Para el Obispo de Jujuy, el narcotráfico en la provincia “avanza a pasos de gigantes y nosotros andamos con pasos de tortuga tratando de combatirlo”

[pullquote]Además señaló que en Jujuy lo que falta “es una fuerte decisión política para darle batalla” al narcotráfico[/pullquote]

Monseñor FernandezJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Obispo de nuestra provincia, Monseñor Daniel Fernández se refirió a la situación relacionada al narcotráfico en Jujuy, en el marco de la presentación del documento elaborado en la Conferencia Episcopal en relación a este flagelo, y manifestó que por nuestra ubicación geográfica “es una situación muy difícil porque estamos cerca de dos fronteras y sabemos que no hay suficiente radarización, que no hay suficiente control y eso no es muy difícil de comprobar, si la droga llega es porque de algún lado llega, las rutas estuvieron libres o el espacio aéreo estuvo libre”.

Según sostuvo Monseñor Daniel Fernández en declaraciones a JUJUY AL DÍA®, “la opinión  de la Iglesia o lo que yo pueda decir no difiere mucho de lo que podemos escuchar en las calles, de lo que podemos ver en nuestros barrios, ya que la opinión de la Iglesia se nutre de lo que escuchamos de la gente, lo que nos cuentan los sacerdotes, la gente de la pastoral y los vecinos que ven que este flagelo se mete cada vez más en los hogares”.

Señaló que esto tiene que ver, “a veces, con la poca contención que hay en los hogares, sobre todo cuando son familias disgregadas, y los chicos no tienen suficiente cuidado y vigilancia de sus padres, ni educación ni acompañamiento y todo eso hace que estén más en la calle que en la casa”.

“Esto los expone a todos aquellos peligros que afectan a los adolescentes porque cada vez se empieza más temprano en el tema de las drogas y se sabe que ninguna es inocua, tendrán un menor o mayor impacto destructivo pero sabemos que la droga mata y esto hay que decirlo sin ningún tipo de eufemismo, la droga mata, es un camino en el cual fácilmente se ingresa y difícilmente se sale” indicó.

En este sentido aseguró que “esto es lo que uno percibe, escucha, lo que la gente dice, en cada barrio se sabe dónde venden, quién vende, y muchas veces la gente por ganar un peso no se da cuenta del mal que puede hacer y detrás de esos pequeños o medianos vendedores y distribuidores están poderes intencionales que comercian con la maquinaria de muerte, sabemos que hay mucha economía en negro en el mundo que básicamente se establece con el comercio de armas, drogas y con la trata de personas”, sostuvo que “tenemos un largo trabajo, difícil pero que hay que emprenderlo, sumando voluntades de mucha gente que seguramente quiere poner el hombro en esto fortaleciendo en primer lugar a la familia, ayudando a tomar conciencia de esta enorme responsabilidad que tenemos al defender a los adolescentes y jóvenes, e insistiendo al Estado que cumpla con su rol, con su tarea de ser el control y el freno a todo este flagelo”.

Al respecto, JUJUY AL DÍA® consultó al Obispo de nuestra provincia si esto se debe a inacción o malas acciones tomadas por los gobiernos nacionales y provinciales, a lo que expresó, “fundamentalmente lo que falta es una fuerte decisión política para darle batalla a este mal. Segundo, hay que fortalecer los organismos y las instituciones que con ayuda del Estado pueden ayudar a recuperarse a los adictos, y en tercer lugar, algo que se hace bastante en las escuelas y que nunca hay que dejar de insistir: la prevención”.

También indicó que los jujeños “nos encontramos, a nivel geográfico, en una situación muy difícil porque estamos cerca de dos fronteras y sabemos que no hay suficiente radarizacion, que no hay suficiente control y eso no es muy difícil de comprobar, si la droga llega es porque de algún lado llega, las rutas estuvieron libres o el espacio aéreo estuvo libre”.

En relación a lo manifestado acerca de que se conocen los lugares donde venden droga en nuestra provincia, se le consultó al Obispo Fernández porqué considera no se hace nada desde las autoridades policiales y gubernamentales, y respondió “no sé porque en Jujuy, pero en Entre Ríos, donde estaba antes, he conversado con funcionarios policiales y jueces federales sobre este tema y sé que es muy difícil la investigación de estos casos, es de vigilar durante mucho tiempo al que se cree que es sospechoso, hacer una inteligencia que lleva muchos meses, y a veces hay que hacerlo con sigilo y cuidado para que la justicia pueda tener una certeza casi absoluta que se está cometiendo un delito y así poder ingresar a una vivienda para poder secuestrar la mercancía. Ahí se pierden muchos meses y no sé si se puede mejorar esto, pero este mal avanza a pasos de gigantes y nosotros andamos con pasos de tortuga tratando de combatirlo”, concluyó.