Ljungberg sobre el cepo del dólar: “ha sido peor el remedio que la enfermedad”

LjungbergJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, Juan Ljungberg, reconocido economista de nuestra provincia, se refirió viabilidad, consecuencias y fallas en la medida tomada por el gobierno nacional respecto al libre comercio de moneda extranjera, el llamado cepo al dólar, luego que hasta el mismo titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Alejandro Vanoli, admitiera que algunas cuestiones de dicha restricción “quizás tengan que ser revisadas”.

Según manifestó Juan Ljungberg a JUJUY AL DÍA®, “el cepo del dólar es una de las medidas que se tomaron para tratar de evitar la sangría de las reservas nacionales y en realidad ha sido, y es, un parche que disminuyó en un primer momento la demanda de dólares pero tuvo el efecto no deseado, que siempre traen las medidas prohibitivas, donde todos buscamos lo que está prohibido. Acá también hizo eso, hizo que la presión sobre el dólar marginal sea mayor y se disparase más todavía el dólar marginal o blue”.

Señaló que “aun cuando esta restricción de compras de dólares, o el recargo del 20% para los gastos en el exterior con tarjetas de crédito encarecían el dólar oficial, frente al nuevo valor que se había disparado, el dólar marginal aparecía como barato, con lo cual se incentivaba la presión sobre el dólar en el mercado marginal, lo que tiene un efecto psicológico en la población”.

“Ha sido como toda medida de parche: siempre tiene más efectos negativos que positivos. El problema de fondo que tiene la Argentina, y vuelve a aparecer lamentablemente, es la restricción externa o la disponibilidad de divisas para el desarrollo de la activad económica”, sostuvo.

Explicó que “básicamente esto se produce porque las importaciones han perdido dinamismo y al perder dinamismo ingresa una cantidad más creciente pero más lentamente que las que se demandan, lo cual es producto del tipo de cambio que está retrasado respecto al crecimiento de los precios internos, de la inflación, y como el gobierno no quiere reconocerla, aunque hay algunas señales de que si, esto hacía que las exportaciones cada vez fuesen menos competitivas y por el contrario las importaciones se hacían más baratas en términos de dólares”.

“Esto es un efecto tijera, donde crecen más lentamente las exportaciones y menos lentamente las importaciones, y se va achicado el saldo comercial, que hasta hace dos años era de 12 mil millones, el año pasado de 10 mil millones y este año probablemente sea 8 mil millones de dólares, a lo que se suma la gran demanda adicional de reserva que es debido al fracaso de la política energética. Hoy estamos importando  prácticamente 8 mil millones de dólares netos, con lo cual se come todo el saldo positivo de la balanza comercial, que básicamente está generado por el cultivo de la soja”.

Respecto a las consecuencias del cepo, el economista manifestó que “la producción automotriz que ha crecido fuertemente, pero tenemos un muy bajo nivel de integración nacional, esa producción que ya llegó a los 800 mil automóviles anuales, solo el 30% de las partes son producidas nacionalmente. Esto trae la paradoja que cuando mejor nos va en términos de producción de la industria automotriz peor nos va en términos del saldo comercial de divisas de ese sector, porque cada vez necesitamos más dólares para cubrir una porción cada vez mayor de producción y eso dólares no están”.

Agregó que “otro impacto debido al retraso del dólar es que hace barato el turismo al exterior, aun con el 20% de recargo, hay una gran demanda de salida de divisas y gastos en el exterior y se hace caro para los extranjeros venir a la Argentina, con lo cual cae el ingreso de divisas por el turismo y ahí también hay un déficit de divisas”.

Mencionó también que “hay otro tema importante que es la zona especial de Tierra del Fuego, que es una armaduría donde se ensamblan productos electrónicos, allí no se produce sino que se compran piezas de otros lados y se las ensamblan. Esto tiene un gran subsidio desde el punto de vista nacional porque todo eso consume una enorme cantidad de divisas porque todas las cosas son importadas”.

“Hay que tener en cuenta la caída del déficit comercial por el crecimiento menos rápido de las exportaciones y el crecimiento acelerado de las importaciones, el déficit energético creciente, el turismo ya deficitario este año, la zona de Tierra del Fuego que es gran demandante de divisas, y la industria automotriz que es deficitaria en términos de divisas, todo presiona en el sector externo y eso va a ser la gran restricción que vuelve a aparecer, y que ha sido histórica en la Argentina. Entonces una medida de querer controlar la demanda no vendiéndole dólares para atesoramiento a la gente tiene un impacto mínimo desde el punto de vista efectivo de cuanto evita la corrida del dólar, pero tiene un gran impacto psicológico que es mucho más gravoso que el pequeño beneficio que se puede obtener”, aseguró el economista.

JUJUY AL DÍA®, consultó a Juan Ljungberg acerca de si considera que la medida ha sido una falla de acuerdo a las consecuencias mencionadas, y respondió “sí, porque la falla esencial de base es no haber reconocido la inflación por lo tanto el ajuste del tipo de cambio no sigue paso a paso el crecimiento de los costos internos. A partir de ahí, y por negar esa realidad, se intentaron poner algunos paños fríos con algunas medidas por ejemplo el cepo que terminaba no solucionando el problema porque no es la causa del problema y además generan costos económicos y políticos, porque genera un malestar  en grandes sectores de la población que el gobierno podría haber evitado y se les terminaron volviéndose en contra, más allá del problema en sí, porque la gente no tenía nada que ver con el problema original, pero ahora se ve afectada con esta medida. Con lo cual ha sido peor el remedio que la enfermedad”.

Ante el mal resultado, el entrevistado fue consultado sobre si considera que la medida debería levantase, a lo que opinó que “no se puede levantar por si solo el cepo del dólar, el problema hoy ha adquirido magnitudes muy importantes, todo el sector externo y esto significa que hay que hacer un abordaje integral del sector externo, lo que implica reconocer el tipo de cambio a valores que reconozcan el crecimiento de los costos internos, la inflación, que va a solucionar los otros aspecto”, pero explicó que esto “tiene un costado negativo, como siempre lo tienen todos estos ajustes: eso va a afectar el precio del dólar que hasta aquí ha venido actuando como un ancla inflacionaria, y al soltar el ancla esto va a alimentar más el proceso inflacionario. Pero hay que tomar partida por alguna situación. Si esto se hubiera resuelto hace 3 o 4 años era mucho menos gravoso y más fácil; ahora es más difícil, pero si lo dejamos un año más va a ser muchísimo más difícil. Cuanto antes se haga mejor, aunque sea gradualmente, porque es imprescindible hacerlo”, aseguró finalmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.