador) salen de la provincia en la búsqueda de una carrera que sólo se encuentra fuera de nuestras fronteras.

Eduardo Fellner deberá convencerse que al peronismo le está gustando cada vez más que lo llamen peronismo y que el “peornismo” en Jujuy desea ser nada más que un mal recuerdo. También que toda aquella acción que realice para ocupar la centralidad y la iniciativa política ya no deberá ser en el marco de un desgastado (y con necesidad de recuperación) peronismo pues en esta coyuntura que afecta directamente a la población, los partidos no se tienen que entender como una religión, sino como un instrumento para el bien común, como todo buen peronista debería saberlo.

Esta es la oportunidad del diálogo y entendimiento, nada bueno podrá salir de acciones que busquen perjudicar a tal o cual dirigente con el propósito de ocupar su espacio. No, esta es hora de trabajar para el conjunto y no de intentar ponerle un pulmotor al “peornismo”. La idea no es buscar socios para compartir costos políticos como aparentemente intenta hacer el “peornismo” a nivel nacional, posicionando a un cura en Sedronar por la droga y pidiendo aportes a la oposición para hablar de inflación. Lo que se necesita es que en conjunto, oficialismo y oposición, se planteen un diálogo transversal para proponerse un Jujuy distinto, un Jujuy mejor, un Jujuy que respire futuro.

Los cambios que nada cambian y mucho menos serán aire fresco

La última semana se fue ya aclarando un poco el mercado de rumores. Los cambios en el gabinete que tanto preocupan a algunos (¿será que tienen esperanzas de ser convocados?), en general, no consiguen la atención de la sociedad. De cualquier manera las novedades que no constituirán un aire fresco para Jujuy indican que sólo hay dos ministerios que renovaran inquilinos. Salud e Infraestructura suenan más fuerte que Producción. De cualquier manera hay solicitudes de los integrantes de la mesa chica (Fellner, Jenefes y Rivarola) para integrar gente propia a algún ministerio y parte de la negociación será un recambio en la legislatura, donde un secretario será reemplazado por un legislador saliente y el actual ocuparía una secretaría en el área de Desarrollo Social.

Los integrantes de la mesa chica que otrora fueran cinco, hoy tres, poco conformes con los resultados electorales comienzan a reclamar espacio y para ello tratan de imponer cambios que signifiquen más que una apuesta a la construcción de un futuro para la provincia, un espacio para su propio futuro. Buscan coronar sus aspiraciones, legitimas, pero que navegan hoy en aguas turbulentas.

El dengue y una nueva campaña que mira sin ver

La pasada semana se dio nuevo impulso a la campaña contra el dengue. Aunque parecía algo que ya estaba concluido, aparece una nueva campaña de descacharreo como si ese fuera el único espacio de incubación y cultivo. La imagen que acompaña muestra claramente como, en pleno centro de la ciudad, en la pileta de la sede de la Sociedad Española, que nunca se vació, hay un caldo de cultivo que, aunque esta a la vista, nadie ve o se niega a ver.

Ya le hicimos saber a la Comisión Directiva de esta situación –y otras- pero parecen anestesiados o realmente poco les importa el esfuerzo colectivo por erradicar toda aquella posible fuente de cultivo. Las autoridades de salud quedan advertidas y les toca ahora exigir se resuelva la situación.

Por último haremos un breve comentario sobre la contaminación ambiental y la salud de los jujeños. Como se sabe, hay una cantidad de parámetros ambientales con los que se evalúa la calidad de vida de una sociedad. De entre ellos se destaca la contaminación auditiva, esta que afecta particularmente a quienes viven en zonas urbanas. Los desmedidos ruidos de los caños de escape de las motos. La publicidad móvil en camionetas con altoparlantes que más que informar convierten a la ciudad en una especie de affter. Las confiterías que tienen habilitación para ofrecer espectáculos y se convierten en boliches bailables, pero que no respetan ni ofrecen condiciones de insonoridad tal como se les reclama a los verdaderos boliches bailables. Las fiestas en los clubes que no están ni por las tapas habilitados a pasar música y mucho menos a los volúmenes que lo hacen. En fin, ejemplos hay muchos. También hay normas que no se respetan ni se hacen respetar. Hay funcionarios que tienen la misión de velar por la salud ambiental. Hay funcionarios que tienen la misión de preservar la convivencia entre vecinos en una ciudad desquiciada. Es decir, si hay normativas provinciales y municipales, agentes provinciales y municipales de aplicación de estas normas ¿Por qué el centro de Jujuy es invivible en materia de ruidos y altisonancias?

Días pasados supimos de un caso de ruidos molestos que pudo terminar muy mal ya que un vecino acosado por los ruidos  que produce un club céntrico que no estaría habilitado para hacer fiestas y reuniones danzantes, cansado de denuncias ante distintos organismos tomó la justicia por propia mano y se trompeo con los ocasionales inquilinos de un local, insistimos, no habilitado para realizar fiestas. El corolario de esto fue que el vecino terminó preso por actos de violencia. La fiesta siguió como si nada. Pero pudo haber terminado mal. ¿Será eso que se espera para poner coto a un asunto que ya está desbordado, pues cada uno hace lo que se le viene en gana?

Al rey de Macedonia Filipo, padre de Alejandro Magno, le dijeron un día que un vasallo suyo hablaba mal de él y le recomendaron que, en castigo a su proceder, le desterrara. Filipo se negó y cuando le preguntaron por qué, el rey dijo:

—Porque cuanto más se aleje de donde yo esté, serán más los que le escuchen. 

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día