Cambalache Siglo XXI

La descomposición política termina en un cambalache que perjudica a toda la Nación y, por supuesto, en un gran daño al Pueblo en general. Esto es síntoma de una decadencia que crece y se instala, como las cucarachas, que luego son  muy difíciles o imposibles de controlar.

No somos puritanos, pero al menos necesitamos (sí, necesitamos)  que nuestros dirigentes y militantes conserven un mínimo de dignidad y lealtad y no anden saltando de Partido en Partido, como quienes eligen verduras en el mercado. Y esto está ocurriendo en el Justicialismo, que sigue siendo el ideal político mas arraigado en el país y por lo tanto es el que mayor nobleza tiene que demostrar. Es el más responsable de todos, y sus inconductas son las que mas daño hacen.

Algunos, con cinismo irredento, pretextan que “esto es Democracia” y que como somos un Pueblo libre cada cual puede hacer lo que quiera. No es un error; es una traición a la Fe de la gente.

Otro párrafo merecen los que “Inventan” Partiditos, Partiduchos y grupúsculos que proliferan como una plaga que todo lo infecta, confunde y mezcla como  en el tango “Cambalache” del inmortal Discépolo. La gente ya no sabe qué proponen ni como piensan cumplir. Y también aparecen los “Portadores de Apellidos ”.

En  la Argentina coexisten tres (solo tres) grandes propuestas políticas serias: EL CAPITALISMO LIBERAL, INDIVIDUALISTA Y PROIMPERIAL; EL MARXISMO EN SUS DIVERSAS FORMAS (COMUNISMO, TROTZKISMO, ETC.; Y EL JUSTICIALISMO, QUE ES LA IDEOLOGÍA Y DOCTRINA NACIONAL.

Todo lo demás son formaciones, excrecencias, hojarasca y papel picado de ese que queda en las calles después del Carnaval. Lo penoso es que algunos o algunas llegan, y luego hay que aguantarlos.

Todo esto puede parecer irrespetuoso, pero solo es hartazgo.

 

HUGO MALDONADO, PÁ LO QUE GUSTEN