La Casa del Afecto….

…Una vida nueva, cambio, oportunidades, futuro, la “Casa del afecto”; que maravillo saber que estas palabras no me pertenecen sino que son expresiones de nuestros Patroncitos, nuestro “mayines”, nuestros queridos muchachos, aquellos amigos a quienes hasta hace tres años no solo eran ignorados y estaban solos, sino que aquellas palabras ni siquiera pasaban por sus pensamientos, aturdidos de dolor, anestesiados de tanto sufrir…

Ser voluntaria en Manos Abiertas cambió mi vida, todos los que me conocen saben que es así, y en particular la obra Buscadores que tal como dice su nombre “buscamos almas” aquellas almas que nos esperan en la calle para llenarnos con su luz y amor, aquellas almas que nos ayudaron a despertar de la ceguera, ignorancia e indiferencia por el dolor del otro…

Y es cierto que me cambio, y tanto me cambió que nunca volví a ser la persona que llego aquel lunes a la Fundación un poco de casualidad, un poco guiada por mi corazón, un poco por el llamado a servir….

Ser voluntaria acomodó mis prioridades, me enseñó a amar, a valorar lo que realmente importa y sin dudas me convirtió en una mejor persona.

Hoy miro a mi alrededor y el sufrimiento ya no me es indiferente, al contrario duele como si fuera propio, pero en Manos Abiertas encontré el amor, la esperanza y principalmente la valentía y el compromiso de hacer algo, por poco o mucho que sea, para mejorarnos como personas y como sociedad.

Buscadores es la obra para cual fui elegida, somos un grupo coordinado que recorre las calles en “busca” de los Patroncitos que por alguna circunstancia están solos y en situación de calle. Sabemos que nos esperan y nos necesitan y eso nos motiva cada lunes a salir a la calle a visitar a nuestros muchachos.

Y no solo esperan el plato caliente o el abrigo, esperan a sus “amigos”, que como buenos y verdaderos amigos escuchamos sin juzgar, aconsejamos sin despreciar y acompañamos incondicionalmente, aún en el más profundo silencio solo tomados de la mano, dando una pequeña luz de esperanza a quienes son despreciados, burlados, ignorados cada día de sus vidas.

Para los Voluntarios de Buscadores ya no son “El viejito del puente Lavalle” sino Robertito, ya no es el ciruja que duerme bajo los departamentos del parque San Martin sino Coquito o el linyera debajo del puente Pérez nuestro querido Santiago… y así podría nombrarlos a todos porque cada uno de ellos ya forma parte de nuestras vidas.

Luego nada puede compararse a la felicidad que sentimos cuando ingresan a la Hospedería, donde los vemos fortalecerse -cuerpo y espíritu-, salir de la calle, refugiarse en la gran familia de Manos que tarde a tarde los espera, aferrarse y luchar por esa oportunidad que a veces creen no merecer pero que sin dudas merecen, ese es el mejor regalo para un “Busca”.

Sabemos que falta mucho, que todavía no es suficiente pero eso nos da más fuerzas para trabajar con más ganas y con mayor compromiso, el que día a día, lunes a lunes debemos reforzar y no por nosotros, sino por ello por nuestro Patroncitos.

Estoy orgullosa de ser parte de esta gran familia, de este compromiso que me dio y me da tanto, por lo poco que yo puedo ofrecer y siento cada vez más fuerte la esperanza en los corazones de todos los que somos parte de esta tarea, los que no se resignan y salen en busca del cambio que como sociedad necesitamos, trabajando arduamente por ello y dando todo de sí para que esté presente sea un poco más humano, más digno y más solidario, con convicción y fe.

…En palabras de un patroncito “Manos Abiertas es esperanza, es fe, es creer que nada es IMPOSIBLE”….

 

María Eugenia Pedicone

Buscadores

Manos Abiertas Jujuy – Argentina

Belgrano N° 241 – San Salvador de Jujuy

Tel.: + 54 388 4223268

www.manosabiertas.org.ar