Día de los Fieles Difuntos: “el jujeño no es de olvidarse de sus muertos”

cementerioJujuy al día® – Hoy, 2 de noviembre, se celebra el Día de los Fieles Difuntos, celebración muy arraigada en nuestra cultura, al igual que lo celebrado ayer, con la solemnidad del Día de Todos los Santos.

En relación a tales acontecimientos, JUJUY AL DÍA® dialogó con el Párroco de la Iglesia Catedral, Padre Rene Ruiz, quien señaló que “hay mucha gente que pide por sus fieles difuntos, es algo muy arraigado en nuestra cultura”.

Asimismo aseguró que “la fiesta de Todos los Santos convertida  en la fiesta de Halloween es desvirtuar nuestra propia cultura”.

El Padre Rene Ruiz se refirió a la celebración del Día de los Fieles Difuntos manifestando que “en nuestra cultura está antes de que entre el evangelio y la colonización, ya nuestros ancestros tenían cultos a sus muertos y eso lo podemos ver en los museos de Tilcara, donde las momias están con todo aquello que en vida le gustaba. De ahí quedó este tema de las ofrendas y de la comida que la gente pone para las ‘almitas nuevas’, como se las llama”.

Indicó que “el jujeños no es de olvidarse de sus muertos, eso lo puedo decir con 28 años de sacerdocio, siempre que fui a los cementerios en esta época hay mucha afluencia de gente que quizás durante todo el año no va pero para esta fecha va y limpian las tumbas, las arreglan, le ponen flores. Hay gente que pide por sus fieles difuntos, es algo muy arraigado en nuestra cultura”.

El religioso señaló que “la Iglesia va a rezar por todos aquellos fieles difuntos que a veces ni sus familias ni nadie se acuerda. No sé si sabrán que alrededor del templo de la Catedral, la Iglesia Matriz como se llamaba antes, hay un cementerio y no sabemos la cantidad de difuntos que tenemos alrededor por lo que rezamos por todos porque son almas que necesitan nuestra oración”.

Acerca de la celebración del Día de Todos los Santos, el Padre Ruiz manifestó a nuestro medio que “para nosotros celebrar a todos los santos es celebrar a todos los santos que no han sido canonizados, que han vivido de acuerdo al ideal propuesto por Dios desde el evangelio y que hoy están gozando de la gloria del Señor aunque la iglesia no lo ve como tales”.

Señaló que “en lo cultura, la fiesta de Todos los Santos convertida  en la fiesta de Halloween es desvirtuar nuestra propia cultura, porque la fiesta de los Santos la tenemos  muy arraigada. Desde hace dos o tres años se viene trabajando en la propuesta de la iglesia para que este día sea la Fiesta de los Santos y no de las brujas y que los niños no se vistan ni de brujos, ni brujas, ni zombis sino que se vistan del santo del cual tienen más devoción”

“Hoy se hace una especie de misión con todos estos niños, aquí en los colegios se va a hacer esta propuesta para que los chiquitos estén vestido de santos y no de duendes, brujos ni nada por el estilo”, comentó.

Sostuvo además que “la gente se deja llevar por una cultura que ha entrado en nuestro continente y en nuestro país desde lo comercial, desde donde se propone la fiesta de Halloween, esto lo llamamos La Cultura Adveniente, o sea la que se llega desde otro lugar con una propuesta desde lo económico, es igual que el viejito gordo vestido con ropa para el frío”.

“Esa es la Cultura Adveniente, la que es traída por lo comercial que después se va haciendo cultural. Tendríamos que trabajar por lo nuestro, por ejemplo, para nosotros la Navidad es la adoración por el niño Dios y en este tiempo sería la fiesta de los Santos donde los niños puedan vestirse de santos y proponerle los ideales de la santidad”.

Para finalizar, el Párroco de la Iglesia Catedral mencionó a JUJUY AL DÍA® que en la provincia hay dos candidatos para ser Santos, “uno que es el mártir, el Presbítero Pedro Ortiz de Zarate, quien fue Párroco de la Iglesia Catedral cuando esta iglesia era la Iglesia Matriz en 1600. Él murió martirizado en la parte del chaco salteño, cerca de Ledesma,  entre Colonia Santa  Rosa y Ledesma. Fue un hombre muy particular porque pasó por todos los estados de vida, fue soltero, casado, viudo y consagrado. Vivió en ese tiempo y es modelo de santidad”, añadió que “luego está un Padre que se llamaba Tarcisio Rubin, un misionero escalabriniano de la década de los 70, que también su causa está introducida. El murió en Valle Grande y está sepultado en San Pedro de Jujuy. Estos son los dos candidatos a santos que algunas vez podremos tenerlos en los altares y reconocidos por la Iglesia”, concluyó.