26 de noviembre: Hoy se cumplen 15 años desde que nació el fellnerismo en Jujuy ¿debemos festejarlo?

Lic. Hugo Calvó - Director de Jujuy al día®
Lic. Hugo Calvó – Director de Jujuy al día®

Como ya comentáramos oportunamente, el 26 de noviembre de 1998, tras la renuncia del entonces gobernador, Carlos Ferraro, “interinamente”, asumió la primera magistratura provincial Eduardo Fellner. Luego lo ratificó la legislatura y, en su primer discurso, aseguraba que su gobierno era “sólo de transición”. Hoy se cumplen 15 años de esa “transición” y del inicio de lo que se dio en llamar “el fellnerismo”.

No tuvimos el ánimo de poner en perspectiva algunas cuestiones que hacen a una gestión que se destacó por su falta de competencia para resolver algunos temas que se cree son centrales, en áreas como empleo, inversión, dependencia de nación y algunas otras más que seguirán afectando a Jujuy y los jujeños. 15 años, con una “década ganada” de por medio, debieron bastar para que hoy todos estuviéramos festejando y no sólo algunos que sí tienen motivos para hacerlo.

No pareció conducente hacer un raconto de virtudes y defectos del mandatario provincial porque ese no es el propósito de esta nota, tampoco hace falta, el 27 de octubre Jujuy habló por nosotros.

La intención de esta columna es, a modo de recordatorio, dar cuenta de que la memoria está presente.

¿Capicanich le conviene a Jujuy siendo Fellner gobernador?

A pesar de que el gobernador de Jujuy (hoy ya exembajador interno), Eduardo Fellner, salió rápidamente a asegurar que los últimos movimientos en el gabinete nacional significaban “una bocanada de aire fresco”, esa parece ser no más que una frase hecha para justificar un acercamiento al actual Jefe de Gabinete (nacional) pues sus preferencias y alianzas políticas para el 2015, aunque nunca explicitadas, parecen ser otras.

Se cree que es importante tener información sobre quien es aquel al que se le concede la propiedad de “aire fresco”. Como ya se dijo esa no es más que una frase hecha y utilizada hasta el cansancio, tanto que al oído del ciudadano común, ni suena. Jorge Capicanich, ya todos saben, es un político chaqueño de dilatada trayectoria y de reconocida capacidad de adaptación. En su momento formó parte del ADN menemista, igual que Fellner. Luego escarceo con La Alianza sin llegar a concretar, no por vergüenza, sino porque fue radiado por “Chacho” Álvarez, igual que Fellner. En la era duhaldista fue Jefe de Gabinete y el más convencido y custodio de que comenzaba una epopeya sin igual ¿se acuerdan? “El que depositó dólares recibirá dólares”. Tal vez la haya sido, el tema es que cuando comenzó a orbitar el planeta Kirchner, la epopeya ya pasaba por otro paradigma, el que se ajustaba perfectamente al suyo, es decir, subirse a cualquier coyuntura política para hacer usufructo de ella, igual que Fellner. Es decir que una vez más, ambos, hicieron suyas las palabras del extinto Néstor Kirchner, incluso adelantándose, cuando decía “no vengo a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa de Gobierno”. Y vaya si lo demostraron.

Capicanich y Fellner, juntos apoyaron sin cortapisas la Reforma judicial, la Reapertura del Canje de la deuda, el Conflicto con la fuerzas de seguridad y tuvieron la misma posición Frente a los cacerolazos. Lo único que no compartían, ni comparten es el alineamiento político del postkirchnerismo.

Capicanich tenía, y tiene, consigo la convicción de que puede ser presidente de la nación en 2015. Hizo sus movidas con la llamada liga de gobernadores, alguna que, a su manera, Fellner desactivó. Hoy ocupa, más que la jefatura de gabinete, un espacio de poder como nadie antes lo tuvo en la estructura de lo que va quedando del cristi-kirchnerismo.

Fellner en cambio no tiene proyectos políticos electorales propios, es decir, no aspira a ocupar un cargo electivo. Si aspiraría a ser llamado por el futuro gobierno (si es del palo) a participar en su estructura. Claro que se comenta que en la nueva estructura del PJ nacional se lo menciona como cabeza de la conducción sólo por eso, porque no tendría aspiraciones electorales.

Como dijimos, si bien Fellner no tiene aspiraciones eleccionistas nacionales y hasta donde se sabe, tampoco provinciales, si tiene in pectore el apoyo a alguno de los que se muestran hoy en el espectro de los presidenciables.

La semana que pasó estuvo en Jujuy Santiago Montoya, quien es nada más y nada menos que el Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Territorio de Scioli). Se reunió con Fellner, luego con empresarios y por último con la prensa. En esta última instancia dejó clarísimo que llegaba a Jujuy a “hacer negocios”. Requerido sobre el tiempo en que se efectuaría el arribo de la entidad a nuestra provincia, respondió que “inmediatamente”. Luego, en un break y en off, se le preguntó sobre la posibilidad que el BAPRO pueda convertirse en el agente financiero de la provincia, en reemplazo del MACRO, a lo que respondió casi como en un estereotipo “Venimos a Hacer negocios”.

Entonces, esta que fue una “visita” que pasó casi inadvertida, la llegada de Montoya a Jujuy, se podría analizar al menos desde dos perspectivas distintas. Una que se podría asimilar a una muy conocida frase que se utiliza para ejemplificar una advertencia, como lo es “mostrar la soga en la casa del ahorcado”. Eso, tal vez como una advertencia a nación, no sería otra cosa que decirle al poder central que Fellner, un gobernador, estaría dispuesto a arreglar con Scioli para el 2015 si no se cumplen determinados requerimientos.

La segunda hipótesis es ya más directa y sin cortapisas, señores hagan su juego, nosotros ya decidimos que acompañaremos a Daniel Scioli como candidato a presidente.

Entonces, en este marco, ya podemos ir respondiendo la pregunta inicial ¿Capicanich le conviene a Jujuy siendo Fellner gobernador?

Si tenemos en cuenta la cultura de apriete construida por el kirchnerismo, la respuesta es NO, no le conviene a Jujuy un Capicanich encaramado en el poder de dar o quitar a los gobernadores según sea que quieran participar o no en la construcción de un capicanichismo, como parece negarlo Fellner. Entonces el gobernador de Jujuy deberá esta vez pensar claramente cada señal que envía a Baires pues no estaría en juego su permanencia en la primera magistratura provincial, sino la suerte de ochocientos mil jujeños.

Los cambios en el gabinete jujeño ¿serán también “bocanadas de aire fresco” o más de lo mismo? 

Hay miles de rumores respecto de los cambios en el gabinete provincial. Lo único seguro es que Infraestructura renueva ministro. Todo lo demás es a suerte y verdad. Romarosky suena entre los que pasaran a ser aire viciado. También Techi tiene su camino trazado pues sea o no electo rector de la UNJu, dejará el ministerio en marzo de 2014. Urbani no sabe no contesta, todo estaría atado a que Gines González consiga el placet para ocupar el ministerio de salud en nación. Lo que no suena para nada, excepto en el marco de la teoría del enroque con corazón de ballena, es Oscar Insausti, el que se encuentra limitado pues no podrá dejar de atender exclusivamente su rol en el Ingenio La Esperanza.

Del que todos esperan que deje su puesto, y eso incluye a sus propios colegas del gabinete, es corazón de ballena. Este personaje ha conseguido la unanimidad de todos desde el desprecio. Pero, siendo objetivos, es posible que se vaya a dedicar a la literatura, comenzará con la redacción del manual de mal funcionario basado en su propia experiencia y existencia.

Suenan nombres para ocupar puestos claves que están dejando los funcionarios que resultaron electos el 27 de octubre, que una vez que se conozcan dejarán a Fellner en offside pues lo que para él fue la experiencia nacional, “aire fresco”, aquí se desvirtuaría totalmente.

Lo que nos espera en materia de conflictos en la provincia analizando alguna variable del presupuesto y algunas leyes votadas

El presupuesto ya fue aprobado por la legislatura. También dos leyes, una modificada y otra sancionada, y dan tema para analizar.

Como se sabe, en el presupuesto, cada año, se presumen metas de crecimiento y, entre otras más, de gastos e ingresos para la provincia. De entre los gastos se calculan las erogaciones de una segura negociación salarial. El porcentaje de actualización salarial que se propondrá a los trabajadores estatales se determinó en un 19%. Habrá que ver de qué forma se distribuirá ese coeficiente pues la experiencia indica que no será de una sola vez.

De cualquier manera, el punto de conflicto central no será la distribución del coeficiente, sino el coeficiente mismo, pues nadie puede dudar que para cuando las paritarias se lleven a cabo, la inflación, tomando la fecha de la última negociación, ya habrá acumulado un 30%. Entonces estaremos hablando de una diferencia del 11%, que de no llegar a un acuerdo deberán absorber los trabajadores de sus ya magros ingresos.

La actualización de la base imponible y el nuevo Código Fiscal anuncian mayor presión a los contribuyentes que cumplen. Lo curioso es que mientras tanto buscan la forma de dar legalidad a quienes no pagan ni pagarán nunca a través de vericuetos que ni ellos mismos creen eficaz, haciendo que la irregularidad siga reinando en Jujuy.

Cuenta Plutarco de Catón el Censor, que le preguntaron un día por qué no tenía estatua en la ciudad cuando personajes de mucho menos mérito que él la tenían. Contestó Catón:

Prefiero que me pregunten por qué no tengo estatua a que me pregunten por qué la tengo.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®