A 30 años del renacimiento de la democracia: ¿Con el desguace de Clarín se come, se educa y se cura?

En homenaje al 30º aniversario de la recuperación de la Democracia, cosa inapreciable para quienes ya tenemos casi el doble de edad y votamos por primera vez a los 27 años, siendo que ahora, casi niños de 16, ya lo hacen, y parafraseando la famosa frase que el expresidente Raúl Alfonsín dejara para la posteridad durante la campaña electoral de 1983, que con la Democracia se comía, se educaba y se curaba, decimos ahora, aunque más que decir, nos preguntamos ¿Con el desguace de Clarín se come, se educa y se cura?

El formidable salvavidas que la Corte Suprema de Justicia le arrojara al oficialismo luego de que no les quedara más remedio que festejar la derrota electoral no hizo más que reflotar, renacer con bríos, la estúpida idea de que con la aplicación de la Ley de medios cambia todo, todo se soluciona, la vida es bella nuevamente. Algunos salieron a la calle a celebrar la noticia, otros a acompañar por la dudas, no se sabe si el fallo o la estupidez misma -porque una cosa es el discurso y otra la letra del mismo-. Tal vez cuando se den cuenta de que la justicia sólo corroboró el trabajo de los legisladores respecto de la constitucionalidad de la ley, pero que le está imponiendo al Ejecutivo Nacional determinadas condiciones para la efectiva aplicación de la ley, las muecas se vuelvan a presentar. Surge del texto citado que los primeros que deberían desguazar son, por ejemplo, el AFSCA ya es exigible que sea un organismo técnico y no uno político. Da por tierra también con la idea de que con la pauta oficial se podrá seguir haciendo lo que se les dé la gana y, si esto parece poco, hay que agregar que reclama imparcialidad en el trato con los licenciatarios tanto en la adjudicación como en la desadjudicación de licencias. En definitiva, lo que se observa es que hay aquí un fenomenal campo para el litigio, este que, sabemos, llevará a los medios a presentar desde recursos de amparo a la exigencia judicial de que se respete la trilogía mencionada, y otras más. En definitiva, el festejo sólo fue una forma de liberar la necesidad contenida de celebrar algo, aunque sea el paso de un fantasma.

De cualquier manera, la pregunta sigue allí sin contestar ¿Con el desguace de Clarín se come, se educa y se cura?

La respuesta la puede dar cualquiera, categóricamente, no. El desguace de Clarín, si lo consiguen, sólo puede alimentar el ego de un grupo de personas que eligieron, equivocadamente, un enemigo. Parece que eligieron el peor enemigo. Los factores que hicieron salir a los argentinos a la calle en setiembre y noviembre de 2012 y en abril de 2013. Tanto así como los que votaron en dos instancias electorales a favor de un cambio en algunas cosas que claramente afectan a la sociedad en su conjunto, no está ligado al encono de la viuda de Kirchner y su entorno de aplaudidores, no está ligado a la pelea, insistimos, estúpida pelea, entre dos que se querían y ahora nos hacen padecer su despecho. Es decir, si se puede ser equilibrado, apreciando la coyuntura, es más justo decir que se observa que la energía puesta al servicio de un capricho se le está negando a resolver el hambre, la mala educación y la peor atención de la salud.

Como ya dijimos alguna vez, los malos no están de un solo lado, tampoco los buenos.

Autoridad moral e intelectual

Es posible que la autoridad para cualquier actividad humana sea exigible, cuanto más si este factor implica a lo moral o intelectual, o a ambos. La autoridad moral es el deber ser en acción, en actitud de ejemplo. La autoridad intelectual se materializa en aquel que se dedica al estudio y la reflexión y comunica sus ideas alcanzando cierto estatus ante la opinión pública. Esta no puede reemplazar a la autoridad moral pero si puede complementarla y hasta sería deseable que fueran concurrentes.

¿Porqué aquí tomamos estos dos conceptos y los consideramos tan centrales?. Hemos asistido estos días a la algarabía de algunos que con toda legitimidad manifestaron su beneplácito por el fallo de la Corte sobre la llamada ley de medios (Aunque su real denominación sea “Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”). Todos en conjunto, sin excepción alguna, aplaudieron que “por fin” se podrá aplicar una normativa que promueve la pluralidad, la multiplicidad de voces, la igualdad, la inclusión y no sabemos cuanta otra propiedad más surgida de dicha norma.

Es curioso que aquellos que se solazan con “decir” todas estas cosas tan lindas, en los hechos, cuando la libertad de expresión se encuentra amenazada, cuando un medio es acallado, cuando un medio es cooptado por el gobierno de turno, cuando se promueve la beligerancia entre periodistas y hasta entre medios, lo que más se oye es el silencio, lo que más se ve es el temor, lo que más se siente es la indiferencia.

Sigue siendo, no curioso, sino lastimoso que algunos legisladores, nacionales y provinciales (Con mandato cumplido o en vigencia), funcionarios y dirigentes políticos y sociales que aplaudieron y aplauden el discurso del oficialismo que, sin ponerse sin siquiera rosadito, no colorado, sino rosadito, hablan de la libertad de expresión y de todas esas cosas políticamente correctas, cuando el gobierno de Eduardo Fellner (El exembajador interno), (por decirlo con delicadeza) “le retiró” la pauta a Jujuy al día, tratando de acallarlo, hicieron mutis por el foro, dando clara muestra que sus palabras son vacías, carentes de autoridad moral y ni que hablar de intelectual. Esa falta de respeto de Eduardo Fellner hacia quienes eligieron a Jujuy al día para informarse invalida el discurso de todos y cada uno de los que convalidaron tamaña acción con  su silencio y ni que hablar de su autoridad para defender las bondades de la ley de medios, que seguramente algunas debe tener.

Dicen que por estos días hubo algunos planteos al gobernador Fellner de parte de sus principales adláteres por el resultado de las elecciones –que parece que hubieran sido hace como medio siglo, pero que no, fueron hace apenas una semana-. Entre los cruces, uno que se filtró (al menos eso se dijo en alguna mesa con importante dirigente del PJ) fue la acusación directa al gobernador sobre su política de medios. Se le habría facturado que haya puesto, en su momento, a alguien sin ninguna autoridad y experiencia en la Dirección de Prensa para manejar la relación con los medios, con un saldo absolutamente negativo. Lógicamente que se piensa que parte de la derrota electoral, siguiendo la línea de nación, es por culpa de los medios.

Como siempre la culpa se pone del lado del más débil, pero toda la inexperiencia, falta de criterio y soberbia de quien asumió en su momento la responsabilidad de vincularse con los medios para mantener un delicado equilibrio entre las necesidades comunicacionales del gobierno y las posibilidades de las líneas editoriales de los mismos, queda chica al lado de la impericia de un superministro que además pretendió y pretende manejar a los medios con aprietes y descortesías de todo tipo. Un superministro apañado por su jefe, el gobernador, que intentó acaparar más responsabilidades de las que puede, con los resultados conocidos, cuyos costos, por supuesto los deberá pagar Eduardo Fellner y no otro por sostener a este, entre otros, ineficiente, por decir poco, funcionario.

Esta ya larga columna, que hasta parece una catarsis, cuyo propósito es claramente desmitificar un relato y a sus relatores sobre las bondades de una normativa que en su letra se muestra apetecible pero que en su aplicación, con la intervención del hombre, con su carga de intereses de grupo (cualquier grupo), se desvirtúa, también pretende refrescarle la memoria a quienes seguramente pretenderán ponernos a favor de tal o cual cuando decimos que “Con el desguace de Clarín no se come, no se educa y no se cura”.

Homo sum: humani nihil a me alienum (Soy un hombre: nada de lo humano me es ajeno)

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día