Sobre triunfos y derrotas

Hugo-CalvóEl triunfo se puede medir de distintas maneras. Hoy está más clara la derrota. El triunfo puede ser la ratificación de un rumbo, la excepcional elección en Humahuaca que permite contar con la intendencia, quebrar la tendencia histórica en diputados nacionales, ganar escaños en la legislatura local, conquistar distritos como Palpalá y Libertador y así una larga lista de datos que configuran una expectativa, una esperanza que podemos llamarle un triunfo.

La derrota está clara cuando se observa que más del 60% del electorado no voto al oficialismo. Pierde un diputado nacional rompiendo una tradición política, entregando bancas en la legislatura local, intendencias y comisiones municipales. Lo que cabría aquí es preguntarse si ¿la derrota les corresponde a todos por igual o sólo al mentor de la misma con su personalismo y por haber sido el jefe de campaña? Es clara la respuesta, la derrota tiene nombre y apellido, se llama Eduardo Fellner ¿Porqué? Porque decidió los candidatos, estos que no fueron avalados por un electorado que consideró que la metodología no era la correcta y que los perfiles no se ajustaban a lo que creían eran necesarios para construir una nueva oportunidad de provincia. Probablemente confluyeron una cantidad de cosas, una de ellas es no haber puesto freno a personas, situaciones y circunstancias que con un pequeño golpe de timón se hubieran corregido. Por sostener a rajatabla a funcionarios que a ojos vista no debían ser sostenidos. Porque el amiguismo no pagó esta vez, si es que alguna vez lo hace.

La pérdida de rumbo y adhesión incondicional a lo condicional, a un relato que sólo es eso y que esta de salida, también participa en un revés electoral. Lo que se espera ahora es que el discurso varíe y no que se insista en que se ganó cuando es evidente que sucedió lo contrario sino, como ya se dijo, la gobernabilidad de la provincia se debilitará aún más. Alguna vez desde este mismo espacio le advertimos a Fellner que estaba rifando la gobernabilidad de la provincia, insistimos ahora, acepte una sana crítica y modifique lo que sea necesario modificar, eso ayudará a que los próximos dos años no sean un calvario para los jujeños.

Algunas palabras también le vamos a dedicar a los nuevos inquilinos de la política local, U&O, si bien, siendo una primera experiencia, hubo un triunfo también es cierto que fue en medio de una derrota. Si damos a conocer que afiliamos a decenas de miles de seguidores y contamos con miles de militantes “sociales”, hacemos actos en los que aseguramos que hay miles y miles y después sólo conseguimos el apoyo de un pequeño porcentaje de estos, no hay duda, hay una derrota en el triunfo. Lo cierto es que habrá una nueva fuerza en la discusión legislativa, lo que se espera es que haya concordia pues la legislatura es un espacio en donde confluyen adversarios y no enemigos, con lo cual habrá que aprender a discutir, negociar y hasta pactar con los adversarios pues, si el trato es el de enemigos, se advierte una suerte de paralización parlamentaria y con ello problemas, muchos problemas.

Para todos aquellos que participaron y mal o bien propusieron y trabajaron pero no convencieron al número suficiente como para obtener bancas nacionales, provinciales o municipales les decimos que mostraron ser buenos ciudadanos pues, un ciudadano reflexiona críticamente sobre lo que hay a su alrededor, participa en el tejido social, toma iniciativas de mejora en su entorno, cumple las leyes y exige que se cumplan, colabora para preservar la convivencia e interviene en la construcción de su ciudad y de su provincia, como Uds. lo han hecho.

Un especial reconocimiento para aquellos que sólo los guía una utopía, sabiendo que el triunfo en términos de obtener un escaño era una tarea ímproba pero igual pagaron de sus bolsillos sus votos, sus carteles, su nafta y le robaron tiempo a las obligaciones que son las que le proveen el pan para sus hijos.

Ahora parece ser que hay un marco de esperanza para se abra en Jujuy un camino que conduzca a todos, o a la mayoría, al menos los que quieran eso, por la senda de la paz, el trabajo, la inversión, la convivencia, el diálogo, la independencia y por sobre todo, aquel que nos aleje a todos del clientelismo que tanto mal le hizo a generaciones de jujeños.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

1 COMENTARIO

  1. Licenciado Calvo comparto su opinión y deseo aumentar algo que se tiene que tener en cuenta. Hasta ahora el Justicialismo no tenía adversarios que le pudieran hacer frente para una alternacia en el Gobierno. Creo que en esta oportunidad se hadado un gran paso a mover el piso de los que se creían intocables al momento de la elección. Ver el mapa de la distribución geográfica de Jujuy y cuales han sido los porcentajes votados en cada departamento de nuestra geografía, nos dá la semblanza que unicamente se han producido algunos pequeños desajustes que coadyuvaron a que se pudiera producir este, llamemoslo asó, “milagro”. En consecuencia a partir de ahora la dirigenica que ha logrado revertir en algo, lo que durante años fué lo tradicional, deberá dar severas pruebas de lo que son capaces y poner de una buena vez a Jujuy de pie, luchando porque nuestra provincia sea considerada dentro del marco de la coparticipación federal de impuestos y su correlación de la coparticipación provincial hacia los municipios, con un control exhaustivo del gasto donde estos dineros son dirigidos para que la población tenga conciencia y no vuelva jamás a ser engañada con espejitos de colores. Puede ser que el 2015 logre ser el quiebre definitivo del abolutismo en materia de gobernabilidad por parte de un sector y entonces, aliado con similares, logre la pluralidad de opiniones que permitiran dejar de lado los planes mesiánicos y pisar terreno firme y fértil para que futuras generacines no tengan que vivir las zozobras que esta, nuestra generación ha vivido. Por ahora deberan dejar de brindar los ganadores ponerse a trabajar desde el vamos pues dos años pasan rápido y hay mucho que hacer.

Comments are closed.