Se llevó a cabo la 16° audiencia en el segundo juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy

Eblogia y Gladys ArtunduagaJujuy al día® – La audiencia de ayer fue de esas en la que  los sentimientos afloran sin prejuicio, las lágrimas muestran el dolor compartido y los aplausos finales la admiración por la entereza frente a tanta injusticia.

Claudia Scurta, Laura López, hijas de desaparecidos que asisten a las audiencias reviven  los hechos que sólo pudieron conocer a través relatos. Se fortalecen en el recuerdo y son parte imprescindible del pedido de Justicia de quienes fueron compañeros de sus madres. Aunque también acompañan quienes no tienen padres en esta causa como Eva Arroyo y Marcela Cosentini.

La audiencia mostró  la necesidad que los delitos sexuales en el contexto del terrorismo de estado  hayan sido declarados de lesa humanidad. Los testimonios dan cuenta que fue una de las tantas maneras de sometimiento ante  la absoluta imposibilidad de defensa  de las víctimas, fue una reafirmación de poder aún en lo más íntimo  y sobre el cuerpo de mujeres violentadas con saña.

Dieron su testimonio Martina Chávez y Ninfa Hokofler desde el Consulado de París(Francia)por videoconferencia y Eblogia Cordero de Garnica. En el final estuvieron los ex agentes penitenciarios  Remigio   Avila y Damasio Rodriguez .

En el intermedio entre las declaraciones por teleconferencia, a pedido de la otra testigo víctima Eblogia Cordero, se suspendió por un momento la solemnidad para dar paso a la reparación humana que estos juicios proporcionan poco a poco: Eblogia quería saludarlas y compartir recuerdos por un instante.

El TOF informó que la próxima audiencia se realizará el miércoles 6 todo el día  y el jueves 7 de noviembre por la mañana.

Martina Chávez: “Me impresionó que guardaran su dignidad hasta el final”

Así expresó Martina su opinión por sus tres compañeras objeto de este juicio: Dominga de Scurta, Juana Torres y Alicia Ranzoni. Aún sabiendo que cada vez que las sacaban podía ser la última,  respetaban ese pacto tácito de  no llorar para no debilitar a las compañeras. Ella estuvo 8 días desaparecida mientras la trasladaban desde la Comisaría de San Pedro a Ledesma, de Ledesma a San Pedro. “Esperé 37 años para contar en media  hora lo que me pasó” y  recordó que  su hermana menor  emprendió su búsqueda y al igual que ella también fue detenida y vejada en Gendarmería Nacional de Ledesma. Ella junto a Gladys Artunduaga estuvieron junto a Juana Torres  momentos previos a que se las llevaran para desaparecerlas. Por eso fueron las portadoras de la cadenita que Juana dejara para Laura su hija que entonces tenía pocos meses “esa cadenita pasó por todos nuestros cuerpos era una manera de mantenerlas vivas”, dijo.

Junto a Ernesto Jaig, Orlando Vargas, Rafael Braga están seriamente comprometidos según se desprende  de sus declaraciones.

Cuando estuvo en la cárcel de Villa Devoto decidió que para salvar su vida no tenía otra opción que el exilio así que eligió Francia “porque su cónsul era el más humano”. Necesitó dos meses  para aprender a manejar el idioma y  realizar la denuncia en los tribunales internacionales de Ginebra. “Lo hice en otra lengua porque me permite tomar distancia”.

“Hoy en la Argentina se está construyendo futuro, sigan firmes” fueron sus palabras de cierre dirigidas a sus compañeras y compañeros que desde la sala aplaudieron con mucha fuerza.

Ninfa Hokofler: “Si no estás de acuerdo te mandamos a la Antártida”

Cuenta Ninfa que así le dijo el Coronel Bulacio cuando le contestó que no estaba de acuerdo con el gobierno militar. Fue hecha prisionera en el Hospital Paterson (San Pedro) y  permaneció desaparecida 8 días. Ella como Martina se dedicaban a alfabetizar desde distintos planes de  la DINEA (Dirección Nacional de Educación del Adulto). Se refiere al trato de la cárcel como “inhumano” no sólo para ellas sino también para los familiares que debían hacer largas filas para conseguir el permiso de visitas “Bulacio les pedía plata, y como a la madre de Aragón cuando le daba la maltrataba” Complica también la actuación de los hermanos Ortíz y confirma la situación de Dominga, Alicia y Juana, pudo ver sus cuerpos golpeados “Dominga acostada siempre muy mal, Alicia con el oído reventado y Juana  con su cuerpo todo negro lleno de moretones. Las sacaban para torturarlas y las traían de nuevo para que reflexionen” Pidió que “por favor entreguen los cuerpos”.

Eblogia Cordero: “Medina me puso una pistola en la cabeza para que confiese”

La familia de Eblogia conoció la furia de la injusticia. Su esposo, fundador del sindicato de azucareros de Calilegua, fue detenido en 1974, sus hijos Domingo y Miguel Angel permanecen desaparecidos. A ella la tomaron prisionera en el ’76 en una de las tantas detenciones masivas que se realizaron a partir del Golpe de Estado. Cuenta  que cuando iba a solicitar permiso para visitar a su esposo, veía en el RIM 20  a Bulacio y Braga por eso sabe que iban a la cárcel de Gorriti porque reconocía sus voces. Ella estuvo en Gorriti 3 meses incomunicada, llegó en un estado lamentable pues las ataduras de sus pies y  manos con alambre habían perforado su piel y se infectaban. “Estuve a punto de perder la mano, la celadora Temer me llevaba de noche a escondidas un enfermero que me tiraba agua con kerosene, eso me salvó. Me terminaron de curar en Devoto” nunca en Gorriti atendieron su salud. Recordó que cuando la trasladaron desde el Centro Clandestino de Detención de Guerrero al Penal 1 “estaba hecha pedazos, tirada en el piso porque no podía levantarme , entró Medina con traje gris y me dijo – confesate- yo le contesté que ni para mi casamiento me había confesado no lo iba a hacer ahora. Sacó la pistola me la puso en la cabeza”.  Sus 82 años la encuentran lúcida y fuerte, desafiante y segura de haber andado por el camino correcto a pesar de los dolores. Para finalizar dice entre sollozos “no hay día que no piense en  mis hijos, quiero que me los devuelvan. Pido justicia para ellos, los asesinos andan sueltos riéndose de los que pedimos justicia. Si muero antes, quedan mis nietos para seguir luchando y ver justicia”.