El Obispo de Jujuy sobre los índices de indigencia del INDEC “los índices que a veces se ofrecen casi nadie cree que sean verdaderos”

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Obispo de la Diócesis de Jujuy, Monseñor Daniel Fernández se refirió a los últimos índices arrojados por el Instituto de Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) sobre la indigencia y la pobreza en nuestros país, donde señalan que la indigencia en Jujuy solo alcanza al 0,3% de los hogares, señalando que “por lo que uno ve y escucha no se corresponden de ninguna manera con la realidad que vivimos”.

Además indicó que la falta de trabajo genuino es una de los principales factores que generan indigencia y pobreza en la provincia.

Según el Obispo Daniel Fernández “de índices es muy difícil hablar, primero sabemos que los indicies que a veces se ofrecen casi nadie cree que sean verdaderos, me parece que por lo que una ve y escucha no se corresponden de ninguna manera con la realidad en la que vivimos porque hay muchas necesidades todavía, seguimos dando de comer en comedores”, agregó que “la Diócesis ayuda al Estado en este momento con la provisión de voluntarios e instalaciones para dar de comer sobre todo a niños y a veces a algún abuelo que no tiene que comer. Son 120 comedores que tiene la diócesis, y cualquiera puede ir los viernes al Hogar Escuela, al comedor ‘Los 12 Apóstoles’ y verá la cantidad de gente que hay ahí para recibir un plato de comida. Eso me parece que lo vemos todos y es lo que hay que atender”.

Sostuvo que “no vamos a pelear por un 0,3 o un 14,9, peleemos y busquemos fuerzas para que esta situación se reviertan y esta gente pueda subir de los nivel de indigencia y de pobreza en los que están sumergidos”.

Para Monseñor Fernández uno de los principales motivos que genera este escenario “no hay que ser muy inteligente para darse cuenta: hay falta de trabajo, hay falta de posibilidades de hacer cosas”, añadió que “afortunadamente existen los planes sociales  que ayudan y desde hace muchos años están paleando esta situación, pero el problema es que esto planes se agotan en algún momento, cuando se agoten los recursos y las posibilidades del Estado de poder brindar esa ayuda, pero siempre se entendió que esta ayuda era circunstancial pero que se debería transformar en una genuina salida laboral”.

Para finalizar, Monseñor Daniel Fernández se refirió brevemente a la manera de subsistencia de los comedores de la Diócesis debido a la creciente inflación que existe en el país y en la provincia, manifestó que “afortunadamente se hace con voluntarios de la iglesia y con recurso de las comunidades, más el aporte que nos da el gobierno por persona para mantenerlos, pero todo lo demás es voluntario, se consigue,  la gente es muy solidaria en las comunidades para aportar lo que falte”.