Lesa humanidad: abogada dijo que denuncias de victimas de la dictadura en Jujuy quedaban en nada aunque las tomara un juez

lesa humanidad jujuy 14-11-13Jujuy al día® – Las denuncias de víctimas de la represión de la última dictadura en cárceles de Jujuy quedaban irresueltas aun en el caso de que un juez aceptara investigarlas, dijo hoy la abogada querellante Paula Alvarez Carrera.

La letrada comentó así el testimonio del ex juez federal Hugo Mezzena, reproducido en video en este segundo juicio por crímenes de lesa humanidad en Jujuy, sobre “restricciones” que le imponían para visitar a detenidos en el penal de Villa Gorriti.

El magistrado dijo que le impedían llegar a los detenidos y, cuando pedía explicaciones, no se las daban ni el jefe de la represiva Area 323, coronel Néstor Bulacio, ni el jefe de ese penal, Antonio Vargas, uno de los procesados en este juicio.

“Cuando la Justicia ordenaba la libertad de algún detenido (a disposición del) PEN, Vargas se negaba a excarcelarlo”, dijo la abogada Alvarez Carrera, quien representa en el juicio a familiares de cuatro de siete detenidos desaparecidos que pasaron por la cárcel de Gorriti.

Las siete víctimas son Dominga Alvarez de Scurta, Osvaldo José Gregorio Giribaldi, Jaime Rafael Lara Torres, María Alicia del Valle Ranzoni, Juana Francisca Torres Cabrera, Pedro Eduardo Torres Cabrera y Jorge Turk Llapar.

En la audiencia de hoy, la segunda de esta semana, fueron también reproducidos por video los testimonios del actual intendente de San Pedro, Julio Moisés; las carceleras Tomasa Elizondo y Mirta Ester Carrizo; Sergio Bellido, un ex director del penal de Gorriti, y la testigo víctima Delfina Cardozo.

Este modo de incorporar testimonios fue acordado por las partes antes de comenzar este segundo juicio, ya que en el primero, que concluyó en mayo último, numerosos testigos aludieron a seis represores ahora sentado en el banquillo de los acusados.

Así, Moisés sostuvo que la cadena de responsabilidades por los secuestros, torturas y otros delitos de lesa humanidad abarcó en Jujuy al mencionado coronel Bulacio, al represor prófugo Juan Carlos Jones Tamayo y al obispo José Miguel Medina, entre otros.

Sobre el comisario Ernesto Jaig, a quien testimonios y un asiento en el libro de guardia del penal sindican como la persona a la que le entregaron los siete detenidos desaparecidos, Moisés dijo que, “si existe infierno, se debe estar quemando todos los días”.